¿2022 será 2019? El menor dinamismo, la capacidad de aprovechar los fondos UE y el electoralismo del Gobierno acechan a la recuperación
01:12
17 Octubre 2021

¿2022 será 2019? El menor dinamismo, la capacidad de aprovechar los fondos UE y el electoralismo del Gobierno acechan a la recuperación

Nadia Calviño prometió que la economía volvería a los niveles previos al covid ya a final de este año, pero la realidad amenaza con hacer a la vicepresidenta presa de sus palabras

Crisis económica Jarro de agua de fría del INE: España creció en el segundo trimestre casi dos puntos menos de lo anunciado Plan Presupuestario El Gobierno ya no sostiene la promesa de Calviño y retrasa a 2022 la recuperación de los niveles precovid

La economía española "recuperará el nivel de actividad económica diaria y el empleo previos a la pandemia antes de final del año en curso", de modo que "el primer trimestre de 2022 será el primero con un nivel de actividad superior a su equivalente de 2019". La audaz predicción la lanzó la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, cuando presentó el cuadro macroeconómico sobre el que se sustentan los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que esta semana entregó la ministra Montero en el Congreso.

Pero la realidad amenaza con hacer presa de sus palabras a Calviño, que en cierto modo se quemó realizando esa promesa apenas dos días después de la histórica revisión que el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año y, más importante, de que la recuperación no va a ser tan potente como vende el Gobierno. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha rebajado notablemente esta misma semana sus previsiones para España, enfriando claramente el optimismo oficial, y el propio Ejecutivo ha sido cauto en el Plan Presupuestario remitido a Bruselas, evitando sostener la promesa de la vicepresidenta primera. Y es que hay factores que amenazan ese proceso con los que hasta ahora no se contaba o que parecían haberse obviado, y no se debe olvidar que, cuando se vuelva a los niveles de 2019, todavía habrá que recuperar el crecimiento perdido.

"Hasta finales de 2022 no estaremos a niveles de 2019. Es importante el factor de que exista una nueva variante del virus, como ocurrió en verano. Si el virus no da más sustos, el crecimiento será un hecho. Y no porque España esté fuerte o porque tenga unos cimientos muy sólidos, sino porque va a crecer la demanda interna y la externa. Según los datos del segundo trimestre, España está a ocho puntos de recuperarse, mientras que Francia y Alemania están sólo a tres", explica María Cadaval, doctora europea en Economía Aplicada y profesora del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Santiago.

"Sigo pensando que en 2022 recuperaremos el nivel perdido", ahonda Manuel Hidalgo, doctor en Economía por la Universidad Pompeu Fabra y profesor en la Pablo de Olavide. Esa revisión que el INE hizo del crecimiento entre los meses de abril y junio, apunta, fue una auténtica sorpresa y por eso echa de menos que no se haya realizado una explicación más profunda de ese capítulo. Porque nunca antes se había modificado un dato desde el 2,8% al 1,1%, y nunca antes una responsable de Economía había sido rectificada de manera tan evidente y tan rápidamente por un organismo que, además, depende de su Ministerio.

Hidalgo sostiene que está seguro de que se trata de una modificación puramente técnica, que no se ha intentado tezanizar el INE, algo que desde algunos ámbitos se ha alentado, pero que no está claro cómo beneficiaría al Gobierno si luego tiene que sufrir una rectificación pública tan sonora. En su opinión, es posible que parte del crecimiento perdido en el segundo trimestre se traslade al tercero, aunque también apunta que "si las estimaciones siguen siendo moderadas, entonces sí habrá que pensar que tal vez la economía no estaba funcionando tan bien como algunos esperábamos". Y en todo caso, recuerda: "Cuidado, una cosa es recuperar y otra es volver a la tendencia. Y en 2022 no se conseguirá".

Un factor clave en la recuperación, además del propio consumo interno y externo, será el impacto de los fondos europeos. Y, una vez más, el Gobierno defiende un discurso que parece no ajustarse a la realidad. Ya lo hizo cuando presentó las previsiones para este año, momento en el que cifró en 2,6 puntos el impulso adicional, lo que, según el Ejecutivo, llevaría el crecimiento final hasta casi un totalmente imposible 10%. El Banco de España, en cambio, estima que ese empujón europeo se quedará finalmente en "0,6 puntos porcentuales".

Para 2022, el Ejecutivo ya ha añadido en los Presupuestos 27.000 millones procedentes de Europa que todavía no tiene y, muy importante, están sujetos a una condicionalidad. "El plan del Gobierno con los fondos no es el más adecuado. Está yendo bastante lento. Calviño estuvo en Santiago hace 15 días para tratar con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posibles actuaciones y medidas. ¡Un año después!", retoma Cadaval. "La UE nos da caramelos pero también palos. Están verdes las reformas que se exigen para los fondos europeos. Hay que echar mano de la reforma de pensiones, de la reforma laboral y no en el sentido que le gustaría a Yolanda Díaz", explica.

"En Alemania todavía no sabemos con seguridad quién va a gobernar, pero sí sabemos que será un Gobierno de coalición. Y es probable que el ministro de Finanzas sea del Partido Liberal, y esa formación ya ha avisado de que en 2022 quiere comprobar quién ha recibido los importes y para qué los ha utilizado", incide Ramón Forcada, director de Análisis y Mercados de Bankinter.

"A mí me preocupa más que se ejecuten los fondos que la condicionalidad", responde Hidalgo, aportando así otra clave. Él no estima que los problemas de España para aprovechar al máximo posible los fondos posibles sea "secular", como sí apuntan otros economistas. Pero en este caso sí le preocupa la capacidad de la Administración para aprovechar el ingente plan europeo y, coincidiendo con Cadaval, señala los ritmos: "Todas las convocatorias que han salido del Next Generation están sin cerrar. Esto va a ir lento, más lento de lo que parece".

La propia política y el nivel de los políticos españoles tampoco juegan a favor de la recuperación. Por una parte, porque el Gobierno está decidido a sacar réditos electorales de la gran cantidad de recursos con los que va a contar. Los propios Presupuestos del próximo año ya señalan en esa dirección. Y por otra, porque tampoco la actitud de la oposición es la más adecuada, la que necesita el país y la que necesita también la economía para no solo salir de la crisis, sino también para realizar el cambio de modelo productivo que precisa.

"Llevamos dos años de legislatura y casi están pensando ya más en las próximas elecciones que en las reformas necesarias. Además, no veo el consenso político que exige el momento y que, sin embargo, sí existe en el ámbito económico en cuanto a las actuaciones que son más necesarias", desarrolla Santiago Calvo, investigador en economía en la Universidad de Santiago de Compostela.

Un gran ejemplo de esto es el documento España 2050, cuyo contenido, al menos en algunos capítulos, es de gran calidad. Los textos dedicados a los problemas de productividad, por ejemplo, son de una notable clarividencia y están firmados por algunos de los economistas más relevantes de España. Pero lo que más trascendió de ese documento fue, por una parte, que el Gobierno quería limitar los vuelos nacionales y el consumo de carne, que en realidad eran propuestas casi anecdóticas, y, por otra parte, el espectáculo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su entonces asesor más directo, Iván Redondo, crearon al rededor del informe.

"Era casi como si Pedro Sánchez y Podemos se quisiesen adueñar de 'España 2050', cuando lo que es probable es que hasta ese momento los Gobiernos de diferentes signos se vayan sucediendo. Debería ser un proyecto de país", subraya Calvo.

El invitado sorpresa: la inflación

La inflación es un invitado sorpresa con el que hasta hace poco nadie contaba, y que supone una clara amenaza para el proceso de recuperación. "A priori, no parece que vaya a ser un gran problema, porque la subyacente está controlada. Si tenemos la suerte de que no sea un invierno muy frío y la demanda de gas no se desvía mucho más, la inflación podría comenzar a bajar. Pero si no lo hace, sí, podría dañar la recuperación", desarrolla Cadaval.

"Los bancos centrales están secuestrados por su papel en el mundo: han abandonado su papel de tutores y vigilantes de la inflación. Ahora tienen que tutelar empleo, crecimiento y también inflación. Y están secuestrados por sus decisiones, que son positivas para crecimiento y empleo, pero que son muy agresivas. Se enfrentan a un dilema muy grande: hemos puesto todo lo necesario para reactivar la economía, pero ahora no podemos controlar la inflación, porque no pueden subir tipos. ¿Cómo vas a domesticar la inflación?", expone por su parte Forcada.

La creación de nuevos impuestos y la reforma fiscal tampoco generan la mayor de las seguridades. La actuación del Gobierno de PSOE y Podemos en esta materia ha ido en dirección contraria a la del resto de grandes potencias económicas europeas durante la crisis, y esto es algo que puede poner trabas al proceso de recuperación y que se deja notar, por ejemplo, en los mercados bursátiles.

"El Ibex lleva una subida del 10,5% en el año, pero el Eurostoxx lleva un 14%, el S&P también supera la cifra de España y en Italia, que es también receptora de fondos pero en donde tienen a Draghi, la subida es del 17%. La fiscalidad tiene que ir dirigida a favorecer empleo, la inversión, y somos el único país que seguimos creando impuestos. Los beneficios por acción en el Ibex en 2022 todavía serán un 5,7% inferiores a los de 2019, mientras que en EEUU y el Eurostoxx ya son superiores. Y demasiado me parece incluso el 10% de ganancia, que lo tienen porque hay compañías españolas que son de primera línea en su sector. Iberdrola, Santander, Cellnex, Inditex... Son las que se están comportando como compañías americanas y son las que tienen tirón", zanja Forcada.


Etiquetas:  #2022 #será #2019 #El #menor #dinamismo #la #capacidad #de #aprovechar #los #fondos #UE #y #el #electoralismo #del #Gobierno #acechan #a #la #recuperación

COMENTARIOS