Carmen Martín, la 'guerrera' a la que la Covid casi deja sin JJOO: ''Me destrozaría el corazón''
00:04
23 Julio 2021

Carmen Martín, la 'guerrera' a la que la Covid casi deja sin JJOO: ''Me destrozaría el corazón''

EL ESPAÑOL habla con Carmen Martín, capitana de la selección femenina de balonmano. Las Guerreras buscan en Tokio su segunda medalla en unos Juegos.

Los Juegos Olímpicos son la cumbre para muchos deportistas. Es esa cita con la que sueñan todos y por la que trabajan tan duro durante cuatro años (cinco esta vez). Por eso perdérselos se hace tan doloroso, más aún cuando se está a un puñado de días de la ceremonia inaugural. Es lo que les ha pasado a unos cuantos atletas de cara a Tokio 2020 por la maldita pandemia y lo que casi le ocurre a Carmen Martín.

Ella es, nada más y nada menos, la capitana de las 'Guerreras', el equipo femenino de balonmano que representará a España en unos Juegos Olímpicos por tercera vez consecutiva. Carmen Martín repite también por tercera ocasión, aunque cerca ha estado de no hacerlo. Dio positivo en los test realizados los días 14 y 15 de julio y se perdió el viaje a Tokio con sus compañeras a la espera de un segundo test de coronavirus negativo. Llegó 'in extremis' y ya está en la Villa Olímpica.

Desde allí atiende a EL ESPAÑOL. Carmen combate el 'jet-lag' a pocas horas de la ceremonia inaugural de los Juegos de Tokio, pero tendrá hasta el 25 para descansar y prepararse para el debut de España ante Suecia.

Las 'Guerreras' tienen un grupo complicado por delante con Francia, entre otras, en el camino, pero su capitana apuesta por ir "partido a partido", como bien diría el 'Cholo' Simeone', y luego ya se verá si se puede soñar con optar a las medallas, como el bronce en el que ella fue partícipe en Londres 2012.

Carmen Martín, en Tokio

Carmen Martín, en Tokio Instagram

Pregunta: ¿Qué tal, Carmen? ¿Cómo están siendo tus primeras horas en Tokio y el recibimiento por parte de tus compañeras?

Respuesta: El aterrizaje fenomenal, el viaje se me pasó volado. Pero con todos los controles severos que hay antes de llegar a la Villa sí que se tardó bastante. Yo tuve suerte porque no venía en expedición y todo fue un poco más ágil. Estuve unas cuatro horas y media hasta que pude llegar a la Villa y ya fue como 'ay, qué bien'. Superrelajada. Las compañeras me recibieron con algún cartel de bienvenida y la verdad que estamos todas con muchas ganas.

Y supongo que hay mucha ilusión dentro del equipo por estar ahí y luchar por traer una medalla, ¿no?

Lo que tenemos es muchísima ilusión de estar aquí. Simplemente estar entrenando aquí te da una vibración distinta. Ya solo con eso nada más te suben las revoluciones y tienes ganas de que todo llegue. Pero la competición llega ya el 25 y tenemos muchísimas ganas de jugar, sobre todo, contra Suecia que es el primer partido.

En tu caso también se podría decir que estarás aliviada después de la locura de estos últimos días. ¿Cómo eran esos días de incertidumbre de saber si podías estar o no en los Juegos?

Fueron bastante duros, la verdad. Fueron días, como bien has dicho, de incertidumbre, de no saber si vas a estar en unos Juegos Olímpicos o no. Se dice muy rápido, pero estar en unos Juegos no es nada fácil. Tener la oportunidad de estar aquí y estar seleccionada, más aún ahora con el Covid, pues estoy muy feliz porque han sido momentos muy duros.

En el subconsciente tenía que sí iba a poder estar, pero también sabía que podía ser que no

¿Llegaste a dar por perdido que pudieras llegar a tiempo?

No. Todo el mundo me decía "Carmen, vas a llegar. De verdad que vas a estar bien". Lo que me reconfortaba era que mi médico, César Flores, me decía: "Vas a llegar". En el subconsciente tenía que sí iba a poder estar. Pero bueno, también sabía que podía ser que no. Tenía mucha incertidumbre y estaba mal. No era fácil.

Viendo que atletas de otros países se caen estos días de los Juegos por los contagios y por lo que tú has pasado, ¿qué supone para un atleta perderse los Juegos a tan pocos días?

Perderse los Juegos le destrozaría el corazón a mucha gente. Tanto en deporte individual como en colectivo son muchos años de trabajo para tener la oportunidad de tener una continuidad y poder estar aquí, poder clasificarte o poder la oportunidad, simplemente, de ser seleccionado como nosotros. Si hay alguien en un mejor estado de forma que tú, va esa persona y no tú.

Es muy gratificante llegar aquí por todo el trabajo que has estado realizando. Imagínate que te lo quitan de las manos o que se te vaya.

¿Cómo estáis llevando el tema de las restricciones?

Las restricciones, a pesar de que está habiendo contagios, España o por lo menos mi equipo las está siguiendo de forma severa desde el primer día. Desde que se entró aquí. Guardas la distancia de seguridad, tienes mucha responsabilidad, te estás lavando todo el rato las manos, nuevas mascarillas cada día o antes dependiendo de si hacer ejercicio con ella... Yo creo que el equipo se está portado todo lo mejor que se puede. Luego ya que tengas mejor o peor suerte y estés esperando, no sé, en la cola y te contagies... ¿qué le haces?.

Hay cierto respeto a que salte un positivo, imagino.

Sí, al final yo creo que todo el mundo lo piensa, le tiene mucho respeto a la situación e intenta ser lo más responsable posible. Pero tampoco puedes dejar de vivir y no puedes dejar de hacer tus rutinas diarias aquí dentro. Es importante porque tienes que estar muy centrado en la competición, que es lo que nosotras venimos a hacer aquí. Evidentemente, se tiene mucha responsabilidad con la sanidad, pero sin olvidarnos de que aquí venimos a competir e intentar hacerlo lo mejor que podamos.

Y ya pasando a lo que todos esperamos, esto arranca el domingo y tenéis un grupo muy duro. ¿Cuáles son las claves para la fase de grupos?

Tenemos un grupo muy duro, sí. Bueno, mucha gente que dentro del mismo grupo va a tener un grupo muy duro -risas-. Es un grupo muy reñido, todo el mundo tiene muchísimas posibilidades y eso es algo que es bueno. Puede ocurrir de todo dentro del grupo y al final eso se percibe en el ambiente. Entendemos que los rivales a los que nos vamos a enfrentar son muy fuertes y tenemos que estar todas muy puestas en el tema, estudiar muchísimo y tener mucha claridad sobre lo que nos vamos a encontrar para poder gestionarlo de la mejor forma posible cuando llegue el momento.

Y es clave empezar con buen pie con ese primer partido...

Bueno no te creas. No es clave. Mira en Londres que se perdió el primer partido contra Corea y se ganó el bronce. No considero que sea clave, pero sí creo que da un empujón muy bueno al equipo y, sobre todo, para que el ánimo psicológico esté bien. En el ambiente del grupo es importante. Es un golpe positivo. No sé si una clave, pero sí un golpe positivo.

¿A qué selecciones ves entre las favoritas? Y, por supuesto, si crees que estáis entre ellas.

Las selecciones que han estado últimamente en podio. Selecciones como Noruega o como Suecia que la verdad que está en un momento muy bueno también, aunque no sé si es favorita pero sí hay que tenerla mucho en cuenta. Luego, por ejemplo, Rusia viene un poco tocada y no viene igual tan fuerte como en otras ocasiones. Pero va a haber selecciones muy duras. Francia siempre suele estar entre los equipos de arriba... Pues eso, vamos a tener muchos rivales muy complicados.

Hay que trabajar día a día, que no se te venga arriba el estar en una Villa Olímpica...

¿Y vosotras os veis estando ahí?

Es que nosotras no somos de hacer eso. Somos de intentar hacer las cosas paso a paso y partido a partido. Al final no te puedes poner en una situación en la que tú, realmente, no sabes si vas a poder estar o si no. Lo que tienes que hacer es trabajarlo día a día, ser humilde, tener los pies en la Tierra, que no se te venga arriba el estar en una Villa Olímpica... Es importante que eso se sepa gestionar por la cantidad de gente que hay, las diferentes disciplinas, las instalaciones, lo guay que es todo, que igual puede en algún momento maravillar, y tienes que tener claro que a lo que vienes aquí es a luchar y a darlo todo para intentar ganar.

Son tus terceros Juegos, ya sabes lo que es colgarte un bronce olímpico, pero en Londres también te tocó sufrir el lado más duro por una grave lesión que sufriste antes de cuartos. ¿Cómo recuerdas ese momento?

Fueron momentos muy complicados. Lo que hablábamos antes: se te rompe el corazón por tener que salir de la Villa Olímpica por lesión, por Covid o por lo que sea. Es un sueño para todo el mundo, para un atleta, tener la oportunidad de venir a unos Juegos Olímpicos, disfrutar de todo esto. De un día tenerlo todo al cien por cien a que se te vaya de las manos y se quede en un cero por ciento o, incluso, en un -100, pues es muy difícil gestionarlo.

Pero sí es cierto que ha pasado ya mucho tiempo. Yo siempre me he sentido muy partícipe de esa medalla y estoy muy feliz de que tras cuatro años de trabajo haber tenido la oportunidad de haber estado con un grupo, con un equipo, lleno de compañeras que hicieron un trabajo extraordinario y en el que todas ellas hicieron un gran trabajo para que esa medalla se consiguiera. Ahora lo veo de una forma muchísimo más positiva. Soy feliz de que España se pudiera llevar esa medalla y haber formado parte de ese equipo.

Me llevo gente muy bonita de mi carrera y, al final, para mí, las medallas pasan a un segundo plano

O sea que no tienes la sensación de tener que quitarte una espinita.

No la tengo, no. En su día cuando me sucedió fue un dolor de corazón, pero con el paso del tiempo te das cuenta de que los éxitos no lo son todo. Desde fuera sí, pero yo me llevo gente muy muy muy bonita de mi carrera deportiva y, al final, para mí, las medallas pasan a un segundo plano... Pero vengo a luchar por ellas, no nos confundamos -risas-.

Y volviendo a 2012, ¿cómo es esa sensación de regresar a España con un metal colgado, con ese recibimiento a lo grande y demás?

Pues es alucinante. Todo el mundo, me refiero a vosotros los medios de comunicación, está superpendiente de querer saber cómo van, cómo está el equipo, las sensaciones... Y después de todo el trabajo que tanto nosotras como vosotros habéis estado haciendo durante todo el recorrido de los Juegos, incluso antes, pues cuando llega ese momento, que es satisfactorio para toda España, pues es evidente que todo es felicidad y que tanto nosotras como vosotros queremos que salga por todos lados y que se dé el máximo 'boom'.

Ojalá se pueda repetir eso mismo dentro de unas semanas...

Eso nos gustaría. Ojalá -risas-.

[Más información - Pablo, el hijo de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina, confirma su fichaje por el FC Barcelona]

Balonmano Equipo Olímpico Español Juegos Olímpicos Juegos Olímpicos 2020 Selección Española de Balonmano femenino

Etiquetas:  #Carmen #Martín #la #guerrera #a #la #que #la #Covid #casi #deja #sin #JJOO #Me #destrozaría #el #corazón

COMENTARIOS