Boris Johnson halaga a Joe Biden como ''una bocanada de aire fresco''
16:18
10 Junio 2021

Boris Johnson halaga a Joe Biden como ''una bocanada de aire fresco''

El presidente de EEUU, contrario al Brexit y con ancestros irlandeses, reclama el papel de Estados Unidos como garante del Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998

Brexit El Brexit desata la guerra de las salchichas

El presidente norteamericano, Joe Biden, ha llegado al Reino Unido precedido de la polémica ante su primer encuentro con Boris Johnson. Según revela The Times, Biden ha usado los canales diplomáticos para acusar al 'premier' de "inflamar" las tensiones en Ulster y pedirle que asuma los compromisos adquiridos con la UE en el Protocolo de Irlanda.


La noticia de la "reprimenda" de la Administración Biden ('démarche', en términos diplomáticos) ha trascendido en la antesala de la cumbre del G7 que arranca mañana en Cornualles y un día después de la falta de acuerdo entre el jefe negociador británico David Frost y el vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic, reunidos en Londres.

Joe Biden, contrario al Brexit y con ancestros irlandeses, reclama el papel de Estados Unidos como garante del Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998 y ha expresado su preocupación por los recientes estallidos de violencia en las calles de Belfast a primeros de abril que acabaron con más de 70 policías heridos.

"Cualquier paso que ponga en peligro o subvierta el Acuerdo del Viernes Santo nos preocupa", declaró a bordo del Air Force One el asesor nacional de Seguridad Jake Sullivan, horas antes de la llegada de Biden a suelo británico. "El presidente no ha lanzado amenazas ni ha formulado ultimátums", recalcó Sullivan. "Pero ha sido muy claro a la hora de resaltar su firme convicción de que el acuerdo es la base para una pacífica coexistencia en Irlanda del Norte y que por tanto debe ser protegido".

La protesta formal de la Administración Biden se produjo de hecho el 3 de junio, cuando la más alta representante diplomática en Londres, Yael Lempert (a falta de la designación de un nuevo embajador), mantuvo una acalorada reunión con el negociador David Frost. Según un informe interno sobre el encuentro, Lempert acusó al Gobierno británico de estar usando "una retórica inflamatoria" sobre el Protocolo de Irlanda y urgió a llegar a un acuerdo con la UE sobre la implantación de controles de mercancías en los puertos norirlandeses.

Según The Times, Lempert ofreció incluso la posible mediación de Washington en las negociaciones, que llegaron este miércoles a un nuevo punto muerto, con más de treinta asuntos pendientes y el conflicto abierto ante el inminente final del "período de gracia" para el envío de productos cárnicos de Gran Bretaña a Irlanda del Norte (conocido popularmente como la "guerra de las salchichas").

La Administración Biden ha expresado también su alta preocupación ante posibles brotes de violencia a partir del 12 de julio, cuando comienza la temporada de
desfiles "orangistas", que tradicionalmente provocan enfrentamientos callejeros entre unionistas y republicanos. La cuestión de Irlanda del Norte amenaza en cualquier caso con enturbiar la atmósfera de la cumbre del G7, que Boris Johnson pretendía usar como lanzadera del liderazgo mundial del Reino Unido ante la vacunación masiva contra el Covid o en cuestiones como el cambio climático o el impuesto mínimo a los gigantes tecnológicos.

Boris Johnson intentará por su parte proyectar la imagen de una renovada alianza con Washington con el lanzamiento de "una nueva Carta del Atlántico", como la suscrita en 1941 entre Churchill y Roosevelt, con la misión de "reafirmar el principio de la seguridad colectiva" y de la estrecha colaboración en la recuperación del Covid.


En una columna publicada en The Times, Johnson hace también un llamamiento a las democracias más desarrolladas tecnológicamente para "arrimar el hombro y asumir sus responsabilidades para vacunar al mundo". Joe Biden se anticipó anunciando que donará 80 millones de dosis; Boris Johnson tiene que poner aún una cifra sobre la mesa y confirmar si está dispuesto a donar 100 millones de vacunas.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, instó por su parte a Johnson a "respetar el estado de derecho" y cumplir con las disposiciones del Protocolo de Irlanda. "Es primordial que cumpla lo que los dos hemos decidido", recalcó Michel, que criticó la decisión del Reino Unido de extender unilateralmente los "períodos de gracia" para la imposición de controles en los puertos norirlandeses para los productos procedentes de Gran Bretaña tras el Brexit.


Johnson mantendrá el jueves un encuentro a tres bandas con Michel y con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Los tres asisten al encuentro del G7 que se celebra hasta el domingo en Carbis Bay.


Etiquetas:  #Boris #Johnson #halaga #a #Joe #Biden #como #una #bocanada #de #aire #fresco

COMENTARIOS