Calviño precipitó un acuerdo hipotecario de mínimos con los bancos para contener a Podemos
11:24
23 Noviembre 2022

Calviño precipitó un acuerdo hipotecario de mínimos con los bancos para contener a Podemos

Los socios de Gobierno han encontrado en el pacto un nuevo motivo para dejar clara la división creciente en Moncloa. La premura en la aprobación también ha generado malestar en las entidades

Claves Dación en pago, congelar cuotas y menos comisiones Euríbor Gobierno y bancos cierran un acuerdo para aliviar las hipotecas de las familias

El acuerdo entre el Gobierno y las patronales bancarias para aliviar la carga hipotecaria de las familias más vulnerables ha nacido ya tocado. La nocturnidad y la premura del Ejecutivo por aprobarlo no han sentado demasiado bien entre las entidades y el contenido no gusta a los socios de Unidas Podemos, que han encontrado en el pacto un nuevo motivo para dejar clara la división creciente en Moncloa.

La presión de los morados, de hecho, ha sido el elemento catalizador de las negociaciones, especialmente en su tramo final. En plena crisis por el fiasco de la ley del 'sólo sí es sí', con la Ley de Vivienda encallada en el Congreso y con sus propias cuitas internas, la formación liderada por Ione Belarra se ha aferrado a las hipotecas como una de las pocas banderas que les quedan para reivindicarse y no ha dudado en utilizarla para presionar a Nadia Calviño, la mismísima número dos de Moncloa.

Calviño, consciente de la delicada situación interna que atraviesa la alianza de Gobierno, ha tratado de hacer malabarismos para contener el desborde de UP al tiempo que consensuaba una solución suficiente para los bancos. El acuerdo, de mínimos para salvar el texto sin poner en riesgo la estabilidad financiera de las entidades, llegó al filo de la medianoche del lunes, pero aun así no cuenta con el visto bueno de Podemos ni de Yolanda Díaz, la vicepresidenta segunda inmersa en el lanzamiento de su propio proyecto político.

Díaz, que se había mantenido en un segundo plano en las últimas semanas tras reclamar la congelación de las hipotecas, volvió ayer a primera línea para dejar clara su disconformidad. Es "sustancialmente mejorable", dijo sobre el paquete de ayudas con el que el Gobierno quiere rebajar la presión del Euríbor y la subida de los precios sobre las familias. En su opinión, el acuerdo no servirá para repartir "las cargas de la crisis" y, por el contrario, acusó a las entidades financieras de falta de compromiso y sacrificio con el país. "Desde la subida del Euríbor al día de hoy, los beneficios estimados de las entidades financieras por el incremento del Euríbor ascienden a 8.000 millones de euros, ergo, las entidades financieras se están beneficiando como nunca de la subida de los tipos de interés", manifestó, en declaraciones recogidas por Europa Press.

Previamente, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, criticó que el paquete de medidas "deja a muchas familias fuera" y "apenas va a reducir la cuota de la hipoteca". En un mensaje en la red social Twitter, Echenique se refirió a "las medidas que ha filtrado la vicepresidenta Calviño", las cuales, en su opinión, "casi no tocan los beneficios obscenos de la banca", por lo que aseguró que desde su grupo parlamentario seguirán trabajando "para limitar las subidas abusivas de verdad".

Malestar en la banca

Pero el malestar no se limita sólo al ruedo político. Entre las entidades financieras también cunde cierta sensación de disconformidad por el contenido del acuerdo y, sobre todo, por la precipitación a la hora de alumbrarlo. Hasta ayer por la tarde ambas partes seguían peinando los flecos pendientes para la publicación definitiva en el Boletín Oficial del Estado (BOE), pese a que el texto ya había obtenido el visto bueno del Consejo de Ministros.

Hasta el momento, sólo CaixaBank ha expresado su previsión de adherirse al acuerdo en las próximas semanas, aunque se da por hecho que el resto de entidades seguirán su estela, sobre todo por una cuestión reputacional. Los bancos no terminan de estar convencidos de las consecuencias para el sector, para sus provisiones y sus balances, como dejó patente el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. En función de cómo se realice la refinanciación en el momento de la extensión del crédito "puede impactar o no en la cifra de provisiones, y no sólo ahí, sino también en el consumo de capital del negocio hipotecario", aseguró tras su intervención en unas jornadas financieras en Madrid.

Su homólogo en BBVA, Onur Genç, fue más escueto y casi evitó comentar el acuerdo, limitándose a decir que "estamos trabajando". Las reacciones de ambos directivos dejaban en evidencia el malestar generalizado en el sector financiero, que será el que tenga que aplicar, en último término, los mecanismos habilitados.

Medidas

Sobre dichos mecanismos, el acuerdo sellado por el Gobierno con las patronales AEB, CECA y UNACC, y con el Banco de España pivota sobre dos pilares. Por un lado, la ampliación del Código de Buenas Prácticas que ya estaba vigente en el sector desde 2012 y que dará amparo a los deudores más vulnerables. Por otro lado, la creación de un nuevo Código de Buenas Prácticas para familias en riesgo de vulnerabilidad por la subida de los tipos de interés, las "rentas medias", según fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos.

Respecto a la ampliación del Código ya existente, el acuerdo contempla reestructurar el préstamo hipotecario con un tipo de interés más bajo durante la carencia del principal de 5 años (Euríbor -0,1%, en lugar del Euríbor +0,25% que se aplicaba hasta ahora). Asimismo, se amplía a 2 años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla la posibilidad de una segunda reestructuración, en caso necesario.

Además, se permite que los hogares con renta inferior a 25.200 euros al año (tres veces el IPREM) que dediquen más del 50% de su renta mensual al pago de la hipoteca, pero no cumplan el criterio actual del incremento de un 50% del esfuerzo hipotecario, puedan acogerse al Código con una carencia de 2 años, un tipo de interés menor durante la carencia y un alargamiento del plazo de hasta 7 años. "Esta medida es necesaria para aquellas familias que, como consecuencia de la subida de tipos de interés, lleguen a niveles de esfuerzo hipotecario excesivos que les obliguen a reducir gastos de primera necesidad y pongan en peligro el pago de la hipoteca, puedan recibir un tratamiento adecuado", señalan fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos.

Respecto al nuevo Código de Buenas Prácticas que se crea como paraguas para las rentas medias, el texto contempla que podrán beneficiarse de estas medidas los hogares con renta inferior a tres veces y media el IPREM (29.400 euros anuales) con hipotecas suscritas hasta el 31 de diciembre de 2022, una carga hipotecaria superior al 30% de su renta y que haya subido al menos el 20%. Para todos estos casos, las entidades financieras deberán ofrecer la posibilidad de congelación durante 12 meses de la cuota, un tipo de interés menor sobre el principal aplazado y un alargamiento del plazo del préstamo de hasta 7 años.

A diferencia del Código anterior, que permanece perenne desde 2012 y se mantendrá de forma estructural, el nuevo Código para las clases medias sólo estará vigente por un periodo de 24 meses.

Además, el acuerdo contempla otras medidas complementarias a las que podrá acudir cualquier persona hipotecada. En concreto, se reducirán los gastos y comisiones para facilitar el cambio de tipo variable a tipo fijo y se eliminarán durante todo 2023 las comisiones por amortización anticipada y cambio de hipoteca de tipo variable a fijo. También se incluirán medidas para la promoción de la educación financiera y se reforzará el seguimiento de la aplicación de ambos códigos.


Etiquetas:  #Calviño #precipitó #un #acuerdo #hipotecario #de #mínimos #con #los #bancos #para #contener #a #Podemos

COMENTARIOS