Asalariados y funcionarios se enfrentan a dos años más de pérdida de poder adquisitivo
01:08
23 Noviembre 2022

Asalariados y funcionarios se enfrentan a dos años más de pérdida de poder adquisitivo

La OCDE estima que el IPC se mantendrá en niveles cercanos al 5% en 2023 y también en 2024

Crisis La OCDE vuelve a rebajar el crecimiento de España para 2023 y avisa de que la creación de empleo será nula

La inflación se moderará el próximo año, sí, pero de manera mucho más limitada de lo que augura el Gobierno y esperan las familias. Según la previsión de la OCDE, el dato en 2023 será todavía del 4,9%, cifra que se repetirá en 2023. Esto es, que los elevados precios seguirán golpeando a los hogares, al menos, dos años más, lo que corrige los augurios del Ejecutivo.

Esto supone que los trabajadores del ámbito privado seguirán empobreciéndose, ya que se antoja poco probable que las subidas salariales lleguen a esos niveles. Por el propio pacto de rentas y también por la limitada capacidad de numerosas pequeñas y medianas empresas (pymes). Pero es más, también los funcionarios sufrirán esa pérdida de poder ya que el Gobierno pactó con los sindicatos una mejora que, en el mejor de los casos, llegará al 9,5% entre 2022, 2023 y 2024. Muy lejos de los más de 18 puntos de subida que acumulará la inflación.

Los que no perderán son los privilegiados pensionistas, a los que el Gobierno ya ha prometido que mejorará la pensión en función del IPC y sólo un cambio de Ejecutivo podría poner en duda esa revalorización indiscriminada. Aunque eso habría que verlo.

En todo caso, la persistencia de la inflación, que hace ya mucho tiempo dejó de ser algo «transitorio», incidirá en la pérdida de poder adquisitivo que ya han sufrido los salarios. En las mismas previsiones económicas que publicó ayer y en la que adelanta esa alta inflación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos estima que la pérdida real de los sueldos españoles alcanza ya el 5,5%. Es uno de los datos más elevados de todos los países que integran la OCDE.

Esta menor capacidad de compra que se acentuará en los próximos años está directamente ligada con el comportamiento del consumo privado, y por supuesto con el crecimiento económico. En lo que respecta al consumo de familias y también empresas, la OCDE estima que esta variable no volverá a los niveles de Producto Interior Bruto (PIB) previos a la pandemia hasta, al menos, 2025.

OCDE PIB e IPC

Y sobre el crecimiento, el organismo presidido por Mathias Cormann volvió a revisar su previsión para España: elevó en tres décimas la de este año al tiempo que rebajó en otras dos la de 2023, dejándola en el 1,3%, y apuntado que en 2024 el país apenas crecerá un 1,7%. Una evidente «desaceleración», como advirtió la Organización, que hará que, en el caso del PIB, España no vuelva a 2019 hasta 2024. Dentro de más de un año, cuando el conjunto de la Eurozona lo hizo al cierre de 2021.

El mercado laboral tampoco dará grandes alegrías, porque la previsión es que se estanque totalmente. La tasa de paro acabará este año en el 12,9%, lo que supone una sensible rebaja desde el 14,8% de 2021. Y ya. En 2023 el dato volverá a ser de ese mismo 12,9% y en 2024 se quedará en el 12,7%.

OCDE consumo privado

La deuda, además, seguirá disparada y al final del horizonte proyectado el dato será del 113% del PIB por el 115,9% en el que la OCDE estima que acabará este año. Una nueva muestra de que el Gobierno no hace caso en absoluto a las peticiones que en repetidas ocasiones le han trasladado el Banco de España y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF): que diseñe y comience a aplicar un plan de contención a medio plazo con el que trasladar un mensaje de credibilidad y, además, comenzar a ganar cierto margen fiscal para cuando se materialice la próxima crisis y no tener las limitaciones evidenciadas tras la pandemia.


Etiquetas:  #Asalariados #y #funcionarios #se #enfrentan #a #dos #años #más #de #pérdida #de #poder #adquisitivo

COMENTARIOS