''A nosotras nos dan los premios, a ellos el dinero'': el camino hacia la igualdad en el cine español
01:30
20 Julio 2022

''A nosotras nos dan los premios, a ellos el dinero'': el camino hacia la igualdad en el cine español

Nunca antes tantas mujeres habían dirigido tantas películas y ganado tantos premios, pero el cine español sigue lejos de la igualdad. Belén Funes, Alauda Ruiz de Azúa y María Zamora reflexionan sobre una industria donde los prejuicios siguen vivos

Cine 'Cinco lobitos': contra el mito de la madre perfecta Premio Carla Simón logra un histórico Oso de Oro en la Berlinale por la bella e irrefutable 'Alcarràs San Sebastián 'La hija de un ladrón', la ópera prima del año en la que Greta Fernández mató a su padre

Hasta el estreno, hace cinco días, de Padre no hay más que uno 3 de Santiago Segura, la película española más vista de este 2022 era Alcarràs, con 350.000 espectadores. El éxito de crítica y taquilla del segundo filme de Carla Simón es la prueba más fehaciente de que existe una nueva generación de cineastas capaz de llevar el público a las salas de cine en plena ofensiva de las plataformas. Y de que al cine español le ha cambiado mucho la cara en la última década: nunca antes tantas mujeres habían hecho tantas películas, ido a tantos festivales ni ganado tantos premios. "Estamos viendo la transición", afirma Alauda Ruiz de Azúa, que este año ha debutado con Cinco lobitos, una maravilla estrenada hace nueve semanas que ha ido sumando espectadores gracias al boca oreja y ha superado la barrera de los 100.000.

Belén Funes ganó en 2019 el Goya a la Mejor Dirección Novel por La hija de un ladrón. Tres años después, ultima la financiación de Los Tortuga, sobre los hijos de la generación de andaluces que emigraron a Cataluña. "Claro que hay presión cuando te pones a rodar la segunda película, sobre todo cuando todo ha ido tan bien con la primera", reconoce la realizadora, una de las cineastas que en los últimos cinco años han ganado el Goya a la Mejor Dirección Novel: desde 2017 lo han recibido Carla Simón, Arantxa Echevarría, Funes, Pilar Palomero y Clara Roquet. "Mi agente siempre dice una frase que lo resume todo: 'A ellos les dan el dinero y a nosotras los premios'", apunta Funes, para quien todavía queda un largo camino hasta la igualdad en el cine español. Ese día llegará cuando las cineastas accedan a los grandes presupuestos y recojan los galardones de peso, no únicamente los destinados a premiar el talento novel, apunta. "Estaría muy bien que algún día, cuando enfoquen a los nominados a Mejor Director en los Goya, no aparezcan en la pantalla las caras de cuatro hombres".

"El cambio de perspectiva que ahora empezamos a tener asimilado es relativamente reciente, de los últimos siete u ocho años", opina Ruiz de Azúa. "Pero ha empezado a dar sus frutos y eso se ve en todas esas directoras que debutaron y ahora van por su segunda o tercera película. El cambio de mirada tiene que seguir y ojalá llegue cuanto antes a las otras categorías de los premios", coincide. "No es que las mujeres dirijamos películas intimistas o pequeñas, es que se ha querido empequeñecer nuestro cine", apunta Funes. "Si Alcarràs ha triunfado como lo ha hecho es porque se rodó con unos medios, una ambición y un presupuesto que permitió que la película pudiera competir a nivel internacional, y vaya si lo hizo", añade.

Para Ruiz de Azúa, el proceso de cambio "es lento pero ilusionante, aunque sea difícil y no perfecto. Pero está pasando, aunque resulte difícil luchar contra inercias que cuesta mucho transformar", reconoce. Porque la realidad es que en la conquista de la igualdad de oportunidades "sigue habiendo prejuicios". "Muchas veces las barreras son invisibles. El machismo no es un señor con un puro que viene a decirte que no te contrata por ser mujer. Pero luego observas la realidad, las cifras, ves que no te están dando proyectos con un liderazgo más convencional o presupuestos más grandes, y te preguntas: ¿por qué?".

Según el último informe anual de 2021 de CIMA, la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales, en el cine español hay un 21% de directoras, un 31% de guionistas y un 26% de productoras. El estudio, que también analiza los premios de carácter nacional, revela que el 74% de los reconocimientos oficiales (premios nacionales, medallas) ha recaído históricamente sobre hombres. También confirma que los largometrajes dirigidos por mujeres trabajan "exactamente con la mitad de costes" que los que tienen un hombre al frente.

"Ha habido un cambio tan brutal de perspectiva de género no solo en el mundo del cine, sino en cualquier ámbito, que se han replanteado las políticas. Y han salido estudios que dicen muy claro que no hay igualdad de oportunidades en un sector como el cinematográfico que, a priori, podíamos pensar que era más liberal o igualitario. Resulta que no lo es", dice Ruiz de Azúa. "Donde hay poder, hay dinero. Y ahí es donde es realmente difícil acceder", coincide María Zamora, la productora detrás del milagro de Alcarràs y que ya trabajó con Carla Simón en su debut, Estiu 1993.

"Me hace mucha gracia cuando se habla de crear nuevas audiencias. ¡Ya existen! Donde hay que invertir es en educación. A Berlanga y Buñuel hay que aprenderlos en el colegio", opina Zamora, que trabaja casi exclusivamente con mujeres por convicción feminista: el año pasado produjo Alcarràs y Libertad de Clara Roquet, acaba de presentar El agua de Elena López Riera en la última edición de Cannes y será la productora de Las madres no, la adaptación de la novela de Katixa Aguirre que dirigirá Mar Coll. También de Creatures, la película que están escribiendo juntas Elena Martín y Roquet. La red colaborativa entre realizadoras, guionistas y actrices es intrincada y fructífera: Martín acaba de rodar Unicornis, con guion de Pilar Palomero, quien a su vez presentará su segundo largometraje como directora, La maternal , sobre madres adolescentes, en el Festival de San Sebastián.

Tanto Funes como Zamora y Ruiz de Azua coinciden en que la actual ola de cineastas mujeres está teniendo un efecto llamada sobre futuras generaciones. "Yo recuerdo que, en clase, de los 14 éramos solo tres chicas", recuerda Ruiz de Azua. "Si para mi fue así, ¿cómo debió ser estudiar cine para Isabel Coixet o Icíar Bollaín?". "Yo recuerdo que me marcó muchísimo el año en el que se estrenaron Hola, estás sola? y Cosas que nunca te dije", apunta Zamora. Para Funes la película protagonizada por Silke y Candela Peña también fue una revelación. "Ver a esas protagonistas, esos diálogos y esos espacios que estaban tan cerca de mi, en una pantalla, me hicieron creer que yo también podía ser directora de cine. Eso y trabajar como meritoria de dirección en Tres días con la familia cuando estaba estudiando. Soy directora de cine gracias a Mar Coll", confiesa. "Yo también recuerdo la aparición de Coixet en mi vida de cinéfila estudiante", añade Ruiz de Azúa. "Su libertad para irse a rodar fuera y explicar las historias desde un sitio que no había visto hasta entonces fue totalmente inspiradora". Igual que su cine lo es ahora para las que vendrán.


Etiquetas:  #A #nosotras #nos #dan #los #premios #a #ellos #el #dinero #el #camino #hacia #la #igualdad #en #el #cine #español

COMENTARIOS