24 horas en las que Moncloa temió que el Gobierno se ''quedara en shock''
01:42
1 Mayo 2022

24 horas en las que Moncloa temió que el Gobierno se ''quedara en shock''

El Ejecutivo temió un batacazo con el decreto económico de la guerra, un hecho que hubiera puesto en jaque la legislatura

Congreso El Gobierno registra la comparecencia de la directora de la CNI para que dé explicaciones cuanto antes por Pegasus Guerra en Ucrania El Gobierno salva el decreto de medidas de la guerra por sólo cuatro votos y gracias a EH Bildu

Jueves. 14.45 horas. El aplauso se prolonga en el Congreso. Más de un diputado socialista deja la mirada perdida en el monitor con las votaciones, como antídoto contra la incredulidad. No lo hace Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, que mira hacia la bancada del PSOE y hacia Pedro Sánchez. Es de los pocos, junto al portavoz socialista, Héctor Gómez, que sabían desde la noche de miércoles que el decreto económico para paliar las consecuencias de la guerra contaba con los votos necesarios.

Tras 24 horas frenéticas de reuniones, llamadas, mensajes entre el miércoles y el jueves, ahora sí, muchos respiran aliviados porque en La Moncloa hubo temor a que el decreto no saliera y que el Gobierno se «quedara en shock». Se temió que un batacazo pusiera en jaque la legislatura. «No podemos relajarnos», se repetía aún en el seno del Gobierno poco antes de la votación.

El miércoles en el Gobierno cundió el temor, saltaron las alarmas. La posición de ERC y la negativa de formaciones como Ciudadanos a votar a favor de las medidas del Gobierno provocaron que Bolaños improvisara una ronda de negociación en el propio Congreso, cuando se celebraba la sesión de control al Gobierno. La precipitación de esta ronda de negociación in extremis fue tal que los propios portavoces de los partidos se cruzaban, algunos extrañados, camino de las dependencias del Ejecutivo en el Congreso. Las respuestas de la ministra de Defensa, Margarita Robles, a los independentistas en la sesión a cuenta del espionaje enfada a éstos y altera la pretensión del Gobierno de distender.

Los contactos no prosperan. Pasan las horas y a La Moncloa siguen sin salirse los números. Lo crítico de la situación lo evidencia que a primera hora de la tarde Sánchez cancela su viaje a Moldavia y Polonia, previsto para el jueves y el viernes. Se intensifican las llamadas. Las negociaciones son a varias bandas. Intervienen Bolaños, Gómez y también la ministra María Jesús Montero, que se encarga de hablar con el portavoz del PP, Juan Bravo.

El Gobierno dice no cerrarse a pactos con los populares, pero no abre vía de negociación con ellos. Se da aire al diálogo por mantener una vía alternativa en caso de fracaso total con sus socios. Pero no hay convicción para romper definitivamente el bloque de gobernabilidad. Se apura el flanco de Bildu, desechada la opción de ERC.

Durante la tarde noche, tras el visto bueno que llega desde el País Vasco, Mertxe Aizpurua comunica a Gómez que Bildu votará a favor. Se traslada a La Moncloa. Gobierno y PSOE tienen la convicción de que la votación sale. Los cinco votos abertzales son suficientes, pero el recuerdo de la caótica aprobación de la reforma laboral aún pesa. Por eso la decisión es tratar de amarrar más apoyos. Se busca margen, llegar a la mayoría de 176 votos, para evitar que un error en la votación dé al traste con ella.

Se inician entonces conversaciones con grupos como Teruel Existe y el BNG. Como ya hiciera el PP, los grupos piden que el real decreto ley se tramite como proyecto de ley. Eso y no cercenar por si acaso la vía del PP lleva al Gobierno al filo de las 21 horas del miércoles su decisión de tramitar el real decreto ley como proyecto de ley para permitir las aportaciones de los grupos parlamentarios.

Pero las negociaciones prosiguen. Hay llamadas y mensajes hasta bien entrada la noche. El móvil del portavoz Gómez suena hasta la una de la madrugada. Apenas cinco horas de sueño. Sobre las 6.30 horas del jueves se retoman los contactos. Ya en el Congreso, a las 08.45 horas los socialistas se reúnen con el BNG y a las 08.55 horas con Teruel Existe.

Pese a que la versión oficial es que no hay contraprestaciones a los apoyos, con los grupos sí se habla de asuntos a abordar en la tramitación parlamentaria. Con los nacionalistas gallegos el PSOE se compromete a recuperar la participación pública en los procesos eólicos y con la plataforma ciudadana modificar el procedimiento urgente de evaluación ambiental en la tramitación de los proyectos de renovables.

Se ha superado este hito, pero en el Gobierno y en el PSOE se tiene asumido que viven una legislatura de «ley a ley» y que el año y medio que pretende Sánchez que queden hasta las elecciones será duro, con votaciones al límite. Eso sí, en La Moncloa se hace hincapié en que pese a las dificultades «el Gobierno se mantiene y saca sus iniciativas mientras que los gobiernos autonómicos de la derecha han anticipado elecciones».


Etiquetas:  #24 #horas #en #las #que #Moncloa #temió #que #el #Gobierno #se #quedara #en #shock

COMENTARIOS