Alemania reconoce haber perpetrado un genocidio en Namibia
17:32
28 Mayo 2021

Alemania reconoce haber perpetrado un genocidio en Namibia

Los colonos alemanes mataron a decenas de miles de hereros y namaquas durante las masacres perpetradas entre 1904 y 1908, consideras el primer genocidio del siglo XX

La Mirada del Corresponsal Alemania pagará por el genocidio de Namibia, el primero del siglo XX Crónica El genocidio alemán de los cráneos en Namibia

Alemania ha reconocido oficialmente como genocidio el "sufrimiento inmesurable" infligido por sus tropas coloniales a principios del siglo XX contra los pueblos Herero y Nama en lo que actualmente es Namibia. Cinco años de negociaciones con el gobierno de Kigali y los descendientes de las víctimas han sido necesarios para que el Ejecutivo alemán asumiera su responsabilidad en otro de los episodios oscuros de su pasado. Es el tercer genocidio que este país en ejercicio constante de memoria histórica asume, tras el judío en la II Guerra Mundial y el armenio en la Primera.

"Ahora sabemos, con la perspectiva de hoy y también en nuestra capacidad oficial, que lo ocurrido fue un genocidio", afirmó el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, en un comunicado en el que muestra su "satisfacción y agradecimiento por un acuerdo con Namibia sobre el capítulo mas oscuro de nuestra historia común".

El acuerdo, efectivamente, ha sido con Namibia, es decir, entre gobiernos, aunque con la participación de representantes de las comunidades tradicionales Herero y Nama, que llevan décadas reclamando a Alemania un "mea culpa", el pago de reparaciones y la devolución de los restos humanos que las tropas coloniales se llevaron al imperio para su estudio y desde entonces están depositados en museos, hospitales y universidades.

"A la luz de la responsabilidad histórica y moral de Alemania, pediremos perdón a Namibia y los descendientes de las víctimas", agrega el comunicado, en el que Maas sostiene que el "reconocimiento de la culpa" y la "petición de perdón" es un "paso importante", aunque "la reconciliación verdadera no se puede decretar".

Lo que si puede Alemania es cuantificar el "incalculable dolor" infligido en lo que se considera el primer genocidio del siglo XX y para ello creará un fondo que se dotará a los largo de los próximos 30 años con 1.100 millones de euros para programas de desarrollo, independientemente de las indemnizaciones que siguen sobre la mesa de negociaciones.

"Una humillación" para las comunidades

El ministro Maas asegura que las comunidades Herero y Nama tendrán voz y voto en el diseño que esos programas, un gesto que no satisface a los descendientes de las víctimas, que piden, hasta ahora sin éxito, indemnizaciones directas e individuales. Por esa razón, y a diferencia del Gobierno namibio, que ha calificado el reconocimiento por parte de Alemania del genocidio como "un paso en la buena dirección", los partidos de la oposición y líderes de las comunidades tradicionales consideran el acuerdo una "humillación".

"Alemania no ha negociado con buena voluntad", ha declarado la diputada Inna Hengarim del opositor Movimiento Democrático Popular (SDM). Para el Movimiento Popular del Pueblo sin Tierra (LPM) si Namibia recibe dinero de Alemania, los receptores de ese dinero deben ser los Herero y Nama, y no el Gobierno".

Porque hasta ahora, las reivindicaciones de comunidades han sido de otra índole.

La primera fue en 2011, cuando el hospital Charité de Berlín devolvió a Namibia 20 calaveras. A esa entrega le siguió una de la universidad de Friburgo, integrada por 32 calaveras y varios esqueletos, y una tercera desde Berlín. En este caso, fueron 19 calaveras, cinco esqueletos completos y fragmentos de piel. Esos restos humanos forman parte de un lote de casi 5.000. El objetivo de los mismos era estudiar y demostrar la superioridad de la raza blanca frente a la negra, algo muy similar a lo que se hizo décadas después, en el oscuro periodo nazi, para probar la superioridad de la raza aria. También lo ocurrido en Namibia guarda cierto paralelismo con lo vivido a lo largo del siglo XX en otras partes del mundo. Un plan de exterminio sistemático de hombres, mujeres y niños por las armas, a través del abandono en el desierto o el internamiento en campos de concentración.

Genocidio de Ruanda

Ejemplos en el continente africano hay lamentablemente muchos y uno de los más horrendos ha sido el de Ruanda, en 1994. A el se refirió hace unos días el presidente francés Emmanuel Macron durante una visita a ese país. Francia "no fue cómplice", pero permitió "durante demasiado tiempo que el silencio prevaleciera sobre el examen de la verdad", dijo Macron durante el discurso pronunciado el jueves en Kigali. El presidente francés añadió que "solo aquellos que cruzaron la noche pueden quizás perdonar, darnos el regalo del perdón".

La presencia alemana en África fue comparativamente inferior a la británica, la francesa o la belga, las grandes potencias coloniales. Desde 1885 hasta 1918 el imperio teutón controló territorios de los actuales Camerún, Togo, Namibia, Tanzania y Kenia, Ruanda y Burundi. Y lo hizo con mano firme. Sólo en Namibia, en la entonces llamada Deutsch-Südwestafrika, los soldados alemanes provocaron entre los años 1904 y 1908, la muerte de 100.000 personas de las etnias Herero (80.000 muertos) y Nama (20.000), según los historiadores. Para el antropólogo Felix von Luschan, el genocidio fue un golpe de suerte. Pudo reunir miles de restos humanos de los que yacían en caminos y pueblos, asesinados o muertos por inanición, pues así, a golpe de balas y machetes, arrebatándoles sus tierras y ganado, fue como el imperio alemán les hizo pagar una sublevación.

El paso adelante dado por Alemania irá revestido de una ceremonia oficial. Maas prevé viajar a Namibia el mes próximo para firmar el acuerdo y el jefe del Estado, Frank-Walter Steinmeir lo hará antes de que acabe el año. Allí, in situ, pedirá perdón.


Etiquetas:  #Alemania #reconoce #haber #perpetrado #un #genocidio #en #Namibia

COMENTARIOS