CaixaBank carga contra el impuesto a la banca con la excusa de sus altos beneficios: ''No existen''
17:44
29 Julio 2022

CaixaBank carga contra el impuesto a la banca con la excusa de sus altos beneficios: ''No existen''

Su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, tilda la medida de ''injusta, distorsionadora y contraproducente'', sin descartar acudir a los tribunales

Empresas Los bancos advierten de que examinan ya con lupa el "encaje" legal del nuevo impuesto del Gobierno

CaixaBank ha cerrado el primer semestre de 2022 ganando 1.573 millones de euros, un 17,1% más "en base comparable" respecto al año anterior gracias al aumento de la actividad comercial y el ahorro de costes por la integración con Bankia. Los buenos resultados, sin embargo, nada tienen que ver con unos "beneficios extraordinariamente elevados", a juicio del consejero delegado, Gonzalo Gortázar, que ha insistido este viernes en Valencia en que el sector bancario sigue siendo poco rentable. Y en este escenario, el nuevo impuesto a la banca proyectado por el Gobierno no se sostiene.

Con este planteamiento ha cargado duramente Gortázar contra el nuevo gravamen que, según los primeros cálculos de la entidad, podría suponerle un impacto para el próximo año de entre 400 y 450 millones de euros. "Es una medida errónea y equivocada, porque es injusta, distorsionadora y contraproducente", ha sentenciado el directivo de una entidad de la que, además, el propio Estado controla el 16% a través de la participación del FROB en el accionariado.

El nuevo impuesto a la banca gravará con un 4,8% sus intereses y comisiones, con lo que el rechazo del sector, a través de la Asociación Española de Banca (AEB) y la Asociación de Cajas y Bancos (CECA), no se ha hecho esperar. Si Bankinter habló abiertamente de ir a los tribunales, CaixaBank no lo descarta en absoluto: "Mantenemos todas las opciones abiertas".

En opinión de Gortázar, la nueva figura es de entrada injusta porque "se ha propuesto sobre la base de que los bancos tienen unos resultados extraordinariamente elevados y no es cierto". A 31 de marzo, la rentabilidad media del sector en España en los últimos 12 meses era del 5,37%. "No es una rentabilidad elevada sino baja, esa es la realidad", ha dicho Gortázar, quien ha admitido que la subida de los tipos de interés puede dar aire al sector. Aun así, los resultados de CaixaBank para este primer semestre arrojan una caída del 3,6% del margen de intereses, y la previsión es que a final de año sigan cayendo.

"La subida de los tipos de interés ayudará a la mejora, pero no sabemos la evolución de la situación económica y el impacto en la morosidad", ha explicado Gortázar. Es decir, el empeoramiento de la crisis puede afectar de lleno también a los bancos y mermar su cuenta de resultados. Por tanto, según sus palabras, "no se puede proponer un impuesto sobre la base de unos beneficios elevados porque no existen".

De hecho, CaixaBank no tiene una "bola de cristal", pero mantiene un fondo colectivo de provisiones remanente por importe de 1.257 millones de euros ante lo que pueda pasar en el plano macroeconómico. Gortázar no ha descartado una recesión en la Eurozona para principios de 2023, si bien ha dejado claro que España estará en mejores condiciones que otros países europeos por su menor dependencia del gas ruso.

En segundo lugar, ha tildado el impuesto de "distorsionador" en la medida en que solo afecta a las entidades bancarias cuyos beneficios sobrepasen los 800 millones de euros. "Competimos con muchas entidades que no llegan a ese umbral y distorsiona", ha apuntado el consejero delegado. Y no se ha referido únicamente a las entidades españolas, sino también a los bancos extranjeros con sucursal en España: "Ponemos a la banca española en desventaja competitiva para financiar a nuestras empresas".

Es más, ha señalado también a los fondos buitre: "¿Vamos a dejar que ellos sean más competitivos que la banca para financiar a las empresas? No es razonable. Es distorsionador porque no ayuda a la competencia sana". Para Gortázar, el diseño del impuesto atenta incluso contra la normativa europea para las buenas prácticas bancarias, que obliga a los bancos a repercutir todos los costes "para evitar burbujas de crédito". "Y la normativa española dice ahora lo contrario", ha lamentado.

Y en tercer lugar, el impuesto es directamente "contraproducente". El motivo no es otro que el supuesto debilitamiento que conllevará para el sector bancario. Gortázar ha recordado que "la lección de las crisis económicas pasadas muestra que si el sector financiero es fuerte, el impacto de las crisis es menos grave". Incluso ha incidido en que el 30% de los beneficios de CaixaBank van a obra social de la mano de la Fundación "la Caixa": "Hacer un impuesto a CaixaBank es hacer un impuesto a la obra social".

Por tanto, los caminos que se abren si el Gobierno saca adelante el impuesto son básicamente dos, según ha advertido Gortázar. O se repercuten los costes de la generación de crédito tal y como manda la normativa europea, o no se repercuten, pero entonces no habrá crédito. En resumen, "tendremos o crédito más caro o no crédito".

"¿Vamos a gravar a un sector poco rentable señalándolo como responsable de ayudar más a los demás?", se ha preguntado, para responder precisamente a la pregunta de por qué no ve razonable que la banca pague más impuestos si está ganando más. "Si las cosas van mejor ayudaremos más", ha dicho, en referencia al impuesto de sociedades que ya pagan. Desde este punto de vista, el nuevo gravamen "o es puro y duro de recaudación o no está bien diseñado".

Gortázar ha instado al Ejecutivo de Pedro Sánchez a "no penalizar a las grandes empresas" cuando, en el caso de la banca, está cotizando además por debajo del valor contable en bolsa. "El tejido industrial del país debe tener también grandes campeones", ha concluido.


Etiquetas:  #CaixaBank #carga #contra #el #impuesto #a #la #banca #con #la #excusa #de #sus #altos #beneficios #No #existen

COMENTARIOS