Booktokers: libros por y para jóvenes en el móvil
17:12
9 Junio 2023

Booktokers: libros por y para jóvenes en el móvil

TikTok se ha llenado de libros: vídeos cortos, dinámicos y atractivos convierten a miles de chavales en influyentes prescriptores literarios

RAQUEL R. INCERTIS Madrid Actualizado Viernes, 9 junio 2023 - 09:41Enviar por emailComentarMúsica Así se forran los músicos con TikTok: "Todos nos aprovechamos" Literatura Goodreads: la red social que mató al crítico literario Reportaje La censura de Roald Dahl y la 'sociedad helicóptero' que vigila lo que leen tus hijos

A todos, cuando éramos niños, nuestros padres solían leernos un cuento antes de irnos a la cama. Esa especie de ritual nocturno, el del relato eraseunavezniano, servía con mayor o menor tino para introducir al lector pasivo en un mundo inhóspito e inabordable: el de las historias escritas por otros seres humanos. A su manera -y probablemente sin ser demasiado conscientes de ello-, nuestros padres ejercían una labor de prescripción atribuida formalmente a los escritores, críticos literarios, periodistas, blogueros, youtubers y, desde hace poco, a los booktokers.

Repetir que "cualquier tiempo pasado fue mejor" como una letanía no lo convierte en verdad universal. Existe una preocupación latente por el futuro de la crítica literaria, pero lo cierto es que hace años que el paradigma de recomendación ha cambiado. Aunque suene tópico, el futuro ya es presente. Si bien el temor a que los booktokers empuñen la guadaña que acabará con la crítica parece bastante pueril, no deja de ser lógico: en la era digital, el poder del pulgar hacia arriba o el de las cinco estrellas supera con creces al de las firmas enquistadas en los suplementos culturales. Y es que el éxito de la prescripción se mide en términos de reputación, pero también de alcance. Los propios interesados lo reconocen. "El único sostén de los críticos es sus lectores. Y si hay que cambiar de medio para no perderlos, habrá que hacerlo", argumenta Gonzalo Torné, escritor y crítico literario.

Lo que tenemos que aprender de los 'booktokers' es a cantar con la misma música para que nos sigan escuchando

Gonzalo Torné, escritor y crítico literario

El argumentario es equiparable: si la finalidad de las publicaciones canónicas es animar a leer tal o cual libro, desmenuzando una historia para facilitar su digestión, eso mismo es lo que intentan los líderes de opinión de la Generación Z en TikTok. "Lo que tenemos que aprender de ellos es a cantar con la misma música para que nos sigan escuchando. Unos somos la sinfonía de Mozart y otros la canción bailonga del verano", opina Torné, para quien el enfrentamiento responde a una visión elitista. "Con las redes sociales ha habido explosiones de saber inimaginables. Pero que haya tutoriales en YouTube sobre cómo abrir puertas cuando nos dejamos las llaves dentro no significa que vayan a desaparecer los cerrajeros", añade la escritora y crítica Aloma Rodríguez.

Para saber más

De internet a las estanterías: cómo Wattpad ha revolucionado la literatura juvenil

Patreon, la mina de oro para artistas freelance: "Me permitió crear una comunidad en solo dos clics"

La plataforma TikTok revela que la etiqueta #Booktok suma 131 billones de visualizaciones, conectando una gran comunidad de creadores, autores y usuarios. #BooktokEspañol reúne vídeos de perfiles nacionales con más de 3.200 millones de visitas. Y, si entramos en categorías más específicas, como los #Bookhaul (libros recién comprados), los resultados superan los 792 millones de visualizaciones. Afirma Luisa Ramos, responsable de Comunicación en TikTok España, que se sienten orgullosos "de ver cómo la cultura española, a través de la literatura, llega a tantos lugares en el mundo y de una forma tan especial".

"Durante la pandemia, la gente leyó, compartió y recomendó muchos libros. En el confinamiento surgieron los primeros fenómenos literarios de TikTok, que nos sorprendieron a todos porque, además, aupaban libros que habían sido publicados hacía tiempo y que parecía que volvían a tener otra oportunidad", explica Irene Lucas, editora de Crossbooks, uno de los sellos de Planeta.

No hay nada de disruptivo en este fenómeno, en realidad. El furor booktoker es descendiente directo de las corrientes creativas iniciadas por jóvenes en otras plataformas, cuando el algoritmo aún no estaba tan entrenado. Los booktubers crecieron como setas a partir de 2012 e, ignorando el barbecho, la proliferación de bookstagrammers salpicó el terreno. Una evolución tan natural como la de un Pokémon. La escritora Andrea Izquierdo, conocida en redes sociales como Andreo Rowling, ejecutó el triple salto mortal con buena nota. "Empecé creando contenido en YouTube, luego en Instagram y ahora estoy sobre todo en TikTok. Es donde más contenido genero y donde es más fácil estar al tanto de lo que se cuece en el mundillo", dice. Izquierdo suma 100.000 seguidores en TikTok y 86.000 en Instagram, en su mayoría mujeres de entre 16 y 30 años procedentes de toda España y Latinoamérica.

Andrea IzquierdoAlgunos de los vídeos con los que arrasa la 'influencer' literaria Andrea Izquierdo.TikTok

"Si todo el mundo habla de un libro, quieres participar en la conversación y ver qué es lo que esa historia puede ofrecer. Las redes sociales generan la sensación de que estás 'entre amigos'", explica Raquel Brune, otra joven escritora e influencer literaria. Permiten fundar un club de lectura virtual, en pocas palabras. Brune cree que los adolescentes, cuando buscan reseñas de libros, "conectan mejor con quienes utilizan los mismos códigos de comunicación que ellos, en lugar de buscar esa recomendación en un medio tradicional que se dirige a otra clase de público". Un público acostumbrado "a los lugares comunes, los aforismos y las encorsetadas clasificaciones académicas", según Torné. "No sé si las críticas llegan a alguien que no sean del propio mundo editorial, a periodistas o a otros escritores", concuerda Rodríguez, que, sin embargo, considera imprescindible la labor divulgativa de los suplementos culturales.

La empatía con el lector y el tono inspirador son clave en la producción de este tipo de contenidos. "Me hace ilusión cuando me escriben padres que les han comprado libros a sus hijos por lo que yo cuento en mis vídeos y luego han visto lo enganchados que están", cuenta Izquierdo. Apoya esta idea Miriam Malagrida, responsable de Marketing en Crossbooks: "El auge de booktok es el principal responsable de que, desde 2021, las ventas de literatura juvenil hayan aumentado un 40%". Invertir en una campaña publicitaria potente en medios de comunicación y librerías ya no es la panacea para que un libro triunfe, sino que ahora lo que marca la diferencia es que este "caiga en las manos adecuadas y se viralice". Cadenas como la estadounidense Barnes & Noble incluyen en sus tiendas un apartado para destacar los títulos recomendados en TikTok. "Sin TikTok, la literatura no sería lo que es hoy en día. Los jóvenes están 100% conectados al móvil, pero, al mismo tiempo, leen cada vez más. Es una locura", prosigue Malagrida.

Raquel BruneLa joven escritora y 'booktoker' Raquel Brune graba sus video-reseñas en su habitación.TikTok

Según las estadísticas, cuatro de cada 10 centennials prefieren buscar en redes sociales antes que en Google. Es una alternativa extraña, ya que la naturaleza de la red social no tiene nada que ver con las funciones que ofrece el buscador. Prabhakar Raghavan, que dirige la organización de Conocimiento e Información de Google, aseguraba en la presentación de resultados de 2022 que los usuarios de entre 18 y 24 años "no teclean palabras clave" -como venía siendo habitual- para realizar búsquedas, sino que "quieren descubrir contenidos de formas nuevas y más inmersivas".

Pero la tendencia no es exclusiva de la Generación Z. "El perfil de mis seguidores es mucho más variado de lo que la gente pueda pensar en un principio", asegura Brune. A sus 28 años acumula cerca de 155.000 seguidores en TikTok, 165.000 en Instagram y 500.000 en YouTube. Sus vídeos triunfan también entre la gente de 30 y 40, "porque la generación que empezamos a generar contenidos literarios en internet siendo niños nos hemos hecho mayores".

Los adolescentes conectan mejor con quienes utilizan los mismos códigos de comunicación que ellos, en lugar de buscar esa recomendación en un medio tradicional

Raquel Brune, escritora y 'booktoker'

Casi tanto como el perfil híbrido de los prescriptores -que, como Brune e Izquierdo, suelen combinar la escritura con la recomendación- destacan los lazos que estos mantienen con el sector del libro. Editoriales y prescriptores trabajan "de manera orgánica", es decir, sin que el dinero intervenga en el trato. "No hay una compensación económica ni una obligación de colaborar, solo les enviamos títulos que creemos que encajan con sus intereses", explica Malagrida.

No todo van a ser retos virales o coreografías con movimientos imposibles de cadera. TikTok acoge a un público de lo más amplio. "La edad de los prescriptores no es un problema, y el medio tampoco resta profundidad. Importa la inteligencia y el gusto", considera Torné. De acuerdo con el estudio The Power of TikTok, elaborado recientemente por Kantar, más del 67% de los usuarios de la aplicación superan los 25 años. Los contenidos sobre literatura son muy diversos, pero destacan por compartir un formato que explota al máximo el dinamismo y la calidad estética: desde recopilaciones de novedades a ránquines de personajes icónicos de la literatura universal, pasando por consejos para ordenar libros por colores, recreaciones o parodias y citas de autores clásicos con las que customizar tu agenda o la pared de tu habitación.

Muchas tiktokers aprovechan también para dar a conocer sus obras o compartir píldoras de su proceso creativo en vídeos cortos. Con ellos tocan el timbre de las editoriales, a veces con la yema del dedo y, en ocasiones, con toda la palma. Confiesa Lucas que en Crossbooks tienen en cuenta distintos parámetros -seguidores, visualizaciones, me gusta, compartidos- a la hora de valorar la publicación de un libro. Pero "tanto va el cántaro a la fuente que se acaba por romper", reconoce. En cuanto el sector se familiarizó con el fenómeno booktok, autores y editores comenzaron a explotarlo con fines puramente promocionales. "Un movimiento que se dio de manera espontánea y desinteresada acabó siendo víctima del monopolio". En medio del océano de la oferta y la demanda, las editoriales siguen al tanto de la expectación que genera una determinada historia en TikTok, "pero el interés de los usuarios ya no es un requisito imprescindible para apostar por un título".

Un movimiento que se dio de manera espontánea y desinteresada acabó siendo víctima del monopolio

Irene Lucas, editora de Crossbooks

Por otro lado, la realidad aumentada ha sacudido el panorama cultural. Los filtros de gatitos ya no son suficientes para atraer a los centennials. En TikTok lo saben y, con motivo del Día del Libro, crearon una caseta virtual de Booktok anticipándose a las numerosas ferias literarias que se desarrollan durante abril y mayo en nuestro país. "Veo esencial que gigantes como TikTok nos escuchen a los creadores de contenido y a los escritores para ver qué nos preocupa y cómo pueden ayudarnos a llegar a más gente, porque al final todo esto contribuye a difundir la cultura entre la gente joven", opina Izquierdo. Según Malagrida, los jóvenes hablan de libros "porque estos forman parte de su propia realidad y sin las redes sociales este bum no sería lo que es".

El espacio virtual, donde autores y booktokers españoles hacen recomendaciones de lectura a los usuarios en función de sus gustos, replica con exactitud la estética de una caseta de la Feria del Libro de Madrid. Una caseta sin colas bajo el sol ni firmas programadas... por el momento. TikTok debuta en esta edición como uno de los principales colaboradores de la feria madrileña y, durante estas semanas, ha organizado numerosas charlas y paseos literarios por el Retiro.

Para Ramos, TikTok está cambiando el paradigma de la literatura, "impulsando nuevos talentos a través de dinámicas de descubrimiento, entretenimiento, conocimiento, y aprendizaje". La iniciativa ha sido muy bien recibida por autoras como Brune e Izquierdo, que están presentando sus últimas novelas -Oscura es la noche y La chica del zodiaco, respectivamente- tanto a través de la aplicación como en las distintas ferias del libro repartidas por la geografía española.

No pienso que una forma de recomendación vaya a morir aplastada por la otra. O, al menos, no debería

Andrea Izquierdo, 'booktoker' y escritora

Por si las moscas -y por si las dudas- el mensaje que lanzan las booktokers es claro: las redes sociales no acabarán con los críticos literarios porque "quizás lo hagan antes las inteligencias artificiales a este ritmo". "La mayoría de los creadores literarios damos opiniones subjetivas de nuestras lecturas; no pretendemos ser críticos al uso, solo compartir aquello que nos apasiona", dice Brune. Una diferencia que también subraya Rodríguez: "El crítico no solo es un lector empedernido; tiene una formación especializada y una honestidad intelectual y no se limita a dar su opinión, sino que hace un análisis de la obra". Las reseñas en redes sociales, en cambio, "suelen ser más bien inmediatas y superficiales".

Ante los prejuicios, Izquierdo insiste en que "adoptar una postura negativa hacia todo lo que sea nuevo es un error". "El fenómeno booktok es perfectamente compatible con otras formas de recomendación, porque cada una se dirige a un tipo de público. No pienso que una vaya a morir aplastada por la otra. O, al menos, no debería". De lo que sí que hay evidencias es de que la figura del crítico como prescriptor universal ha ido perdiendo fuelle y, mientras tanto, han aparecido múltiples voces cuya legitimación depende únicamente de los lectores. En sus manos está juzgar el libro por su portada o por su contenido.


Etiquetas:  #Booktokers #libros #por #y #para #jóvenes #en #el #móvil

COMENTARIOS