Al Atlético se le atraganta la sobremesa en Mallorca
21:34
9 Abril 2022

Al Atlético se le atraganta la sobremesa en Mallorca

Los rojiblancos firman uno de sus peores partidos y caen tras seis victorias seguidas en Liga. Bastó con un tanto de penalti de Muriqi, tras un derribo de Reinildo a Maffeo en el área

Directo Narración y estadísticas

Resulta que Mallorca acabó convirtiéndose en una suerte de bulevar de sueños rotos del Atlético, que, como dice la canción, se dejó el corazón (y la cabeza) en Madrid. Puede que incluso lo hiciera en Manchester. Encallaron los futbolistas de Simeone tras seis victorias consecutivas en Liga. Respiraron los mallorquines, a quienes Javier Aguirre ha insuflado su espíritu guerrero, después de siete derrotas seguidas. Ni por méritos ni por fútbol ni por convencimiento se aproximaron nunca los rojiblancos al triunfo. Fueron una sombra a orillas del Mediterráneo. La versión más gris desde la resurrección de febrero. Su barco se detuvo a los pies del Mallorca, el mismo equipo que desencadenó en diciembre la racha más oscura desde la llegada del Cholo. Una herida que hace más enrevesada la pelea por la Champions y reduce el optimismo de cara a la eliminatoria ante el City. Aunque esa será otra historia.

Habrá quien piense que la primera parte se podía haber obviado. Aunque el Atlético pareció arrancar con entusiasmo, no tardó ni 10 minutos en contagiarse de la desgana que empapó la soleada sobremesa en Mallorca. Los rojiblancos, digerida ya la intensa noche en el Etihad, volvieron a encontrarse con la pelota. Suya fue la posesión, sí, pero nada más. Durante el primer acto transmitió la misma sensación de peligro, ninguna, que el combinado local. Ni Oblak ni Sergio Rico llegaron a arquear ninguna de sus cejas. No hubo disparos a puerta en ese primer asalto donde, más allá de alguna conexión entre De Paul y Llorente por la banda derecha, los de Simeone apenas dejaron constancia de su presencia. Tampoco el conjunto de Javier Aguirre, que llegaba tras encadenar siete derrotas.

En el Atlético regresó a la titularidad Luis Suárez, más de un mes y medio después de su última vez en Pamplona. Casi nada. También volvió de inicio Carrasco, quizás con vista al decisivo duelo del miércoles ante el Manchester City, una vez cumplida su sanción en Europa. Pero los rojiblancos se mostraron siempre espesos. Como si el verde balear fuera en realidad una ciénaga. Desde el banquillo observó todo Joao Félix, el mejor jugador de la Liga del pasado mes de marzo, durante una hora. Él había sido el gran culpable de mucho de lo bueno que le ha ocurrido a su equipo en las últimas semanas. Tardaría una hora en comparecer.

Fue el estreno en casa de Javier Aguirre, ex entrenador rojiblanco, cuyas primeras decisiones fueron recortar el césped y cambiar la ubicación del banquillo local. Salvo algún chispazo de Muriqi y revoloteos contados de Kang-In, tampoco el Mallorca metió miedo en esos primeros minutos.

Para eso, para cambiarle el tono a la tarde, dio entrada Simeone a Cunha y Lemar. Griezmann y Koke parecían tener la cabeza en otro lado, igual que buena parte de sus compañeros. Puede que aún creyeran estar con la lengua fuera sobre el Etihad. Pero, al menos físicamente, se encontraban en Mallorca. Oliván fue el primero en animarse, con un lanzamiento lejano que no cogió por sorpresa a Oblak, recién amanecida la segunda parte. Al Atlético le llevó 55 minutos probar por primera vez a Rico. Lo hizo con un cabezazo de Luis Suárez. Fue el único gesto del uruguayo en toda la tarde.

Contra un frontón

A balón parado metió miedo Muriqi, ya con Joao Félix sobre el verde. Porque el asunto, enmarañado, exigía mentes y piernas privilegiadas. Aún más cuando el Atlético se encontró abajo en el marcador. Reinildo golpeó en el área el pie de Maffeo y el VAR no discutió la decisión de Martínez Munuera de señalar penalti. Oblak intuyó el disparo, perono pudo dar respuesta al zapatazo del fornido Muriqi.

La necesidad tampoco logró agudizar el ingenio del Atlético, que apenas hizo inmutarse a Sergio Rico. Lo único positivo fue descubrir que, con esa versión, Felipe puede ser útil. Los rojiblancos acabaron estrellándose contra un frontón de camisetas rojas, encomendados a un ataque romo y sin soluciones. Condenados bajo el sol balear, sobre una hierba casi tan seca como su cabeza. Al Mallorca le bastó con el vigor y el orgullo para volver a asomar su cabeza y salir del descenso. La motivación no tiene secretos para el Vasco Aguirre.

Así clavó su rodilla por primera vez el Atlético en esa Liga de 14 jornadas que promete emociones fuertes en mayo. Un equipo que volvió a recordar a aquel grupo desnortado entre diciembre y enero. Ni siquiera Europa sirve como coartada.


Etiquetas:  #Al #Atlético #se #le #atraganta #la #sobremesa #en #Mallorca

COMENTARIOS