Así es un día en las tripas de El Hormiguero: ''La clave de nuestro éxito es trabajar una hora más que el de al lado''
09:18
2 Octubre 2022

Así es un día en las tripas de El Hormiguero: ''La clave de nuestro éxito es trabajar una hora más que el de al lado''

Pablo Motos y Jorge Salvador nos abren una ventana al programa de todos los récords: ''El mayor beneficio es sentir que hemos hecho historia de la tele en España''

ESTHER MUCIENTES @emucientes Madrid Actualizado Domingo, 2 octubre 2022 - 01:52Enviar por emailVer 7 comentariosMomenTVs Tamara Falcó lo cuenta todo en El Hormiguero TV La visita de Joaquín a El Hormiguero lleva al programa a hacer historia

El Hormiguero es el programa más visto de la televisión en España, sólo por detrás de los informativos de Antena 3, el rey del prime time cada noche desde hace años. Pocas veces Pablo Motos y Jorge Salvador, padres de este monstruo, aceptan hablar de lo que hay detrás de su éxito, pero con el regreso de su particular marabunta abren a EL MUNDO una ventana a su mundo. "Hay mucho trabajo de todo el mundo en este programa", confiesan.

Un promedio del 15,6% de cuota de pantalla en la temporada anterior, minutos de oro día sí y día también, invitados inalcanzables para la mayoría, la joya de la corona de Antena 3, El Hormiguero. Desde hace 17 temporadas -estrenada hace tan solo tres semanas- el hijo de Pablo Motos y Jorge Salvador es el programa de los récords. Un éxito que reconforta, pero que también lleva consigo un alto precio personal y profesional. Horas y horas de trabajo, concesiones que no todo el mundo estaría dispuesto a hacer y todo con dos objetivos claros: seguir siendo uno de los programas más vistos de la televisión y acompañar y entretener al espectador.

En estas tres semanas que lleva la nueva temporada han cortado la calle Alcalá para ofrecer un impresionante espectáculo con 200 drones, han conseguido la primera entrevista en un programa de entretenimiento del recién número uno del tenis mundial, Carlos Alcaraz -con un 19.3% de cuota de pantalla- y han marcado la mejor semana de su historia en audiencias. Y todavía quedan «muchas sorpresas», según reconocen los dos padres de la criatura. Hablan de la magia de El Hormiguero, pero, según se traduce de sus palabras, no es magia, es lo contrario, una cultura de esfuerzo y entrega que involucra y exige a todo el equipo.

Dentro de la tele

"No pierdo el tiempo con quienes me señalan"

"El día que pierda el móvil se va a armar un lío gordo"

Jorge Salvador y Pablo Motos son los artífices de este éxito. A través de su productora, 7 y Acción, de la que son propietarios al 50%, productor y presentador han conseguido incrementar un 33% el reparto de dividendos respecto a 2020. Según ha publicado Vertele, Pablo Motos y Jorge Salvador se han embolsado ocho millones de euros en dividendos. Es la parte más agradable de un éxito que, aunque genera grandes beneficios -6,1 millones en 2021-, también lleva consigo grandes costes y no sólo económicos.

"El mayor coste como padre de El Hormiguero son las horas que me he perdido junto a mis hijos y mi mujer", asegura Jorge Salvador. Es toda una vida detrás y delante de las cámaras condicionada por ese éxito diario, según explica Pablo Motos: "Mi vida antes de El Hormiguero era muy diferente, tenía mucho más tiempo libre y salía mucho más por ahí a divertirme...".

Si ahora tuvierais que empezar un nuevo proyecto o un nuevo Hormiguero, ¿qué repetiríais y que no?

Pablo Motos.- Esta es una pregunta trampa. Cuando empecé el programa no sabía las cosas que sé ahora. Todavía hoy seguimos aprendiendo cada noche de los errores que cometemos... y cada noche son diferentes. Jorge Salvador.- Si empezáramos un nuevo Hormiguero, repetiría lo mismo. Ya sé que es lo típico que se dice, pero... ¿y si quito algo y no funciona? Por si acaso, no toco nada.

Lo que se ve en la pequeña pantalla cada noche es sólo el resultado de una ecuación con infinitas variables, pero con una sola constante: el trabajo. ¿Cómo se hace El Hormiguero? ¿Cómo se mantiene durante 17 temporadas ser uno de los programas más vistos de la televisión?

Cada noche el espectador ve una entrevista a un personaje de actualidad, ve unas marionetas de hormigas saliendo de debajo de una mesa, ve ciencia -sí, ciencia en prime time y con éxito-, ve colaboradores de todos los ámbitos y espectros, ve "las animaladas" que hacen, como las denomina Jorge Salvador, para divertir al invitado, ve a Pilar Rubio en un impresionante reto de apnea, ve un coche estrellándose, ve una carrera de karts en un supermercado prefabricado, ve a la Film Symphony Orquestra en pleno directo, ve humor, ve tertulia de actualidad, pero no ve cuánto cuesta que todo esto salga adelante.

El HormigueroPablo Motos, con Carlos Latre en El Hormiguero.ANTENA 3

"Cuando empieza la temporada de El Hormiguero trabajo de lunes a domingo por la mañana», relata Pablo Motos, que confiesa que sólo tiene libres "los viernes y domingos por la tarde, a partir de las cinco más o menos" y que el resto del tiempo está dedicado exclusivamente a El Hormiguero. "Y en cuanto al equipo, no hay horarios. Si se tienen que quedar hasta las cuatro de la mañana o aprender a llevar la realidad aumentada en un curso acelerado el sábado y el domingo, por ejemplo, lo hacen. La realidad es que hay muchísimo trabajo de todo el mundo en este programa", añade el presentador.

Si trabajas una hora más que el de al lado, lo normal es que te vaya mejor

Pablo Motos

Así es. Para conseguir entretener cada noche y mantener al espectador pegado a la pequeña pantalla, El Hormiguero deja de ser un programa y se convierte en un modo de vida. Nada escapa a la improvisación, aunque desde el otro lado de la pantalla el ritmo ágil del programa, las salidas de los invitados o el humor de los colaboradores pueda parecer que sí.

Cada día se ensaya el programa que se va a realizar esa noche aproximadamente a las 19.00 horas. Pablo Motos se prepara las entrevistas a conciencia tras un trabajo de documentación descomunal en el que el equipo busca y rebusca lo más curioso de cada invitado. Se ensaya todo, se controla todo y se hace de manera que haya margen para corregir antes de que empiece el programa. Los nervios, por la tarde. Antes de empezar tiene que reinar la calma. A todo esto hay que añadir que para el programa lo más importante es el invitado y el espectador. El invitado, sea quien sea, tiene que disfrutar a tope, "divertirse", y, para ello, no se ponen puertas al campo. Cueste lo que cueste, aunque, como muchas veces han señalado desde el equipo, Pablo Motos mire con lupa los gastos. Si hay que contratar al mejor equipo de animación 3D para sorprender al mismísimo Tim Burton, se contrata.

"Sin duda, una de las claves del éxito de El Hormiguero es tener mucho cuidado con los detalles. Todo el equipo está pendiente de que lo que se ve, y lo que no se ve, esté perfecto. La segunda es tener valor para ser auténticos. Nosotros hacemos el programa con una libertad total y todo el mundo puede decir -de verdad- lo que le dé la gana. Y la tercera es trabajar una hora más... Si trabajas una hora más que el de al lado, lo normal es que te vaya mejor que al de al lado", sentencia Pablo Motos.

Los resultados son la muestra de que la forma de trabajar y la absoluta dedicación del equipo, funcionan. En la segunda semana de esta temporada 17, El Hormiguero marcó la mejor semana de toda su historia. "Estamos muy contentos con el programa que hacemos. Pero que después de 17 años tengamos nuestros mejores datos de audiencia es un sueño que ni siquiera habíamos soñado. Haremos todo lo posible por estar a la altura", afirma el presentador.

¿Cómo se gestiona este éxito tanto a nivel profesional, delante de las cámaras, como a nivel personal, detrás de las cámaras?

P. Motos.- Intento rodearme de buenos amigos que tienen confianza para avisarme si se me va la olla.

Muchas veces, ha sido Jorge Salvador, para el que la clave de El Hormiguero es «la pasión», el que ha revelado lo poco que le gusta a Pablo Motos que algo se escape a la improvisación o que algo le pille por sorpresa. «Se le nota enseguida en la cara», ha afirmado en más de un programa. De ahí que Pablo Motos viva literalmente para El Hormiguero y quiera que su equipo se entregue al programa tanto como él. No hay horarios, no hay excusas, hay mucho trabajo y un alto precio personal, que tiene su contrapunto no sólo con el éxito de cada noche en audiencias sino con el interés que el programa genera cada día.

Después de tantas temporadas, de tanto trabajo, de la exposición que supone ser el presentador y padre de tal monstruo televisivo y de tantos sacrificios, al jefe de El Hormiguero sí le alcanzaron los nubarrones y la intención de abandonar. Pero sólo fue una tormenta pasajera, un chaparrón, del que Pablo Motos consiguió salir airoso y fortalecido. Una especie de resurrección de las cenizas como un Ave Fénix. «En la temporada 8 estuve a punto de dejarlo, pero ahora me siento muy a gusto con lo que hago y de momento la salud me respeta, así es que diría que estoy más cargado de ilusión que nunca», confiesa Pablo Motos.

El mayor coste de 'El Hormiguero' han sido las horas que he perdido junto a mi mujer y mis hijos

Jorge Salvador

De hecho, El Hormiguero es experto en salir de los pozos. Lo que para muchos suele ser una condena, en El Hormiguero lo transforman en una oportunidad. Ocurrió durante la pandemia, la cual para Pablo Motos y Jorge Salvador ha sido uno de los mejores momentos que han vivido en las 17 temporadas de vida del programa.

Cuando se aplicó el estado de alarma, Pablo Motos dio un giro a El Hormiguero convirtiéndolo en una mesa de anécdotas, que aún hoy se mantiene, de confesiones, de humor y de cercanía que funcionó a la perfección desde el principio. Cuando más gente se sentaba delante del televisor, cuando más gente necesitaba la televisión, cuando la televisión más se convirtió en la única herramienta para evadirse, El Hormiguero decidió seguir al pie de cañón, y no fue fácil. A trabajar sólo iban los imprescindibles y siempre tras haberse realizado las pruebas oportunas, el resto del equipo teletrabajó. Se adaptaron al cambio en un tiempo casi imposible y con mucho miedo en el cuerpo. "Había que ayudar a la gente", aseguraron entonces desde el programa, orgullosos de lo que hicieron.

El HormigueroJorge Salvador, en El Hormiguero.ANTENA 3

Se pagó un alto precio, en ocasiones muy costoso para la cara vista. Difícil es olvidar los charcos y polémicas en los que se vio envuelto Pablo Motos por convertirse en el acompañamiento nocturno en uno de los peores momentos de la sociedad. Sus opiniones sobre el coronavirus, sus críticas a la gestión de la pandemia... No importó, porque ·creo que lo más importante que hemos hecho es hacerle compañía a la gente durante ese tiempo... Y no borraría nada. En el programa arriesgamos mucho y por lo tanto es normal que nos equivoquemos".

Hay una pregunta que no puede faltar para entender el funcionamiento de El Hormiguero y la razón de que sea imbatible: ¿por qué? «El mayor beneficio, sentir que hemos hecho un poco de historia de la tele en España».


Etiquetas:  #Así #es #un #día #en #las #tripas #de #El #Hormiguero #La #clave #de #nuestro #éxito #es #trabajar #una #hora #más #que #el #de #al #lado

COMENTARIOS