Benzema y Vinicius, al rescate en Mestalla
12:16
20 Septiembre 2021

Benzema y Vinicius, al rescate en Mestalla

Dos goles de su pareja atacante decantan la postrera remontada del equipo de Ancelotti, que se coloca líder en solitario (1-2).

El sueño goleador Benzema-Vinicius "Es una suerte tenerles" 1-2 en Mestalla Narración y estadísticas Dani Carvajal 15 partidos, renovación... y lesión Clasificación El Madrid, líder en solitario Davide Ancelotti Un 'enfermo' del fútbol a la sombra de Carlo

Imposible dar por muerto al Real Madrid. Nunca. Es una máxima que ya pueden grabarse a fuego los rivales. Contra viento y marea, el equipo de Carlo Ancelotti compite hasta el último aliento. No arrolla, cierto, pero lleva a los rivales a la extenuación. En dos minutos de locura en Mestalla fue capaz de darle la vuelta a un marcador que el Valencia había cincelado con esfuerzo y sobreponiéndose a todos los obstáculos... hasta que dieron un respiro a Karim Benzema y Vinicius, capaces de tumbar su obra.

Necesitan los colideres un reto contra el que medir la seriedad de las intenciones. El Real Madrid otro rival con pedigrí en una atmósfera que le ha ahogado las dos últimas temporadas. El Valencia un gigante que hiciera ganar más adeptos a la fe de José Bordalás. Pese a la dolorosa derrota, lo logró.

El calendario había sido tan benévolo con ambos que era necesaria una prueba que determinara cómo Ancelotti ha impreso su sello en el equipo blanco y el técnico alicantino resucitado al que hace una mayoría de edad que no se veía disputando la cabeza de la tabla mano a mano con los blancos.

Carrusel de lesiones

Se dibujaba un partido intenso, con duelos prometedores. El Valencia, concentrado, intentaba incomodar la salida de la pelota del oponente. Los genes de antaño ha resurgido y permiten aventurar a Mestalla una tregua de seda después de demasiado tiempo esperando que llegara un buen año. Vigilancias sobre Eden Hazard y un ojo puesto en Vinicius Jr, que se marcó un eslalon entre seis valencianistas para toparse con su villano de la noche, el paraguayo Omar Alderete, que también sobrevivió a una ruleta de Hazard enseñando galones. El belga se multiplicó en una banda reconstruida sin Gayà, con Foulquier exigido y Hugo Duro en las ayudas. De un escapada suya nació el disparo de Fede Valverde que calentó las manos de Mamardashvili.

El duelo latía sin dueño, pero la efervescencia desapareció al ritmo de un carrusel de lesiones. Cayó Carlos Soler, capitán y alma del Valencia. Con lágrimas en los ojos tuvo que abandonar el partido en el que ha marcado en las dos últimas temporadas. No fue el único. En un carrera con Vinicius, Thierry Correia también se rompió. El equipo de Bordalás tenía que remendar las bandas en apenas 20 minutos. Pero el mal de las lesiones también atacó el Madrid y Lucas Vázquez tuvo que sustituir a Carvajal por molesias en el gemelo derecho. Empezaba otro partido que tardó en volver a acelerarse.

Lo activó Hugo Duro, que no llegó a recoger un centro raso de Maxi Gómez con Thibaut Courtois batido, y respondió Casemiro. Andaba el Madrid queriendo amasar el juego y se atascó. Muestra de ello es que a Benzema apenas chutó en un estadio en el que marcó en las tres últimas visitas ligueras.

Nervios de Mamardashvili

Sólo con píldoras de talento obligaba a un Valencia instalado en la supervivencia. Necesitaba respirar y el rival les dio aliento. Entonces pareció Courtois. Con el tiempo cumplido, cazó un cabezazo de Gabriel Paulista, pero a la vuelta del vestuario aún tuvo más trabajo. Sacó un remate a bocajarro otra vez de Hugo Duro, vio cómo se le escapa alto una pared con Gonçalo Guedes y también cómo un derechazo del portugués se elevaba por encima de su larguero. A Ancelotti le tocó sacudir la campana para despertar sus hombres y mirar al banquillo buscando a Eduardo Camavinga y Rodrygo. El Valencia, incluso herido, se estaba resistiendo.

El Madrid trataba de reaccionar, plano, incapaz de crear mas que ingenuos remates hasta de Benzema que no inquietaron a un nervioso Mamardashvili. Si en el banquillo trazaba un plan como el que les dio la victoria en San Siro, se borró de un plumazo cuando un larguísimo cambio de juego de Foulquier lo tocó de cabeza Lucas Vázquez para dejar en ventaja a Hugo Duro que, a la tercera, no erró. Borró en su debut aquel 'Tocó en Hugo Duro' que fue cántico en la Copa del 2019.

Quiso el Real Madrid espabilar reactivando más su centro del campo con la entrada de Isco y Luka Jovic, todo para complicar a Daniel Wass y Hugo Guillamón, más cómodos de lo que hubieran soñado. El rival, llevado en volandas por la euforia colectiva y el marcador, andaba justo de fuerzas. Lo vio Bordalás y trató de apuntalar la que sería su primera victoria ante los blancos, pero no fue suficiente. Apareció Benzema, le regaló una asistencia de oro de Vinicius y se aprovechó de la bisoñez del meta valencianista cuando Mestalla ya no esperaba la contundente respuesta de un equipo que jamás se da por vencido.


Etiquetas:  #Benzema #y #Vinicius #al #rescate #en #Mestalla

COMENTARIOS