'Armageddon Time': de Reagan a Trump, el origen de la pesadilla americana
08:09
20 Mayo 2022

'Armageddon Time': de Reagan a Trump, el origen de la pesadilla americana

La nueva película de James Gray reflexiona en una crónica triste, encendida y moral del pasado sobre el hilo que une a un presidente republicano con otro

Competición El cine desmedido del ruso Kirill Serebrennikov y el milagro de un melodrama alpino Homenaje Cannes 2022: el cine de autor celebra 'Top Gun', y homenajea a Tom Cruise: "Jamás estrenaré en plataformas"

El punto de vista lo es todo. Así lo creía Jean Vigo en lo que definió como "punto de vista documentado" para ofrecer una imagen de la realidad que a la vez fuera emocional y moral. Contra la falsa y prepotente objetividad, y contra la arbitraria subjetividad, quedaba en el ideario del director de 'L'Atalante la posibilidad de una forma de mirar modulada por igual por el sentimiento y por la razón ética. Pocas reflexiones tan oportunas, aunque ligeramente abstrusas dado el calor, en un lugar como Cannes donde mirar y ser mirado lo es todo. Y no hablamos necesariamente de cine.

La sección oficial se vio sorprendida de repente por el punto de vista ofrecido por una de las películas más esperadas. El nuevo trabajo del director de 'Ad astra' o 'Z, la ciudad perdida' deja la aventura y el espacio, la jungla y la Luna, para centrarse ahora en lo más profundo y a mano: en su propia infancia. De eso va la cálida, triste y resplandeciente 'Armageddon time'. De eso y de un tiempo ligeramente funesto en el que --y siempre según la lectura del director-- el ascenso de Reagan sentó las bases del desastre ultraliberal que vendría después con Trump.

James Gray cuenta la vida de un niño de nombre Paul Graff (atentos al joven actor pelirrojo Banks Repeta). Su familia de origen judío vive en los suburbios y todavía confía. Confía en sí mismo y en lo que surgió después de la guerra y que prometía prosperidad a cambio de esfuerzo sin importar nada que no fuera compartido por todos. Ahí está el abuelo, un soberbio Anthony Hopkins, que aún mantiene encendida la llama de los inmigrantes que encontraron en América una nueva vida deseable e intacta; y ahí están la madre (Anne Hathaway) y el padre (Jeremy Strong), convencidos de que el principal valor reside en lo común.

Poco faltarán para que aparezcan las dudas. El niño de aspiraciones artísticas conocerá pronto de la mano de un compañero negro (Jaylin Webb) que no todos son (o somos) iguales. Cuando cambie del colegio público a uno privado cuyo consejo de administración cuenta con el padre de Donald Trump como uno de sus miembros, entonces ya sí se acabó el sueño y empieza la pesadilla. Y hasta hoy.

El director deposita la carga de la prueba en el otro lado de la pantalla. De ahí, lo acertado del punto de vista. Sobre la superficie enmarcada de la pantalla, los miembros de la familia cenan, discuten, se quieren y, por momentos, se odian. Todo muy confuso y muy pendiente de la nostalgia ruidosa y febril que siempre destila la infancia.

Sin embargo, el drama de verdad discurre por detrás, en lo que apenas se ve, en la palabras apenas escuchadas, al otro lado de la puerta, en la mirada sancionadora del maestro, en la lágrimas injustificadas y furtivas de la madre, en el ataque de ira del padre, en los silencios sabios del abuelo, en la terquedad de la abuela... Gray se las arregla para convertir lo que podría pasar por melodrama en simplemente un estado de ánimo. En eso y en un punto de vista, que es lo que importa.

La lectura política está ahí: clara y hasta dura. Pero lejos de imponerse simplemente fluye como fluye la bilis negra de la melancolía. Intensa, emocional y profundamente ética. Eso y nada más es 'Armageddon time', la crónica del momento exacto en que el mundo, un cierto mundo, llegó a su fin y del que surgió, siempre según Gray, el que ahora pisamos. Y así.


Etiquetas:  #Armageddon #Time #de #Reagan #a #Trump #el #origen #de #la #pesadilla #americana

COMENTARIOS