Así localizan Max y sus amigos objetivos rusos tras la línea enemiga: ''Es para proteger nuestra tierra''
03:22
6 Septiembre 2022

Así localizan Max y sus amigos objetivos rusos tras la línea enemiga: ''Es para proteger nuestra tierra''

EL ESPAÑOL entrevista a un joven partisano ucraniano que relata su experiencia colaborando con el Ejército seis meses después de la guerra. 

Max es un chaval ucraniano de apenas 20 años que, hasta el pasado 24 de febrero, llevaba la vida normal que cualquier estudiante de su edad lleva en cualquier lugar. Pero aquel 24 de febrero, Rusia empezó a bombardear Ucrania e invadió el país. Su vida cambió de repente. Y Max pasó de la noche a la mañana a convertirse en partisano, un joven guerrillero que trabaja para el Ejército ucraniano. Esta es su historia y así la cuenta para EL ESPAÑOL, desde su casa de Jersón (región que se encuentra bajo dominio ruso), donde tiene su base de operaciones.

La entrevista se hace por videollamada. Max aparece en primer plano y detrás de él sólo se ve una pared desnuda. Sobriedad absoluta. Una de las primeras cosas que explica es que "toda la región de Jersón está implicada en este movimiento partisano". 

"Fue tan rápida y tan violenta la invasión rusa que por eso mucha gente se unió a este movimiento" que, según detalla, tiene diferentes categorías. "Se trata de un movimiento internacional en el que además de civiles también hay soldados y milicias y mucha gente que está sufriendo la guerra. Es un movimiento tan amplio que aglutina tanto a chicos jóvenes como a gente mayor", relata. Y aclara que las personas de estos dos últimos grupos de edad hacen labores tan diversas como "la creación de pegatinas con la bandera de Ucrania y las van repartiendo por toda la región de Jersón".

Ese es el nivel más básico, pero donde se concentra la mayor parte del trabajo es "en los frentes de información". Max y sus colegas de la región de Jersón tienen una aplicación para móviles en la que notifican todas las posiciones de las tropas rusas. Ellos se dedican a investigar y a detectar las posiciones en las que se encuentran los soldados rusos y se las envían a los militares ucranianos. "Es de una gran ayuda y se envían desde diferentes puntos de la geografía ucraniana".

Él mismo tuvo la ocasión de comprobar con sus propios ojos que lo que hacía era algo realmente valioso. Fue a mediados de marzo: "Tuve que salir corriendo y mudarme del lugar de operaciones en el que me alojaba junto con mis compañeros porque muy cerca de nuestra localización había objetivos estratégicos". Tomaron la decisión de mudarse a las afueras de Jersón, "muy cerca de la carretera que conduce a Mikolaiv". Y entonces se encontraron con un gran número de tropas enemigas que se dirigían a Mikolaiv (ciudad que actualmente se encuentra bajo dominio ucraniano).

Desde el balcón de su apartamento Max y sus compañeros encontraron unas prismáticos que les sirvieron para detectar "una hilera enorme de tropas rusas en medio del campo". Había "largas columnas, eran como unas 20 unidades de tropas rusas, así que decidimos enviar la localización al Gobierno ucraniano". Las Fuerzas enemigas "estaban a unos 10 kilómetros de nosotros y en cuestión de 10 minutos fueron destruidas por Ucrania. Así que realmente nuestro trabajo funciona porque yo mismo lo he visto".

Hasta ese momento, Max no era consciente de cuánto se estaba arriesgando "porque no pensaba que Jersón iba a ser ocupado tan rápido y lo único que podía hacer legalmente o sin riesgo era donar. Pero yo quería servir de ayuda. Lo único que quería hacer era ayudar al Ejército ucraniano a proteger mi tierra".

Guerra Rusia -Ucrania

Guerra Rusia-Ucrania Ucrania

Etiquetas:  #Así #localizan #Max #y #sus #amigos #objetivos #rusos #tras #la #línea #enemiga #Es #para #proteger #nuestra #tierra

COMENTARIOS