Ayuso aprovecha la ''ambigüedad'' de la ley Celaá para blindar la libre elección de centro
01:42
19 Julio 2021

Ayuso aprovecha la ''ambigüedad'' de la ley Celaá para blindar la libre elección de centro

El Gobierno madrileño aprueba una nueva norma mediante tramitación exprés que entrará en vigor en el curso 2021/2022.

La guerra educativa entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Educación no da tregua. El último movimiento del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha sido aprobar una ley que prevé beneficiarse de la "ambigüedad" de la LOMLOE para "proteger" a la concertada y la libre elección de centros.

La educación concertada y la elección de centro son dos pilares del sistema educativo madrileño que, según fuentes consultadas por EL ESPAÑOL en el Gobierno regional, se van a mantener gracias a una norma aprobada con una tramitación exprés que entrará en vigor en el curso 2021/2022.

La conocida como Ley Maestra de Libertad Educativa dota al sistema madrileño de la seguridad jurídica necesaria para poder continuar con su modelo de enseñanza, sin entrar en contradicción directa con la redacción de la LOMLOE.

El objetivo del equipo de Ayuso es adelantarse a la implantación de algunos aspectos de la legislación nacional (la Ley Celaá) para asegurar la educación concertada y la educación especial. En esa labor puede ayudarle el cambio al frente del Ministerio, tras la salida de Isabel Celaá y la llegada de Pilar Alegría

El movimiento llevado a cabo por el Gobierno de Ayuso es similar al realizado en el mes de enero para proteger los conciertos educativos. Antes de que parte de la LOMLOE entrara en vigor, la Comunidad de Madrid amplió los conciertos educativos de 6 a 10 años aportando un mayor marco legal a estos centros.

Ahora, la estrategia es aprovechar un "resquicio legal" dentro del margen que da la norma nacional para "intentar consolidar los principios del sistema educativo madrileño", dicen desde el equipo de Ayuso.

"Tanto la concertada como el distrito único son valores de nuestro sistema educativo que tienen gran aceptación y queríamos salvaguardarlos", insisten. Ese valor del que habla Educación de Madrid es eliminar el parámetro de cercanía a la hora de elegir centro.

Distrito único

Toda la ciudad de Madrid se considera un distrito único y no hay opción de que el parámetro de la ley Celaá (en el que la cercanía puntúa mucho a la hora de elegir colegio) tenga cabida. "Si la norma habla de que esto puede puntuar un máximo o un mínimo, se reduce al mínimo con el distrito único", explican.

"Existe un amplio porcentaje de alumnos en Madrid capital que, tanto para la pública como para la concentrada, eligen otros centros que no están en su distrito", añaden.

En estos momentos la ley Celaá está pendiente de buena parte de su desarrollo y es ahí donde entra la estrategia autonómica. Pero no ha sido posible realizar la misma estrategia en todos los puntos. Por ejemplo, aunque el Gobierno madrileño esté en contra de dejar que alumnos con suspensos obtengan el título de bachillerato, no se puede negar a hacerlo. 

El controvertido apartado de la norma por el que se puede pasar de curso con suspensos es algo que el Ministerio de Educación sí tiene cerrado y a lo que Madrid no puede buscar una escapatoria. Lo logró este año -porque la norma no estaba implantada plenamente- pero el curso que viene deberá ajustarse a la ley.

Por ello, la Consejería de Educación madrileña ha confirmado que con su Ley Maestra promoverá la realización de pruebas externas que fomenten la calidad educativa. Una apuesta, según confirman, que pretende "paliar la premisa" de la LOMLOE de promover la promoción con suspensos.

Educación especial

Otro de los pilares de la nueva ley del equipo de Ayuso es la educación especial. Al contrario que ocurre con la norma del Ministerio, desde Madrid apuestan por mantener los centros educativos especiales. Consideran que es "mejor" para el alumno.

"La elección siempre es de los progenitores", reiteran. Aun así, su propuesta es dar el derecho a la elección de centros especiales y no eliminarlos por completo "transfiriendo sus recursos a los centros ordinarios", como aseguran que hace el Ministerio de Educación.

Fuentes del Ministerio de Educación reiteran que la norma orgánica "garantiza la libertad de elección de las familias y la existencia de la concertada". Aun así, añaden que esta es una ley orgánica y "una ley autonómica no puede contravenirla".

Entre sus líneas principales, la conocida como Ley Maestra de Libertad Educativa madrileña se ha presentado con el objetivo de "garantizar la igualdad de oportunidades, la enseñanza en castellano y fomentar la excelencia académica".

Además, pretende regular la "normalización, inclusión, no discriminación e igualdad de oportunidades" para los estudiantes con necesidades educativos especiales

La ley de Ayuso

Tras su paso por el Consejo de Gobierno, el texto ha sido remitido a la Asamblea de Madrid para su debate y entrada en vigor. Según datos de la Consejería, la ley se aplicará en los centros educativos sostenidos con fondos públicos. "Más de 1,2 millones de estudiantes se beneficiarán de ella".

En la actualidad, el 54,5% de los alumnos de la región está escolarizado en centros públicos, mientras que 29,6% lo hace en concertados y el 15,9% en privados. El número de alumnos escolarizados en la modalidad de Educación Especial en centros sostenidos con fondos públicos es de 5.839, de los que 2.974 pertenecen a centros públicos y 2.865 a concertados.

Del mismo modo, Educación asegura que con su modelo, el 95,8% de las familias madrileñas ha obtenido plaza en el colegio elegido como primera opción para escolarizar a sus hijos de 3 años para el próximo curso escolar 2021/22. La cifra supone un aumento de casi dos puntos con respecto a los datos registrados el pasado curso.

Madrid Educación especial Ley Celaá Isabel Celaá Isabel Díaz Ayuso Ministerio de Educación y Formación Profesional

Etiquetas:  #Ayuso #aprovecha #la #ambigüedad #de #la #ley #Celaá #para #blindar #la #libre #elección #de #centro

COMENTARIOS