Alemania prolonga las restricciones por coronavirus hasta el 7 de marzo pese a la bajada de los contagios
20:06
10 Febrero 2021

Alemania prolonga las restricciones por coronavirus hasta el 7 de marzo pese a la bajada de los contagios

El país pasa de 200 a 80 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en siete días, pero la canciller, Angela Merkel, y los Länder deciden continuar con el cierre del comercio no esencial, excepto peluquerías

Unión Europea Merkel y Macron defienden la estrategia de compra común de vacunas a escala europea

Alemania ha vuelto a prolongar las restricciones por coronavirus, en vigor desde el pasado noviembre, pese a la marcada mejora de los datos epidemiológicos, que han pasado 200 a 80 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en siete días. El objetivo establecido por el Ejecutivo de Angela Merkel en consonancia con la Comisión Europea es de 50 casos por 100.000 habitantes, aunque la canciller considera que lo ideal serían 35 para tener una mayor capacidad de reacción.

El plazo que Merkel y los ministros presientes de los "Länder" se han dado para intentar llegar a esa ratio es ahora el 7 de marzo, aunque condicionado al impacto que las variantes del virus, más infecciosas, puedan tener en el país. Sólo se ha hecho una excepción al cierre decretado para todo el comercio no esencial para las peluquerías, que podrán reabrir con las pertinentes medidas de seguridad, higiene y con cita previa el 1 de marzo. La canciller y los Länder volverán a reunirse el 3 de marzo.

Las próximas semanas seguirán por tanto siendo vitales en la lucha contra el coronavirus, de ahí el mensaje que las administraciones federal y regionales han transmitido a la población tras la reunión que han celebrada este miércoles : "quédense en casa", "reduzcan absolutamente al mínimo sus contactos sociales" y "usen mascarillas" en todas las situaciones. Y en esa horquilla va desde el transporte público al hogar, donde sólo se permiten contactos con una persona no conviviente.

El documento consensuado por Angela Merkel y sus pares regionales está salpicado de palabras de reconocimiento al personal sanitario en primera línea de la lucha contra la pandemia y a los científicos que han investigado e investigan vacunas contra la misma, pues son el "único vehículo que a medio y largo plazo conducirán la normalización de nuestras vidas".

A ese vehículo, sin embargo le siguen faltando las ruedas. La campaña de vacunación, como en el resto de países europeos, avanza con lentitud y a trompicones. Hasta la fecha, sólo ha podido administrar una dosis de las dos que requieren las tres vacunas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento a un 2,9% de la población. Eso significa que la vacunación en residencias de ancianos, de los mayores de 80 años que viven en sus casas y del personal médico y sanitaria en primera línea no ha terminado. Es el primer grupo de los tres que se han priorizado.

Merkel ha reiterado que hasta finales de verano, Alemania habrá dado la oportunidad de vacunarse al 100% de su población y no escatimará esfuerzos para lograrlo. En la comisión parlamentaria de Presupuestos ya hay una petición del ministro de Finanzas para invertir 6.200 millones de euros adicionales en la compra de vacunas. Serían unos 635 millones de dosis que se sumarán a las ya adquiridas a través de la Comisión Europea o directamente a los fabricantes. El monto destinado hasta este momento a la compra de vacunas es de 8.890 millones de euros.

Una promesa arriesgada

La promesa de que todos los alemanes que quieran podrán vacunarse hasta final de verano es esperanzadora, pero políticamente arriesgada. Para esas fechas, la campaña electoral habrá entrado en la recta final y si la vacunación no se acelera hasta hacer la promesa de Merkel realidad, todos los dardos apuntarán a su partido, a la Unión Cristianodemócrata (CDU). Ya han aparecido los primeros síntomas de lucha política que se avecina entorno al coronavirus de cara a las elecciones del 26 de septiembre entre los partidos en coalición de Gobierno.

El primero en atacar ha sido el titular de Finanzas y candidato a la Cancillería del Partido Socialdemócrata (SPD), Olaf Scholz, que ha culpado a su colega de gabinete y responsable de Sanidad, Jens Spahn (CDU) del caos que se está viviendo con las vacunas. Algo parecido se vivió este miércoles previo a la conferencia de Merkel con los ministros presidentes regionales en una reunión de los grupos parlamentarios de la coalición. El ataque ese caso fue al titular de Economía, Peter Altmeier (CDU) y razón es simple. Scholz es quien maneja el dinero y quiere parte de la medalla que se pone Altmeier con las ayudas que salen de su ministerio para amortiguar la crisis.

Alemania entra lentamente en modo electoral en plena pandemia y el último paquete de ayudas pactado por los líderes de los tres partidos que conforman el Gobierno es un ejemplo. De los 10.000 nuevos millones que acordaron destinar a personas y empresas, 3.400 millones irán a una rebaja del IVA a bares y restaurantes, en la actualidad cerrados, 2.000 millones en cheques por hijo, 1.000 millones para compensación de pérdidas a empresas y 900 millones para personas dependientes de ayuda social.

"Estas medidas no tienen pie ni cabeza. El Gobierno se está ocupando en reajustar tornillos individuales en lugar de hacer que las ayudas en su conjunto sean sistemáticas, comprensibles e iguales para todos los afectados", criticó el presidente del Instituto de Economía Mundial, Gabriel Felbermayr. No es el único que echa en falta una estrategia.


Etiquetas:  #Alemania #prolonga #las #restricciones #por #coronavirus #hasta #el #7 #de #marzo #pese #a #la #bajada #de #los #contagios

COMENTARIOS