Birmania, reino de terror y sangre: ''Los soldados están disparando a los niños''
01:34
29 Marzo 2021

Birmania, reino de terror y sangre: ''Los soldados están disparando a los niños''

La jornada de protestas ayer acabó con 114 personas asesinadas por militares y policías en 44 ciudades del país. Entre las víctimas habría seis menores, incluso un niño de cinco años

Birmania Más de 90 manifestantes, entre ellos un niño de cinco años

"Mi hijo está muerto", gritaba el sábado por la tarde un padre desde el asiento trasero de un coche que iba camino del hospital de Mandalay, la cuarta ciudad más grande de Birmania. En brazos llevaba el cadáver de su hijo de 13 años. Un soldado le había disparado en el cuello.

Unas horas después, también en Mandalay, los militares abrieron fuego contra un grupo de manifestantes en el distrito de Min Te Ei Kin. Una bala golpeó el pecho de Aye Ko, un hombre de 40 años, con cuatro hijos, que se ganaba la vida vendiendo botellas de arroz gelatinoso. Según relata el diario Myanmar Now, los soldados recogieron a Ayle Ko, herido en el suelo tras el disparo, y lo tumbaron sobre la pila de neumáticos en llamas que los vecinos habían colocado como barricadas para intentar frenar el paso de los militares.

"¡Ayúdame, madre!", gritaba Ayle Ko mientras su cuerpo ardía, según cuentan algunos testigos, que han subido este domingo varias fotos a Facebook mostrando los restos carbonizados del hombre. Más imágenes de fuego se han visto este mediodía en Mandalay, cuando varios soldados han quemado residencias del municipio de Pyigyidagun mientras entraban en las casas y detenían a personas que habían participado en las protestas del sábado contra la Junta militar que dio el golpe de Estado el pasado 1 de febrero, derrocando a un gobierno electo en las urnas. Cerca de 300 personas han perdido sus casas por el incendio.

La jornada de protestas del sábado acabó con 114 personas asesinadas por militares y policías en 44 ciudades de Birmania. Entre las víctimas habría seis menores, incluso un niño de cinco años. El domingo comenzó con más tiros contra un grupo de personas que estaban celebrando en la ciudad de Bago el funeral de Thae Maung Maung, un chico de 20 años que recibió ayer un disparo en la cabeza. En otra ciudad, Monywa, una enfermera llamada Thinzar Hein, también de 20 años, ha sido asesinada. Mientras atendía a dos manifestantes heridos, un coche con soldados se ha detenido frente a la enfermera y uno de ellos le ha disparado un tiro en la espalda.

"Si nos rendimos, si nos encerramos con miedo en casa y aceptamos la dictadura, ellos ganan. Si salimos a la calle, los soldados, que han demostrado ser unos terroristas, no van a dejar de dispararnos. Estamos viviendo un genocidio. Y la ONU tiene un compromiso firmado por todos los países desde 2005 -responsabilidad de proteger- para proteger a una población que está sufriendo un genocidio. Los manifestantes no tenemos miedo a morir y seguiremos con nuestra lucha por la democracia. La única manera de parar esta masacre es que la ONU envíe a sus tropas", reclama Aye Chann Aung, un estudiante de Derecho en Rangún, la capital económica y ciudad más grande de Birmania.

"El mundo tiene que reaccionar, no puedo mirar para otro lado mientras aquí los soldados están disparando a los niños. Ayer murió un niño de cinco años y otra niña de 11 mientras jugaba en la calle, hace unos días fue una niña de siete años la que fue asesinada a tiros en su casa en brazos de su padre... Es una barbaridad", continúa.

Una compañera suya de universidad, May Jerry, sube cada día a su cuenta de Facebook las imágenes de los cadáveres que deja la represión de los militares. Es imposible saber la cifra exacta de fallecidos. Los datos de seguimiento más aproximados los reporta cada día la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), que asegura que más de 450 personas han muerto desde el golpe de Estado.

"Los militares están matando y torturando sin piedad. Les da igual mater un tiro a un niño que acaba de aprender a caminar que a un anciano. También muchas personas desaparecen por las noches de sus casas y al día siguiente las familias sólo encuentran sus cadáveres", explica May.

La estudiante se refiere, por ejemplo, a lo que le ocurrió hace unas semanas al político Khin Maung Latt, de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de la líder Aung San Suu Kyi, derrocado por el nuevo Gobierno golpista. El hombre se encontraba en su casa de Rangún cuando los militares se lo llevaron. Al día siguiente, su familia recibió una llamada diciendo que ya podían recuperar su cadáver en el hospital. Tenía marcas de tortura por toda la espalda. Khin Maung Latt fue el primero de dos funcionarios del ex Gobierno civil en morir bajo custodia del ejército.

"Yo conozco también varios casos de manifestantes a los que arrestaron por las noches. Algunos al día siguiente aparecieron muertos en los hospitales. Otros siguen desaparecidos. Es terrible. Cada noche tengo miedo a que entren en mi casa y me maten por participar en las protestas", dice May.

Este fin de semana está siendo el más mortífero desde el golpe militar. El sábado, mientras en la capital, Naipyidó, Min Aung Hlaing, el líder golpista, celebraba un desfile por el Día de las Fuerzas Armadas, más de un centenar de personas moría en las calles pidiendo la restauración de un sistema democrático que apenas ha durado una década en un país que ha vivido gran parte de su historia moderna bajo el mismo régimen militar que hoy está en el poder.

En el desfile militar del sábado llamó la atención la presencia del viceministro de Defensa de Rusia, Alexander Fomin, quien se había reunido con los líderes de la Junta militar el día anterior. Al evento también asistieron diplomáticos de las embajadas de China, India, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Laos y Tailandia.

Que aquí aparezcan emisarios de Rusia y China al lado de los militares birmanos tiene especial importancia porque ambos países son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, lo que significa que tienen derecho a veto y a bloquear cualquier acción potencial del organismo en Birmania, como así han estado haciendo estos dos últimos meses.

Lo que sí ha ocurrido tras las terribles cifras de víctimas de las últimas horas, ha sido una contundente respuesta de muchos países contra el régimen birmano. "La ejecución de civiles desarmados, entre ellos niños, por parte de la policía y el ejército es intolerable e injustificable. El ejército de Myanmar (como se le llama hoy a la antigua Birmania) se ha convertido en el enemigo de la población que afirmaba defender", reza un comunicado de la Embajada de España en Birmania.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, también se ha pronunciado diciendo que Washington estaba "horrorizado" por las muertes del sábado. "El valiente pueblo de Birmania rechaza el reino de terror de los militares", apuntó Blinken. "En el Día de las Fuerzas Armadas de Myanmar, las fuerzas de seguridad están asesinando a civiles desarmados, incluidos niños, las mismas personas que juraron proteger", dijo también Thomas Vajda, embajador estadounidense en el país del Sudeste Asiático.

Altos mandos militares de 12 países han firmado un comunicado en el que condenan la represión del ejército de Birmania. Dominic Raab, ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, dijo que su país trabajará con sus socios internacionales "para poner fin a esta violencia sin sentido, hacer que los responsables rindan cuentas y asegurar un camino de regreso a la democracia". La delegación de la Unión Europea en Birmania también se ha pronunciado describiendo la jornada del sábado como un "día de terror y deshonra".

La de hoy está siendo una jornada de violencia en toda región. En Indonesia, al menos 20 personas resultaron heridas en un atentado suicida con motocicleta contra la catedral de Makassar, en el este, tras la misa de Ramos, un nuevo ataque contra una iglesia en este país de mayoría musulmana. Los dos atacantes murieron cuando irrumpieron a bordo de una motocicleta en el recinto de la iglesia de la ciudad de Makassar, en el sur de la isla de Célebes, informaron las autoridades.


Etiquetas:  #Birmania #reino #de #terror #y #sangre #Los #soldados #están #disparando #a #los #niños

COMENTARIOS