Así es el avance de ómicron, el invitado que no quieres estas Navidades
11:40
26 Diciembre 2021

Así es el avance de ómicron, el invitado que no quieres estas Navidades

En vivo Coronavirus, España, hoy Restricciones "Volver a las mascarillas es contraproducente" Entrevista "La situación en Urgencias puede volverse insostenible"

Ómicron, la última y preocupante variante del SARS-CoV-2, se ha detectado ya en 110 países y continúa propagándose de forma exponencial, «duplicando sus casos en las comunidades donde se transmite en cuestión de dos o tres días». Así lo destacó ayer la Organización Mundial de la Salud, que también informó de que, en Sudáfrica el país que dio la voz de alarma sobre ómicron, las tasas de contagio de esta variante ya están descendiendo.

La aparición de una variante del coronavirus que nos conduzca a un escenario apocalíptico es un temor que resurge periódicamente, a medida que vamos agotando el alfabeto griego. Todavía no está claro cuál es el perfil de esta variante, aunque los datos preliminares muestran que tiene una gran capacidad de transmisión y reinfección y quizás mayor levedad que sus predecesoras.

El último análisis de la Agencia británica de salud señalan que los pacientes con ómicron tienen una probabilidad entre el 50% y el 70% menor de ingresar en el hospital en comparación con otras versiones del coronavirus, como delta.

El problema, subrayan, es que su gran habilidad para el contagio puede comprometer esa aparente menor agresividad. Además, a día de hoy, ómicron ha afectado principalmente a gente joven, menor de 40 años, por lo que no hay certezas de lo que sucederá en grupos de mayor edad.

Este análisis va en la misma línea de otro trabajo publicado esta semana por investigadores del Imperial College de Londres, que sugiere que las personas contagiadas con ómicron tienen un 40% menos de probabilidades de ser hospitalizados por una noche o más, en comparación con los que se infectan por la variante delta.

Este estudio multicéntrico se llevó a cabo entre el 1 y el 14 de diciembre sobre 56.000 personas infectadas por ómicron y 269.000 por delta. En esa senda optimista, otro trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Hong Kong apuntaba que la replicación en el tejido pulmonar humano era menos eficaz, unas 10 veces menos que anteriores variantes, no así la que ocurre en los bronquios (se multiplica 70 veces más rápido que la variante delta y la de Wuhan), lo que apuntaría a síntomas más leves pero mayor transmisibilidad.

Si bien es natural querer creer que la nueva variante resulta más leve que las anteriores, en particular que la dominante actual, los expertos advierten de que estos estudios son todavía preliminares, y también que hay trabajos que indicarían una gravedad similar a la de delta.

Roger Paredes, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa Hospital Universitari Germans Trias I Pujol de Badalona, comenta «que los datos son iniciales y pueden existir sesgos, porque ahora ómicron está circulando sobre todo en población joven, entre 20 y 30, que tiene menos riesgo de complicaciones. En olas pasadas ya hemos visto que los problemas llegan cuando se empieza a contagiarse la gente mayor. Todavía no hay certezas. A ello se suma que la gravedad de la variante puede estar atenuada por la vacunación y las infecciones previas».

De momento, «no hay estudios que indiquen que es más grave que la delta. En todo caso, el nivel de saturación hospitalaria está garantizado, si no se toman medidas adecuadas», opina Paredes.

Porque si algo resulta evidente es el acelerado crecimiento de ómicron en todo el mundo.

En España, el último informe del Ministerio indica una multiplicación por casi 14 de los casos de ómicron. Hemos pasado de 3,4% de positivos por la nueva variante entre las muestras secuenciadas del 29 de noviembre al 5 de diciembre, al 47,2% en la semana del 6 al 12 de diciembre. Paredes advierte: «Incluso si la variante ómicron fuera la mitad de severa que delta, tendríamos muchas hospitalizaciones».

La variante ómicron ha encontrado una vía para romper la barrera levantada por las vacunas de la covid (ninguna de las disponibles es esterilizante) o con la infección natural por variante previas. Así lo destacaba Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, esta semana al señalar que con ómicron es «más probable que las personas que han sido vacunadas o se han recuperado de la covid-19 puedan infectarse o reinfectarse».

En un estudio preprint (obviamente, lo que más abunda sobre ómicron) investigadores de Reino Unido muestran que la eficacia de las dos dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech cae al 40% a los cuatro meses y es prácticamente inexistente a las 15 semanas desde la pauta completa de la vacuna de AstraZeneca. No obstante, con la dosis de refuerzo de la vacuna de ARNm, a las dos semanas se conseguía una protección frente a la infección sintomática asociada a la nueva variante del 71% en aquellos que recibieron inicialmente AstraZeneca (vacunación heteróloga) y del 75%, en los vacunados con Pfizer.

El booster de Moderna también mostró un aumento de los títulos de anticuerpos, menguados entre 41 y 84 veces ante la nueva variante. La compañía informó recientemente que la dosis extra de 50 g de su vacuna aumenta los niveles de anticuerpos neutralizantes contra ómicron en unas 37 veces, mientras que una dosis de refuerzo de 100 g de ARNm-1273 lo hace unas 83 veces.

Todavía no hay datos firmes sobre el alcance que las dosis de refuerzo tendrán sobre ómicron. En un pequeño estudio publicado se ha informado sobre el caso de siete personas que contrajeron la infección por la nueva variante después de recibir la tercera dosis de una vacuna de ARNm. Ninguno había tenido una infección previa por el SARS-CoV-2.

En Israel, donde se ha constatado una clara reducción de la mortalidad por covid-19 -antes de la irrupción de ómicron- gracias a las terceras inyecciones, se acaba de anunciar la administración de una cuarta dosis en mayores de 60 años y a profesionales sanitarios.

Mientras, las compañías farmacéuticas trabajan en adaptar sus vacunas -tanto las de ARNm como las adenovíricas- a la nueva variante, aunque la Agencia Europea del Medicamento (EMA) se muestra prudente a la hora de considerar necesaria esta medida. "Permítanme enfatizar que aún no hay respuesta a la pregunta de si necesitaremos una vacuna a medida, con una composición diferente, para combatir esta o cualquier otra variante", dijo en rueda de prensa esta semana la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, y agregó que recibir un refuerzo es "la mejor protección en este momento".

Puede que la EMA confíe en la llegada de las vacunas de segunda generación que sean capaces de inducir una inmunidad esterilizante frente a cualquier variante del virus, como la que está desarrollando el equipo de Luis Enjuanes e Isabel Sola, en el Laboratorio de Coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC).


Etiquetas:  #Así #es #el #avance #de #ómicron #el #invitado #que #no #quieres #estas #Navidades

COMENTARIOS