Ayudas, subvenciones y bonos sorpresa: Sánchez se vuelca con los jóvenes en los Presupuestos de 2022
13:36
7 Octubre 2021

Ayudas, subvenciones y bonos sorpresa: Sánchez se vuelca con los jóvenes en los Presupuestos de 2022

La ministra de Hacienda asume que son un colectivo ''vulnerable'' por su 40% de paro, mientras reduce un 10% la partida para desempleo.

Que la política se ha convertido en venta de mensajes es evidente. Para empezar, este es el segundo día en que se anuncian los Presupuestos Generales del Estado y todavía, en realidad, no se conocen. Habrá que esperar a la semana que viene, después de la Fiesta Nacional, cuando se lleven al Congreso. María Jesús Montero, ministra de Hacienda, decía este jueves que "será seguramente el próximo miércoles".

Lo hacía en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobó el proyecto de ley de las cuentas públicas de 2022. "Los de la recuperación justa", quiso vender, junto a un cartel con fondo azul que lo publicitaba. Los de los "bonos" sorpresa, "subvenciones" y "ayudas a los jóvenes", se entendió de su discurso y de las 24 respuestas que ofrecieron ella y la portavoz, Isabel Rodríguez.

Había mucho de mitin en la comparecencia, y a las dos ministras no se les caía de la boca la palabra "jóvenes" en cada contestación. Ayudas al alquiler, bonos culturales, subvenciones para la vivienda... de todo, menos actuaciones para bajar el paro juvenil, que ya alcanza el 38% en España -el mayor de la UE- mientras se baja la partida para prestaciones de desempleo en las cuentas públicas aprobadas: "Un 10% menos, en consonancia con la evolución del mercado de trabajo".

Pero es que además, desde que el martes pasado una nota de Moncloa dijo que había fumata blanca, se ha instalado la pelea pública en el seno del Gobierno de coalición. La batalla ahora es para que Unidas Podemos o el PSOE se apunten los méritos de las cuentas públicas de 2022.

Pedro Sánchez se sacó de la manga un par de cheques para jóvenes -250 euros al mes durante dos años para pagar el alquiler, y 400 al año para los que se hagan mayores de edad consuman cultura-. Mientras, Yolanda Díaz explicaba que "el cambio de paradigma" que llega gracias a su labora "garantizará el derecho constitucional a la vivienda digna" por insistencia de los morados.

Esas rencillas no impidieron que ambos líderes se hicieran la foto sonrientes en la mañana de este jueves sujetando el tocho amarillo de los PGE que aún ocultan a la ciudadanía. Porque antes de conocer sus tripas, tienen ellos que ir rentabilizando mensajes.

En las imágenes se aprecian levemente las miradas de medio lado a las que se podía subtitular con declaraciones de ambos en estos días: "Los jóvenes no quieren paternalismos", que soltó este miércoles Díaz a propósito del bono para la emancipación de los jóvenes, fue la más explícita de todas. Otras llegan en off, del lado socialista, explicando que "Unidas Podemos vende humo para el consumo de sus bases, pero la intervención de los alquileres no entrará en vigor hasta dentro de tres años, y sólo para muy pocos casos".

Y es que la líder de Podemos, Ione Belarra, vio cómo Sánchez quería tapar su éxito -si así se puede llamar a lograr que 11 meses y una semana después el PSOE cumpla "lo firmado"- promocionando sus cheques "que nosotros desconocíamos". Lo hizo en una comparecencia pública en Sevilla, programada antes del Consejo de Ministros, y los titulares no fueron para el acuerdo, sino para la novedad. Además, en la mesa de Moncloa no comparecía nadie con la chapa morada en la solapa, sino la ministra portavoz y el de Presidencia, Félix Bolaños.

Este último es el encargado, desde hace tres semanas, de reunirse con los grupos parlamentarios para buscar apoyos a sus cuentas públicas. Pero es que los pide sin enseñarlas "ni siquiera dar detalles de cuánto y cómo se va a gastar, ni en qué", explican fuentes del Partido Popular... y de Esquerra Republicana.

De los primeros, es esperable esa frase -de nuevo, el mensaje-, porque lideran la oposición. Pero de los segundos, al fin y al cabo los dueños de los 13 votos clave para sacar las cuentas públicas adelante, la cosa indica que quieren más. ¿Qué más? Lo suyo, algo que vender a su público. Como explicaba un diputado republicando en el patio del Congreso a un corrillo de periodistas, "necesitamos que demuestren que quieren nuestro voto, tal como están las cosas no podemos asumir nosotros la falta de credibilidad del PSOE ante nuestros votantes".

¿Alguien se ha preguntado, a todo esto, en qué consisten de verdad los Presupuestos Generales del Estado de 2022? Sólo se sabe que incluyen 27.633 millones de los fondos europeos Next Generation EU, que el techo de gasto es otra vez récord, de 196.142 millones de euros, casi igual al de 2021, y que el déficit volverá a alimentar una deuda pública que alcanza niveles récord superiores al 120% del PIB. Una situación sólo sostenible porque la UE ha levantado sus reglas fiscales y el BCE sigue inyectando miles de millones en el sistema comprando bonos españoles a bajo precio.

¿Algo más? Lo de los cheques de Sánchez, la introducción del suelo del 15% mínimo en el impuesto de Sociedades para las grandes empresas, y que, a cambio, no habrá bajada del IVA a las peluquerías, ni a los productos de higiene femenina, ni tampoco la prestación universal por crianza que reclamaba Unidas Podemos.

"Hay que esperar a la reforma fiscal y al dictamen de los expertos", insistió este jueves María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión extraordinaria del Gobierno.

De vuelta a lo del marketing de mensajes, la CEOE se queja de que curiosamente, para subirle la tributación a las empresas no haya habido que esperar. Y que, una vez más, se las demoniza... y eso que se las necesita para acordar la reforma laboral y la de las pensiones, que fuentes del Gobierno admiten que "Bruselas no aceptará si no vienen con acuerdo de los agentes sociales".

También se sabe que Montero quiere subir un 2% el sueldo a los funcionarios y en la misma cuantía las pensiones... lo que sería contradecirse con la ley que se está tramitando en el Congreso, pero ya está vigente al haber llegado como real decreto: que los jubilados verían siempre revalorizados sus ingresos con el IPC.

Y es que la subida se hace respecto a la inflación prevista y no a la del año en curso, que ya está en el 4%. El Gobierno alega que el IPC medio de 2021 estará rondando ese umbral del 2%, y que así se cumple la promesa, pero ni unos ni otros lo aceptan.

Consejo de Ministros Isabel Rodríguez María Jesús Montero Presupuestos Generales del Estado

Etiquetas:  #Ayudas #subvenciones #y #bonos #sorpresa #Sánchez #se #vuelca #con #los #jóvenes #en #los #Presupuestos #de #2022

COMENTARIOS