Así se ahorra energía y se evitan las emisiones en el proceso de reciclaje más grande del mundo
10:56
29 Diciembre 2022

Así se ahorra energía y se evitan las emisiones en el proceso de reciclaje más grande del mundo

Un sistema de recuperación de calor diseñado por Endesa X ha permitido a la fábrica de la multinacional química Showa Denko en A Coruña ahorrar hasta el 70% en su factura energética. 

Existen dos procesos para la fabricación de acero. El primero precisa de la utilización del mineral de hierro mientras que el segundo se lleva a cabo mediante el reciclaje de chatarra. Entre ambas opciones, parece evidente que la segunda es la más sostenible para la obtención de este material y, por su volumen de producción a nivel mundial, se considera el proceso de reciclaje más grande del mundo.

Este reciclaje se realiza principalmente a través de hornos eléctricos -que producen un tercio del acero mundial-, un proceso que requiere una pieza fundamental en su engranaje: los electrodos de grafito. Estos componentes son los que permiten generar la corriente eléctrica necesaria para fundir la chatarra y también permiten “ahorrar hasta un 80% de las emisiones de CO2”, apunta David Germade Mosquera, director general de operaciones de la fábrica de Showa Denko en A Coruña. Esta compañía japonesa es el proveedor más grande del mundo de electrodos de grafito y, como parte de su estrategia de descarbonización, ha implantado recientemente una solución tecnológica en su planta en España que les permitirá ser más sostenibles y ahorrar en la factura energética.

Como gran empresa industrial, “las partidas que generan la mayor parte de las emisiones son las que resultan directamente de las actividades realizadas en la fábrica, siendo el proceso en sí nuestra principal fuente de emisión junto con la combustión de gas natural”, asegura Germade. Con la tecnología existente, aún no es posible para esta compañía evitar las emisiones de sus procesos de fabricación, por lo que han empezado a “valorar posibles fórmulas para capturar o compensar ese CO2, reducir las emisiones e intentar recuperar la energía que liberamos”.

Interior de la planta de producción de Showa Denko.

Interior de la planta de producción de Showa Denko.

Para ello Endesa X ha desarrollado un sistema de recuperación de calor para su planta de producción en España. El sistema, hecho a medida para Showa Denko, aprovecha la energía térmica que se pierde en la etapa de cocción de los electrodos de grafito, utilizando como fuente de energía el calor del aire que sale a más de 1.000ºC por las chimeneas de los hornos de cocción. Se trata de un sector, asegura Roberto Díaz Sánchez, director de producto HVAC en Endesa X, en el que “las mayores reducciones de CO2 están en las recuperaciones de calor, porque lo que hacemos es evitar emisiones de industrias que tienen muchísimo consumo de gas. Si logras quitar tan solo un 20% de las emisiones ya son miles de toneladas de CO2”.

Según explica el director de operaciones de la fábrica de Showa Denko, “en nuestros procesos industriales se estima que entre el 20 y el 50% de la energía consumida en procesos industriales se pierde en forma de calor residual. Si aprovechamos esa energía reutilizable, conseguimos un triple objetivo: reducir su consumo de energía primaria, las emisiones contaminantes y sus costes energéticos, con el beneficio añadido de que dicha energía primaria es gas natural que contribuye al aumento de generación de gases de efecto invernadero y que, por tanto, la reducción del consumo de la misma lleva aparejada una reducción de la huella de carbono”.

Se estima que con la implantación de esta solución la fábrica podrá ahorrar hasta un 70% en el consumo de las calderas de gas y un 30% en el consumo eléctrico de las estufas, evitando así la emisión de 2.772 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año. “Este sistema nos da, además, un mejor posicionamiento en el mercado en cuanto a sostenibilidad”, afirma Germade.

El kilovatio más sostenible es el que no se consume

El proyecto de recuperación de calor que Showa Denko ha puesto en marcha de la mano de Endesa X es el primer paso de un plan de descarbonización más amplio que parte con un objetivo claro: dejar de consumir gas natural. Para ello la primera medida a implementar ha sido la eficiencia energética, concretamente la recuperación de calor para “conseguir aprovechar lo que el cliente está tirando de manera gratuita''. Con este tipo de soluciones, además, “no hay que cambiar los equipos, simplemente instalar la tecnología de los recuperadores”, explica Roberto Díaz Sánchez.

El segundo paso de un plan de descarbonización como este son las fuentes energéticas y la electrificación de las mismas. “Cuando tenemos un proceso industrial estamos ante tecnologías como la biomasa, el biogás o el hidrógeno verde”, resume el director de producto HVAC de Endesa X. Posteriormente, se estudia la posibilidad de apostar por el autoconsumo a través de la instalación de fotovoltaica o, “el resto de energía eléctrica que no se pueda autoconsumir, intentar darle un suministro con garantías de origen renovable”. Por último, “si quedara alguna tonelada de CO2 por descarbonizar, le asesoramos en estrategias de compensación y captura”, concluye Díaz.

Tradicionalmente, el sector industrial había sido más reacio a implantar soluciones de eficiencia energética y sostenibilidad, bien porque las tecnologías no eran lo suficientemente potentes o porque las inversiones requeridas para ello no resultaban rentables en el corto plazo. Hace una década, la instalación de una bomba de calor industrial, por ejemplo, podría suponer un periodo de amortización de ocho años, sin embargo, ahora la mayoría de empresas o industrias cuenta con alguna solución de climatización de este tipo.

Hay varios factores que han empujado a los negocios hacia el camino de la sostenibilidad, además de un genuino compromiso medioambiental y mayor concienciación social. Entre ellos el creciente precio del gas, que ha hecho “que estos proyectos empiecen a ser muy rentables en 3 o 4 años. Además empiezan a venir ayudas de Europa que te cubren alrededor del 25% de la inversión, lo que los hace aún más rentables”, señala Díaz. Por otro lado, “la descarbonización viene cada vez más impuesta por normativa” aunque, sin duda, el avance logrado en la tecnología, mucho más madura y con rendimientos mucho mejores, finaliza el director de producto HVAC de Endesa X, “hace la inversión mucho más atractiva para las empresas”.

Andorra Branded Content Carbón Ciudades Descarbonización Endesa Energías renovables Marcas Ñ Sostenibilidad Transición energética

Etiquetas:  #Así #se #ahorra #energía #y #se #evitan #las #emisiones #en #el #proceso #de #reciclaje #más #grande #del #mundo

COMENTARIOS