Benzema ofrece una prueba de vida a lo Panenka del Real Madrid en el Etihad
10:18
27 Abril 2022

Benzema ofrece una prueba de vida a lo Panenka del Real Madrid en el Etihad

Un penalti lanzado por el francés mantiene al conjunto blanco vivo tras un partido muy ofensivo de los de Pep Guardiola (4-3)

El enojo de Guardiola La presunta "diversión" en su duodécimo triunfo contra el Madrid Genialidad táctica Cómo acabar de una vez con el Madrid El panenka de Benzema "Los del banquillo sabíamos que la iba a picar" El cortador de césped El Real Madrid hirió el ego de Guardiola

El Etihad era una parrilla, y no por la agresividad de sus aficionados. No. Lo era por el frenético ataque con el que Guardiola quiso abrasar al Madrid, sujeto una y otra vez a sus pruebas de vida, la última a lo Panenka, de Benzema. Osadía o desafío, o ambas cosas. La derrota por la mínima no exige nada tremendo a la épica, pero no conviene ser avaricioso con el destino. La palabra la tiene ahora el Bernabéu. La de Guardiola será la misma. No lo duden. Sabe que al Madrid no lo detiene sólo el fútbol. Necesita el fuego. [Narración y estadísticas (4-3)]

Por tres veces tuvo desventaja de dos goles el equipo de Ancelotti y por tres veces la redujo en un partido a ritmo de 'thriller' al que no faltaron espontáneos, dos niños, pero en el que mucho tuvieron que decir los errores en defensa de ambos equipos. Los del Madrid, gruesos.

Los síntomas eran todos favorables al City, pero apenas hubo que esperar a comprobar sus efectos. En dos minutos ya se ven cosas. Es la puesta en escena. Presionante, en campo contrario, intensa. Mahrez tomó el primer balón escorado, profundizó entre la duda y la falta de comunicación, Carvajal y Militao, y su centro fue una perla. De Bruyne la cazó con el pincel. Este belga de pelo rojo tiene algo de incomprendido, algo de Van Gogh, pero pinta el fútbol como pocos. Como Benzema. El gol del francés que devolvía al Madrid a la realidad y a la eliminatoria tuvo similitudes, en el centro, en los problemas de la defensa y en la definición, pero para ello habría que esperar un tercio de partido, un tercio muy malo del Madrid.

ERRORES EN DEFENSA

Cuando Ancelotti elogiaba el trabajo defensivo que hizo en el Etihad el Atlético sabía de que hablaba. No era ironía. Los suyos no eran capaces siquiera de imitarlo, mal parados, lentos en la anticipación. Guardiola había optado por Gabriel Jesus como 'nueve' en lugar de Bernardo Silva, al que desplazó al centro del campo para que desplegara su sabiduría y su sudor. El portugués es el futbolista que todos los entrenadores quieren. Ve, remata, marca y descubre las debilidades de su equipo. En el arranque era Stones, forzada su alineación porque el City sufre una plaga en el lateral derecho. Guardiola acabó por reconocer su error y puso en su lugar a Fernandinho, galones ante Vinicius, pero también años. En el primer mano a mano, el madridista lo mató. Es la fuerza de la juventud.

El City no sólo monopolizaba la pelota, sino que ganaba los duelos individuales. Modric y Kroos estaban desaparecidos, desnudos sin balón, y atrás se acumulaban las indecisiones cuando el City llegaba con mucha gente al área. Una combinación entre Foden y De Bruyne, en una banda que era para Carvajal como el túnel del terror, acabó con un balón del belga al área. Gabriel Jesus se anticipó a Alaba, giró sobre sí mismo y alojó la pelota en la red. Fácil, demasiado fácil. El central austriaco había estado en duda por su lesión en Pamplona y la realidad confirmó, como en el caso de Stones, que su alineación fue un error. Nacho le sustituyó tras el descanso. El problema era que su par, Militao, tampoco estaba en su mejor versión.

LA REACCIÓN A TIEMPO

Al Madrid, con dos goles por debajo, ya no le servía la espera. Quedarse en la cueva era suicida. Salir concedía una oportunidad, aunque no sin riesgos, como demostraron las llegadas de Mahrez y Foden, que podrían haber abierto una vía de agua ya irreparable. Benzema levantó entonces el estandarte y agitó a Vinicius, que podría haber atacado más las debilidades de Stones. La presión provocó perdidas, incertidumbres en los de Guardiola. Por esa vía llegó el gol, coronado por el francés del mismo modo que lo había hecho De Bruyne.

La personalidad de Benzema se impuso por momentos en el Etihad, algo que se podía palpar en las sensaciones de los aficionados 'citizens' cuando tomaba el balón. Sabían dónde estaba el peligro. El paso adelante del Madrid acabó con la tranquilidad de Rodri, sobre el que la pelota había pivotado con la mirada de un mariscal de campo. Ahora, no. Aparecían Modric y Kroos, y llegaba la guerrilla.

Bernardo Silva festaja el provisional 4-2 en Manchester.Bernardo Silva festaja el provisional 4-2 en Manchester.AFP

El City, sin embargo, no se amilanó. En una de sus mejores versiones de la temporada, empujó nada más volver tras el descanso con la misma energía pero sin el dominio de la posición como al principio. Un error de Militao en una cobertura dejó el campo abierto a Mahrez. Progresó el argelino, vertical, hasta cruzar su disparo. Lo repelió el palo y el rechace lo cazó Foden para que Carvajal lo sacara sobre la línea. El guion volvía al principio, confirmado con el gol de Foden, tercero del City, tras un error de Mendy en la salida que aprovecharon los futbolistas de Guardiola para buscar en el centro sin que ningún jugador del Madrid estuviera en su sitio.

La ventaja volvía a llevar al Madrid al abismo, cuando Vinicius hizo un engaño a Fernandinho, atravesó todo el campo y batió a Ederson. El gol de un grande en un partido grande. Ya nadie puede dudar de su talla. El resultado volvía a reducir la distancia hasta que un balón mal resuelto en el área del Madrid dejo el tiro imposible a Bernardo Silva. Había que volver, y el equipo de Ancelotti lo hizo hasta que la mano de Laporte puso a Benzema en los 11 metros. Los fallos recientes estaban en su cabeza. Los mató a lo Panenka y dio vida al rey de la Champions. ¡Larga vida!


Etiquetas:  #Benzema #ofrece #una #prueba #de #vida #a #lo #Panenka #del #Real #Madrid #en #el #Etihad

COMENTARIOS