Cariño, de una app de citas a tocar en Coachella: ''Nosotras sólo escribimos desde el odio''
01:36
6 Mayo 2022

Cariño, de una app de citas a tocar en Coachella: ''Nosotras sólo escribimos desde el odio''

Este trío de mujeres comenzó su carrera musical en 2018 y sólo cuatro años después ya están tocando en el mayor festival del mundo en California

Cuando su primer tema, Canción de pop de amor, apenas llevaba unas semanas en Spotify, las discográficas comenzaron a llamar a la puerta de Cariño. Porque este trío, que ha acabado resucitando el tontipop inaugurado por Los fresones rebeldes, ha nacido para ser mainstream sin escala intermedia. Desde sus inicios a través de una app de citas han llegado al Coachella, tienen una decena de festivales indie para este verano y son imagen de La Prohibida Cider en tan sólo cuatro años.

Sin saberlo, aquella conversación en 2013 de Paola Rivero y María Talaverano por Wapa, una app de citas lésbicas, acabaría siendo el germen de su grupo. «Al final nos conocimos ahí, pero había amigos en común y escuchábamos música similar. Estábamos predestinadas, nos íbamos a encontrar igual en Madrid», reconocen. Sólo les faltaba una bajista. Y viendo un concierto se les apareció. Era Alicia Ros. Había nacido Cariño y su carrera ya estaba lanzada.

«El ritmo en el que estábamos no era sano. Nos metíamos mucha tralla. Tocábamos y salíamos todos los días. Ahora hemos encontrado el equilibro sano», apunta Paola sobre la época prepandémica en la que nacieron Canción de pop de amor, Bisexual o su versión de Llorando en la limo. Aunque ahí ni había limo ni había glamour, sólo Vespino y precariedad. «Teníamos esa vida, hablamos de lo que vivimos y ahí estábamos en plan pobres. No lo hicimos aposta. La precariedad está dentro de nosotras y hablamos de lo que sentimos».

Y eso que sienten, en parte, es odio. «Nosotras sólo escribimos desde el odio porque odiar mucho y llorar mucho es sentir algo. Cuando no se siente tanto es cuando peor se escribe», explica Alicia. Y el receptor de ese odio tiende a ser el mismo: un tío. «Igual exageramos las malas cualidades de esa persona para escribir con más odio, pero nos hemos encontrado mucho machirulo imbécil», remata.

ALBERTO DI LOLLI

Por si no había quedado claro, ellas mismas se afanan en recordar que en este grupo no existen filtros. «No buscamos hacer canción protesta. No pensamos el mensaje tanto. No nos centramos en pensar de qué vamos a hablar. Sale y no lo frenamos». Para qué hacerlo si la fórmula está funcionando por el momento.

Porque además de acabar de tocar en California sobre el escenario del Coachella ya preparan un disco para otoño. Ellas, que cuando llegó el Covid, pensaron que el éxito se podía acabar. «Ese miedo estaba porque salían muchos grupos nuevos y la escena iba a ser otra. No estábamos acostumbradas a estar paradas. Nos faltaba algo. Estábamos tristes y no nos encontrábamos. Pero aquí estamos», afirma María.

«A veces pienso que si nos vamos a dedicar todos a la música, no cabemos. Si en unos años esto no tira, nos metemos a electricistas», bromea Alicia. Pero la cosa, por el momento, va tirando y sus millones de reproducciones en Spotify han acabado de asentarlas en el mainstream, concepto con el que los primeros fans de Cariño igual no están muy contentos. «Pensar que algo cerrado y pequeño es mejor son prejuicios y clasismo. Que alguien no te conozca no hace que tu arte sea mejor», señala Paola. «Yo no veo la diferencia entre estar en un garito o en el mainstream. Sigues haciendo música y si te va muy bien sonarás en los 40 Principales, pero tampoco eso es algo que me preocupe», añade María.

Lo que sí les preocupa es seguir siendo libres. «En las canciones no vamos a admitir nada de censura. Si nosotras queremos escribir algo, lo hacemos. Es nuestro grupo y no nos gusta sentirnos impostadas por mucha fama que eso nos trajera».

Ahí queda ese aviso.


Etiquetas:  #Cariño #de #una #app #de #citas #a #tocar #en #Coachella #Nosotras #sólo #escribimos #desde #el #odio

COMENTARIOS