Caeleb Dressel, otra estrella de la natación en lucha contra la depresión: ''Me sentía miserable''
09:30
21 Junio 2022

Caeleb Dressel, otra estrella de la natación en lucha contra la depresión: ''Me sentía miserable''

Después de su éxito en los Juegos de Tokio, necesitó un parón para tratarse sus problemas mentales. ''Necesitaba ayuda. Me sentía muy perdido'', reconoce. En el presente Mundial busca ocho oros, un hito que se le escapó a Phelps

Juegos Olímpicos Caeleb Dressel I de Tokio, rey del Olimpo, líder de un país Mundial Thomas Ceccon logra en los 100 espalda el primer récord del mundo en Budapest

Caeleb Dressel, la presión. La presión, Caeleb Dressel. Se presentaron cuando el nadador tenía sólo 17 años y aún no era conocido, en un campeonato junior de Estados Unidos. En las semifinales de las 50 yardas estilo libre voló, se convirtió en el primer adolescente capaz de romper la barrera de los 19 segundos, colocó su nombre entre los mejores de siempre y, poco después, una multitud se acercó a las gradas para verle en la final. Venció, claro. Pero no bajó otra vez de los 19 segundos.

"Y cuando acabé, sentí un ¡oh! de decepción de la gente. Pensé: 'Que os den, he ganado, he acabado en 19 justos, está muy bien'. Pero fue la primera vez que noté verdaderamente la presión. Entonces me pareció divertido", reconocía Dressel, la gran estrella de la natación mundial, en el programa ' In Depth con Graham Bensinger', donde detalló sus ataques de ansiedad posteriores, su primer episodio de depresión en la juventud y todo lo sufrido en el apartado mental durante su carrera, especialmente después de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Allí, Dressel se quitó de encima el sobrenombre de 'el nuevo Phelps' para hacerse un lugar propio en la historia; allí se colgó cinco oros y batió dos récords mundiales. Pero el éxito no le evitó caer a lo más profundo de sus propios pensamientos. "La presión llegó a un nivel máximo. Después de los Juegos ya no interesaba sólo lo que hacía en la piscina, también interesaba mi vida fuera. Me hacían muchísimas preguntas en ese sentido. Mi mujer, Meghan, hizo una gira de entrevistas conmigo. Posteriormente he visto programas en los que salí y no recuerdo haberlo hecho", se sinceraba en el mismo 'show' antes de hablar de su catarsis.

El pasado noviembre, durante la gira mundial de la International Swimming League, una competición por equipos que había ganado en 2020, decidió salir del agua, dejar de nadar, retirarse un tiempo. "Necesitaba ayuda, necesitaba hablar con la gente a la que quiero, necesitaba ser honesto. Me sentía muy perdido. Me sentí bastante miserable durante un par de meses", reconocía Dressel, cuyo descanso, con ayuda profesional, duró hasta Navidad, cuando se reencontró.

El Mundial de su vida

Ahora, después de haberse tratado esos problemas mentales y de aprender a convivir con la presión, está ante el Mundial de su vida. Su objetivo: ocho oros, aquello que no consiguió Phelps. En los últimos días ya ha ganado dos -el relevo 4x100 libre y los 50 mariposa- y le esperan seis más: el relevo 4x100 estilos mixto (este martes), los 100 libre (miércoles), los 50 libre, los 100 mariposa y el relevo 4x100 libre mixto (todo el viernes) y, para terminar, el relevo 4x100 estilos (el sábado). Si lo logra, se demostrará preparado y, según ya ha anunciado, enfocará París 2024 como unos Juegos Olímpicos históricos. Quizá incluso se lance a la búsqueda del récord de ocho oros del propio Phelps, aunque para eso necesitará prodigarse más en los 200 metros, una distancia que nunca ha dominado.

Estos días en todas las pruebas en las que compite se supone favorito y su máximo peligro se encuentra en los relevos de estilos -tanto el masculino como el mixto-, donde amenazan Australia y Gran Bretaña. La acumulación de tres finales en un mismo día no le beneficia, pero nada que no haya hecho antes.

Un físico descomunal

"Mi objetivo ahora es mejorarme, ya no pienso en vencer a mis rivales", aseguraba antes de este Mundial, en el podcast 'Visits Inside With Brett Hawke', donde analizó aquello que le hace tan especial. Si de Phelps se hablaba de su fisiología, perfecta para el agua, por su envergadura, elasticidad y hasta tamaño de pies, de Dressel siempre se destaca su potencia. En el programa se analizó su capacidad para levantar tanto peso como los jugadores de fútbol americano más musculosos y para saltar en vertical más de un metro, algo imposible para la mayoría de jugadores de la NBA. "Para mí es natural, aunque obviamente lo he trabajado. Sé que es uno de mis puntos fuertes y que debo aprovecharlo lo máximo posible", comentaba tras ver vídeos de sus salidas, esos arranques en los que decide sus victorias.

Después de todo, después de un largo camino por el que ya pasaron otros, como el propio Phelps o Ian Thorpe, Dressel está listo. A sus 25 años ya conoce la presión, ya ha vivido con ella y sabe cómo tratarla para no volver a lastimarse.


Etiquetas:  #Caeleb #Dressel #otra #estrella #de #la #natación #en #lucha #contra #la #depresión #Me #sentía #miserable

COMENTARIOS