Austin Butler, de clon de chico Disney al más fiel clon de Elvis
08:09
21 Junio 2022

Austin Butler, de clon de chico Disney al más fiel clon de Elvis

El protagonista del desmadrado 'biopic' del rey del rock firmado por de Baz Luhrmann se convierte en el último capricho de Hollywood

Festival de Cannes Elvis, más lejos, más alto, más fuerte... más kitsch

Cuando Michael Keaton era Michael Keaton y no sentía la necesidad de ser nadie más que Michael Keaton hacía películas donde salía él: Michael Keaton. En una de ellas, se le veía muchas veces. En Mis dobles, mi mujer y yo, Harold Ramis imaginaba la posibilidad de la clonación como remedio contra la falta de tiempo cotidiana. Y Michael Keaton, él era el protagonista, se duplicaba una y otra vez. El problema, y ahí la gracia, era que cada vez que se clonaba de un clon se volvía un poco más idiota. Y así hasta que la estupidez extrema empezaba a confundirse con la más radical cordura. Y entonces, ya sí, era completamente imposible distinguir lo auténtico de la copia, el original de lo clonado.

Austin Butler no es Michael Keaton, pero merecería serlo. Él fue el elegido, antes que opciones más evidentes como quizá Harry Stiles, para dar vida a probablemente el personaje más imitado, más clonado por tanto, de la galaxia. Él es, en efecto, Elvis en Elvis, la desproporcionada película de Baz Luhrmann que se estrena ahora y que nos devuelve al rey del rock como si del mismísimo Michael Keaton se tratara. Su reciente paso por el Festival de Cannes le coronó, a Butler no a Keaton. Lo hace tan bien, se mueve tan de acuerdo con el patrón que el imaginario común ha forjado del mito, que por un momento se antoja del todo imposible distinguir al clon del propio clon de sí mismo que acabó por ser el icono pop de Memphis. Clon por clon, reclón, que diría la copia más imbécil de, otra vez, Keaton.

Cuentan las crónicas que Priscila, la viuda, no pudo contener las lágrimas en el Gran Teatro Lumière de la Croissete. También dicen que se vio a Tom Hanks --que en la película oficia de malvado en la piel del célebre mánager conocido como El Coronel-- debajo de una butaca en busca de la gloria usurpada por un recién llegado. Pero eso es otro asunto.

«Simplemente no estaba preparada para esto. Cada respiración de Austin, cada movimiento... era su propio espíritu. Si mi esposo estuviera aquí hoy, le miraría a los ojos y le diría: '¿Cómo te atreves? Tú eres yo'», escribió la mujer en algún sitio. Llanto por llanto, el propio Butler, también lloró. «He vivido con él durante tres años, así que la sensación de hacerle justicia delante de Priscilla, Lisa-Marie, Riley y toda su familia no me podría hacer más feliz», contestó el aludido. Lágrima por lágrima, relágrima.

Si se mira de cerca, la de Butler es la historia de la independencia y empoderamiento de un clon. Hasta ahora, este hombre de 30 años y rasgos carnalmente perfectos, podía presumir con orgullo de ser completamente indistinguible de cualquiera con un pasado que igual remitía a Disney Channel (donde empezó a la sombra de Miley Cyrus); que a las revistas que brillan (su largo noviazgo con Vanessa Hudgens lució más portadas que vergüenza); que a la publicidad cara (su reloj también deslumbra). Por supuesto, si se le preguntaba, él decía que quería ser actor de los fetén y, probablemente aconsejado por alguien, hasta decía que quería ser Leonardo DiCaprio. De momento, le ha copiado su afición a las novias mucho más jóvenes y ahora se hace fotos con Kaia Gerber, modelo, hija de la modelo Cindy Crawford y nacida una década después de él. Es decir, todo un prototipo de biografía clonada.

Y de repente, todo cambió. Primero fue Denzel Washington el que le señaló para que le acompañara en Broadway en la obra The Iceman Cometh, de Eugene O'Neill. Luego Tarantino le dio un par de frases («Soy el diablo y hago lo que haría el diablo») en Érase una vez en Hollywood. Y, por fin, Luhrmann, conmovido por la prueba de casting en la que Butler recordaba que él y Elvis tenían la misma edad (23 años) cuando perdieron a sus respectivas madres, hizo el resto. Y así, el clon consiguió ser mucho más que un clon (ya se anuncia en la próxima entrega de Dune) merced a ser clon del personaje más clonado. Keaton, di algo.


Etiquetas:  #Austin #Butler #de #clon #de #chico #Disney #al #más #fiel #clon #de #Elvis

COMENTARIOS