Bob Odenkirk: ''El cine es un salvavidas''
02:45
6 Septiembre 2022

Bob Odenkirk: ''El cine es un salvavidas''

El protagonista de 'Better Call Saul', estrella en la televisión desde hace una década y media, no entierra al cine

"Quería distraerme de la pesadilla que tenía a mi alrededor". El actor, cómico, guionista y productor de cine Bob Odenkirk se ajusta la gorra de béisbol y sigue hablando. "Era abril de 2020 y estábamos en pleno confinamiento, no había la más mínima expectativa de disponer de una vacuna en breve, llegaban noticias terribles del mundo... Mis hijos estaban encerrados en sus habitaciones dando clases de forma remota. Hacer una película fue una forma de volver a estar en contacto con lo que hago en la vida: actuar. El cine es un salvavidas, tanto para los que lo hacen como para los que lo ven".

El tipo que se convirtió en una estrella mundial gracias a su papel de abogado de los bajos fondos en la serie Breaking Bad y a su precuela, Better Call Saul, ahora protagoniza la película Worlds Apart, dirigida por Cecilia Miniucchi y con Danny Huston y Radha Mitchell en el reparto. La trama: tres parejas se ven obligadas a convivir paralelamente en sus casas durante la pandemia. Una situación que les forzará a examinar sus relaciones y a sí mismas.

El actor ha viajado hasta el Festival de Cine de Venecia para presentar el filme, pero hablamos con la persona que da vida a Jimmy McGill (Berwyn, Illinois, Estados Unidos, 59 años) vía Zoom pocas horas después de la emisión en su país de la última entrega del spin off (sin spoilers: un final memorable).

El actor Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'.El actor Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'.

"¿Sabe que en la última toma de Better Call Saul no experimenté un sentimiento tan fuerte como el que tengo ahora, la sensación de que un largo capítulo de mi vida se había cerrado y otro comenzaba? La verdad que estoy triste porque ya se ha terminado, pero también estoy orgulloso y contento por haber tenido esta oportunidad única en la vida que para mí lo cambió todo. Hoy Better Call Saul queda atrás y delante está Venecia".

Odenkirk interpreta ahora a un galerista de arte de ética distraída, otro de esos personajes a los que él consigue dotar de una dolorosa humanidad. "¿Qué persona tan fea, ¿verdad? Siempre intento darle dignidad a estos papeles, pero en este caso... el guion de Cecilia, escrito justo al principio del confinamiento, me gustó mucho. Hicimos algunos cambios y empezamos a rodar cada uno por su lado, esperando que con el final del encierro, un año y medio después, cuando todos estuviéramos vacunados, pudiésemos rodar las escenas de apertura y cierre con normalidad".

"Uno de los productores había fabricado dos artefactos en los que se insertaron dos pequeños trípodes de iPhone y iPad. Por la mañana dejaba este material desinfectado en la puerta de la casa de cada actor y así empezamos a rodar. Todo era a distancia, incluso los ensayos fueron por FaceTime. Y, aun así, estoy muy orgulloso de la película. Normalmente tienes colegas en el plató, en el equipo, trabajas grupalmente... Aquí no había nada de eso, lo único que había era soledad. Pero luego la claustrofobia termina y todo vuelve a fluir".

Odenkirk confiesa que la atmósfera de la película le recuerda a la de las cintas de Woody Allen. "Soy un gran fan de sus películas y de sus historias. Cuando empecé en la comedia él era mi referencia", reconoce. "En Worlds Apart un personaje tan poco agradable como el mío acaba encontrando su dignidad porque el espectador comprende que su galería es realmente su razón de ser. Te las arreglas para entrar en su vida".

Hace un año, en el set de Better Call Saul, Odenkirk sufrió un infarto. Hoy está vivo sólo porque una actriz acababa de hacer un curso de reanimación cardiopulmonar y, ese mismo día tenía un desfibrilador en el maletero de su coche para devolvérselo a una amiga enfermera. Tras ese suceso, muchos de sus fans expresaron su cariño hacia él.

"Nadie se sorprendió más que yo. Todavía no puedo explicarlo. Pero ese gran amor que sentí durante mi convalecencia se ha quedado conmigo, me acompaña cada día", confiesa.

Cuesta creer que Odenkirk haya sido distinguido con una estrella en la acera de Hollywood Boulevard junto a otros gigantes del mundo del espectáculo, que haya actuado para Steven Spielberg (The Post) y que además haya alcanzado la fama propia de un héroe de acción. El actor empezó como cómico y el resto de su carrera es la de un éxito improbable.

"Todo lo que hacemos en este negocio es arriesgado, un salto en la oscuridad. Los actores tenemos que confiar en el texto, en el director, en nuestros sentimientos. Es como saltar de un acantilado esperando que debajo haya alguien que haya colocado una red. Es una cuestión de confianza en los que te rodean", concluye.


Etiquetas:  #Bob #Odenkirk #El #cine #es #un #salvavidas

COMENTARIOS