Andrea Berta: 10º curso en el Atlético, arquitecto de una transición y todo un halo de misterio: ''Es muy cerrado, no le gustan los escaparates''
23:24
1 Julio 2022

Andrea Berta: 10º curso en el Atlético, arquitecto de una transición y todo un halo de misterio: ''Es muy cerrado, no le gustan los escaparates''

El italiano, que iniciará su sexta temporada como director deportivo, llegó en 2013. Oblak, Lodi, Reinildo o Joao llevan su sello. Se inició en la banca y dio el salto a Madrid desde el Genoa: ''Su conocimiento del fútbol mundial es tremendo''

Otro tinte para Griezmann Segunda cesión esperada, unas cuentas del Atlético bajo la lupa y el filo de los 40 millones Atlético La extraña parálisis: 10 años seguidos en Champions, pero nada de fichar si no hay ventas

Es 7 de diciembre de 2021 y empieza a llover en Oporto. Andrea Berta (Brescia, 1972) acelera el paso tras atravesar uno de los emblemáticos puentes de la ciudad lusa. Esa misma noche el Atlético se juega el pellejo en la Champions. Durante su paseo matinal, vestido con chándal y abrigo oficial del club, reconoce rostros y esboza un gesto de incomodidad. Salvo contadas excepciones, su voz es inaudible en público.

«Es un tipo muy cerrado y misterioso, al que no le interesan los escaparates», cuentan a este diario desde Italia, donde aún es relativamente poco conocido para el peso que tiene en el Atlético. Por él han preguntado el Manchester United, el Chelsea o el PSG. «Viene de Brescia, una zona donde la gente no está para fiesta. Hay una gran cultura del trabajo y él la refleja perfectamente», le dibujan desde su país natal quienes han tenido algo de trato con él.

Es 14 de junio de 2016 y el invierno acecha en Buenos Aires. Sentados a una mesa, con un puñado de papeles plagados de nombres: Miguel Ángel Gil, Diego Pablo Simeone y el propio Berta. Han pasado sólo tres semanas de la tormentosa final de Champions de Milán y esa instantánea, publicada en las redes sociales por el Cholo, disipa las dudas sobre su futuro. Allí, con chaleco y camisa blanca, está Andrea, aún director técnico, que será ascendido a director deportivo un año después. Hoy recibe peticiones de entrevista desde Italia y España, pero él no altera su sigilosa ruta.

«Se comió a Caminero. Su conocimiento del fútbol mundial es tremendo», deslizan desde los pasillos del Metropolitano. Y añaden: «Sus decisiones están muchas veces por encima incluso del entrenador. Ha sido clave en muchos fichajes». Por ejemplo, los de Oblak, Lodi, Morata, Reinildo o Joao Félix, a quien cortejó en Viseu, junto a Gil Marín. Meses atrás, estaba sentado en la grada del estadio Da Luz para presenciar atónito el 'hat-trick' de Joao en cuartos de final de la Europa League ante el Eintracht. «Antes de que tomen la decisión, les cuenta lo que se les pedirá Simeone».

En una entrevista con EL MUNDO, Lodi explicó su experiencia. «Estaba en mi habitación durante una concentración con el Atlético Paranaense. Tenía una semifinal de la Copa Sudamericana contra el Fluminense (8 de noviembre de 2018) y mi agente me llamó y me dijo que Berta había venido a Brasil para verme. 'Juega como lo haces normalmente', me pidió. Pero, claro, me puse muy nervioso. Había venido desde Madrid sólo por mí. Así que me dije: 'Tengo que jugar muy bien'. Y en ese partido di una asistencia y marqué un gol». El brasileño fue el elegido para suplir a Filipe Luis.

De la banca al fútbol

Pero, ¿cómo surge la figura de Berta? Andrea viene del mundo de la banca, pero era un apasionado del fútbol. Arrancó en el modesto Carpenedolo, de la mano de Tommaso Ghirardi, quien le llevaría al Parma. Él se bajaría del barco antes del desastre. Ya en el Genoa estrecharía lazos con Jorge Mendes o Peter Kenyon. A Miguel Ángel Gil lo conoció tras asesorarle sobre posibles fichajes en el fútbol italiano y en 2013 desembarcó en Madrid.

Andrea Berta, durante la presentación de Morata, en 2019.Andrea Berta, durante la presentación de Morata, en 2019.EFE

La transición del Atlético, tras la marcha de Godín, Juanfran, Gabi o Filipe, es obra suya. También esa labor más farragosa, en la que se halla inmerso ahora mismo, de dar salida a jugadores y encontrar los millones que necesita el club para fichar. «Para nosotros lo importante será seguir con esta plantilla, que tiene mucho valor. Para que el mercado arranque habrá que esperar», aseguraba en mayo, tras recibir un premio en Italia. Ya fue galardonado con el Golden Globe Soccer al mejor director deportivo en 2019. "Es honrado y honesto. Si no te puede decir la verdad sobre algún asunto futbolístico, directamente no te habla", cuentan sobre él.

Son muchos los halagos, pero también existe algún reproche. «En el club falta esa figura que cuide a los jugadores, que al final son su patrimonio. Son personas y cuando les falta la confianza hay que ayudarles a recuperarla. Esa figura debería ser Berta», apunta alguien que conoce el vestuario rojiblanco.

Andrea es el primero que llega al túnel de vestuarios cuando acaba un partido. Es un fijo en el Cerro del Espino, siempre cobijado bajo tras esas gafas de sol y ese halo de misterio. Un tipo de palabras justas que mantiene una especial conexión con Simeone. Dos personas duras, frías y pasionales a la vez, que, a pesar de esos momentos difíciles en el arranque de 2022, mantienen una relación de amistad fuera del fútbol.


Etiquetas:  #Andrea #Berta #10º #curso #en #el #Atlético #arquitecto #de #una #transición #y #todo #un #halo #de #misterio #Es #muy #cerrado #no #le #gustan #los #escaparates

COMENTARIOS