Bloqueo de la primera Liga Femenina profesional: sin calendario, sin cupo de extracomunitarias y sin televisión por otra 'guerra' con la Federación
21:40
2 Agosto 2022

Bloqueo de la primera Liga Femenina profesional: sin calendario, sin cupo de extracomunitarias y sin televisión por otra 'guerra' con la Federación

La competición arranca el 10-11 de septiembre y el CSD debe pronunciarse sobre asuntos vitales ante los conflictos surgidos entre la nueva Liga Profesional de Fútbol Femenino (LPFF) y la RFEF. Las jugadoras, ''hartas'' de la tensión

La Liga de Fútbol Femenino se estrenará como competición profesional el fin de semana del 10 y 11 de septiembre y, 30 jornadas después, el 20 y 21 de mayo, concluirá una temporada que, a poco más de un mes de arrancar, está bloqueada. Las disputas entre la Liga Profesional de Fútbol Femenino (LPFF) y la RFEF mantiene la competición sin calendario de emparejamientos, sin normativa acerca de la inscripción de jugadoras extracomunitarias, sin televisión o sin saber qué coste tendrán los arbitrajes. Sin diálogo entre las partes para pulir un convenio de coordinación entre la nueva patronal y el ente federativo, la pelota acaba constantemente en el tejado del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Desde que este organismo decidió en el verano de 2020 impulsar la profesionalización del fútbol femenino, los escollos se han ido sucediendo. El fútbol femenino perdía la consideración de amateur y, por tanto, su primera categoría dejaba de estar bajo el paraguas organizativo de la Federación. Eso sí, tras la firma de un convenio de coordinación supervisado por el CSD en el que queden claras las competencias de cada parte.

Con un retraso de un año por discrepancias entre los propios clubes por los estatutos, nació la LPFF como patronal organizadora de la competición, presidida desde mayo por Beatriz Álvarez, ex jugadora y entrenadora que fue también directora general de Deportes de Asturias. Su elección tampoco estuvo exenta de polémica porque fue la única candidatura que consiguió los avales necesarios de los 16 clubes que forman parte de la competición. Esta patronal es heredera de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, que siempre mantuvo buenas relaciones con LaLiga de Javier Tebas y sus intereses chocan constantemente con los de la RFEF de Luis Rubiales.

Dos sorteos paralizados

El último conflicto ha sido el sorteo de los emparejamientos. La LFPP, una vez pactadas las condiciones con todos los clubes, fijó la fecha para celebrarlo el 26 de julio en la sede del CSD, como gesto simbólico por su espaldarazo a la profesionalización, e invitó a la Federación. Según fuentes de la Liga, como organizadores de la competición tienen esa potestad, al igual que la ACB o la Liga Asobal de Balonmano, a pesar de que esta no tiene consideración profesional. Sin embargo, la RFEF defiende que la competencia es suya y no la delega. Por eso Luis Rubiales envió a Beatriz Álvarez una carta pidiéndole «cordura» y que se abstuviera de realizar «un sorteo completamente ilegal» y convocó el suyo para el 27 de julio en Las Rozas, lo que provocó el CSD, ante el evidente conflicto, paralizada ambos.

La decisión de quién y cuándo se celebrará el sorteo está ahora en manos del CSD. Ayer se agotó el plazo de alegaciones y, según fuentes consultadas por EL MUNDO, no tardará en dictar resolución una vez sean estudiadas. Celeridad es lo que quieren todas las partes, incluidas las jugadoras.

Para la Liga Femenina es «un retraso que perjudica a la competición y que impide, por ejemplo, comenzar a comercializar los derechos de televisión». Para la RFEF es un conflicto que no han generado. «Defendemos que se cumpla con la ley. Es obvio que, en el sorteo del calendario es una competencia federativa muy clara», aseguran fuentes del organismo.

Licencias extracomunitarias

Pero no solo está el calendario. No hay acuerdo en el coste del arbitraje -que la Federación fija en 21.000 euros por partido y la LFPP considera excesivo frente a los 2.000 que pagaban hasta ahora- y, sobre todo, la normativa de extracomunitarias. La Federación defiende un máximo de dos por equipo para proteger la cantera de la selección, y recuerda que la selección Sub-19 se ha proclamado campeona de Europa. La Liga, en cambio, pide 12 licencias por los contratos en vigor que tienen los clubes, ya que como categoría aficionada no había limitación. Hay equipos que tienen hasta nueve extracomunicitarias en sus plantillas y defienden este cupo debe ser tan amplio para mantener el nivel de la competición y mientras crece el número de licencias femeninas.

Un ejemplo de la importancia de fijar este cupo es que el FC Barcelona ha firmado a dos jugadoras de primer nivel como la británica Lucy Bronze y la brasileña Geyse Ferreira máxima goleadora de la pasada Liga Iberdrola teniendo ya en la plantilla a la nigeriana Oshoala y sin saber cuál es el límite que tendrá que acatar.

En este punto, el sindicato FutPro, en su vertiente de asociación profesional, defiende el número de tres extracomunitarias como el idóneo tras una consulta a las jugadoras, con un periodo de transición para respetar los contratos vigentes. Así lo explica su presidenta, Amanda Gutiérrez, que no duda en calificar el estado de las futbolistas ante este bloqueo de «enfado, inquietud y preocupación».

«Estamos en medio de una guerra en la que son incapaces de dialogar. Las disputas del fútbol masculino se están viniendo aquí y no pueden ponerse de acuerdo ni para un sorteo. Somos la cuerda de la que todos quieren estirar para no sentir que ceden en algo», asegura la presidenta de FutPro. «La creación de la LPFF es un paso adelante, pero tiene que haber diálogo para no acabar siempre en el CSD, porque entonces será un desastre».


Etiquetas:  #Bloqueo #de #la #primera #Liga #Femenina #profesional #sin #calendario #sin #cupo #de #extracomunitarias #y #sin #televisión #por #otra #guerra #con #la #Federación

COMENTARIOS