Boris Johnson niega haber mentido al Parlamento sobre el 'Partygate'
17:24
18 Enero 2022

Boris Johnson niega haber mentido al Parlamento sobre el 'Partygate'

Dominic Cummings asegura que el 'premier' fue advertido de la fiesta del 20 mayo del 2020 y se ofrece a declarar bajo juramento

Reino Unido De la supervivencia al ocaso: los escenarios del 'partygate' para Boris Johnson

El 'premier' Boris Johnson ha salido al paso de las acusaciones de su ex estratega Dominic Cummings y ha negado haber mentido al Parlamento sobre la fiesta celebrada en Downing Street el 20 de mayo del 2020. "Nadie me dijo que iba contra la reglas (del Covid)", declaró el 'premier' al cabo de seis días de silencio sobre el 'Partygate'. "Yo fui al jardín de Downing Street pensando que estaba asistiendo a un evento de trabajo".

"No puedo imaginar cómo en la Tierra podría haber permitido que algo así fuera adelante si alguien me hubiera dicho que no era un evento de trabajo", matizó Johnson. "Humildemente pido perdón a la gente por los errores de juicio que se pudieron cometer, pero mi recuerdo de este evento es lo que ya he dicho a la investigación".

La reacción de Johnson se produce a las pocas horas de que Dominic Cummings le llamara públicamente "mentiroso" y se ofreciera a testificar bajo juramento en la investigación del 'Partygate' dirigida por la funcionaria Sue Gray. En su declaración ante el Parlamento, Jonhson aseguró que asistió a la fiesta que convocó a más de 30 personas en el jardín de Downing Street pensando que se trataba de "un evento de trabajo".

A su paso por un hospital de Londres, un día antes de su nueva comparecencia en el Parlamento, un Johnson cariacontecido volvió a asumir "la plena responsabilidad" y reconstruyó así lo sucedido aquel día: "Recuerdo haber salido al jardín por un corto espacio de tiempo y haber saludado durante 25 minutos al personal que trabajó sobre el Covid y que seguía trabajando sobre el Covid, y haber vuelto a la oficina. Si tuviera otra oportunidad, no habría permitido que las cosas se desarrollaran de esa manera".

A la pregunta sobre si alguien le había advertido verbalmente antes de pisar el jardín, Johnson respondió con contundencia: "Puedo decir categóricamente que nadie me dijo que eso podría ir contra las reglas del Covid o que se trataba de algo distinto a un evento de trabajo".

Cummings sostiene que sabía de antemano que era un fiesta con bebidas alcohólicas y que le advirtieron que podría suponer una violación de las restricciones del Covid. El ex estratega sostiene que él mismo advirtió al secretario personal de Johnson, Martin Reynolds, que la fiesta podría suponer una violación de las restricciones del confinamiento.

Reynolds, que pidió por email a los invitados que trajeran "su propia botella", le respondió que todo estaba bien mientras se respetara el distanciamiento social, y que en cualquier caso lo iba a consultar directamente con el "premier".

"No solo yo sino otros testigos que también cuestionaron esto (la decisión de celebrar la fiesta) están dispuestos a testificar bajo juramento que esto fue lo que ocurrió", escribió Cummings en su blog. Según The Sunday Times, al menos dos personas pudieron haber advertido de antemano a Johnson que la fiesta podría suponer una violación de las restricciones en vigor en esa fecha.

La posibilidad de que Johnson mintiera en su comparecencia de la semana pasada en Westminster fue planteada directamente el martes al secretario de Justicia, Dominic Raab, que reconoció que mentir al Parlamento es "normalmente" una causa suficiente para dimitir. Aun así, Raab restó credibilidad a las palabras de de Cummings y alegó que sus acusaciones "no tienen sentido".

Cummings está considerado oficiosamente como el "chivato" del 'Partygate', con la cadena de filtraciones que han puesto contra las cuerdas al "premier" y a la que ha sumado también la posible violación de las reglas por parte de Johnson y Carrie con su "escapada" a la mansión de Chequers entre el 16 y el 27 de marzo del 2020, cuando se pidió a los británicos que evitaran "los viajes no esenciales", incluso a las segundas residencias.

Un portavoz de Downing Street replicó alegando que el "premier" y Carrie se encontraban ya en Chequers cuando entró en vigor esa regla, el 22 de marzo, y que siguieron en todo caso "las indicaciones médicas". El citado portavoz eludió las preguntas sobre posibles actos sociales en Checquers, incluida la celebración el 14 de marzo de una supuesta fiesta antes del nacimiento del hijo de la pareja, Wilfred. Tanto Johnson como Carrie dieron "positivo" en la prueba del Covid dos semanas después.

Las acusaciones de Cummigs han sido acogidas hasta ahora con reservas pues él mismo protagonizó el primer escándalo por violar las reglas del confinamiento, con el viaje familiar en coche de más de 400 kilómetros de Londres a Durham el 27 de marzo del 2020, cuando ya estaba en vigor el confinamiento. Johnson arropó en primera instancia a su entonces estratega y artífice de la campaña del Brexit, que salió sin embargo por la puerta de atrás de Downing Street a los pocos meses, después de librar un pulso personal con Carrie.

Los enfrentamientos entre el "equipo Cummings" y el "equipo Carrie" han sido públicos y notorios y están detrás de los sucesivos escándalos durante el mandato de Johnson. Cummings recuerda ahora que pidió al "premier" que reemplazara a su secretario personal Martin Reynolds (rebautizado como "Marty Party") por las mismas fechas en que convocó la ya famosa fiesta.

"Martin ha invitado a la gente a una fiesta con alcohol, y eso es lo que te estoy diciendo, que tomes el control de esta casa de locos", asegura Cummings que llegó a decirle a Johnson, que defendió a su secretario personal y se resistió a sustituirlo. Según su relato, Reynolds llegó a consultar con el "premier" la celebración de "la fiesta con bebidas" y ambos se pusieron de acuerdo en seguir adelante y en asistir personalmente, pese a que al menos dos personas del círculo interno les habían recomendado que no lo hicieran.

Cummings ha advertido de paso que "hay otras fotos" y más revelaciones sobre el alcance del 'Partygate', centrado actualmente en unas quince fiestas y reuniones que tuvieron lugar durante los períodos de máximas restricciones del Covid. El informe de Sue Gray se hará público posiblemente la próxima semana y puede horadar aún más la imagen de Johnson.

El Partido Conservador ha caído entre tanto a 13 puntos por debajo del Partido Laborista (30% frente a 43%) en el último sondeo de Redfield and Wilton Strategies que publica The Daily Mail. El analista John Curtice, considerado como el oráculo de la política británica, ha advertido que aunque Johnson logre sobrevivir a corto plazo, "nunca se recuperará por completo" ni volverá a ser el "caballo ganador" de los "tories".


Etiquetas:  #Boris #Johnson #niega #haber #mentido #al #Parlamento #sobre #el #Partygate

COMENTARIOS