Casper Ruud: de la ''paliza'' de Nadal al ''frustrante'' Alcaraz
00:12
11 Septiembre 2022

Casper Ruud: de la ''paliza'' de Nadal al ''frustrante'' Alcaraz

El noruego, formado en la Academia de Rafa, ya disputó (y ganó) una final ante el murciano: fue en el último Masters 1000 de Miami

US Open Alcaraz gana su tercer partido consecutivo de cinco sets y se planta en la final

Casper Ruud pidió un deseo tras perder la última final de Roland Garros ante Rafa Nadal: que la próxima no fuera contra el tenista que tiene una estatua en las instalaciones. Una de esas bromas que llevan un poso de sinceridad. El noruego, criado en la academia del manacorí, cayó a plomo ante su ídolo ("me dio una buena paliza"), pero allí empezó el camino que tres meses más tarde le ha llevado de vuelta a otra final de Grand Slam. En Nueva York y no en París. En pista rápida y no en arcilla. Contra Carlos Alcaraz,y con un botín que ninguno de los dos imaginaba: el ganador de este US Open despertará el lunes como nuevo número uno del mundo.

Para explicar su crecimiento, Casper Ruud señala dos momentos clave de su temporada. Uno fue Roland Garros, claro, donde "algo hizo click". "He aprendido a jugar partidos a cinco sets, que son muy distintos. Ahora sé que de vez en cuando puedes dejar escapar un set y guardarte las energías. En ese sentido he madurado", admitió después de ganar a Karen Khachanov para llegar a la final de Flushing Meadows.

También la expectación, los famosos, y ver el trofeo expuesto. Toda esa parafernalia que puede deslumbrar a un novato. Y hasta este año, Ruud no había pasado de tercera ronda en ningún grande. Este curso, el noruego no pudo disputar el Open de Australia por una lesión en la víspera, pero ha llegado a la final en dos de los otros tres. Y en superficies distintas, lo que conecta con el otro momento clave, la final del Masters 1.000 de Miami de este año... Que perdió ante Carlos Alcaraz.

"En Miami me demostré que en los torneos de pista dura también puedo ganar a grandes jugadores y llegar lejos", explicó esta semana. Fueron dos lecciones en una: quitarse la etiqueta de jugador de tierra batida y mirar de tú a tú a los mejores del circuito. Dos problemas que tenían reflejo en su palmarés: de sus nueve títulos, ocho fueron en arcilla y solo uno en cemento. Y todos de la categoría más baja, ATP 250. Triunfar en el US Open le dejaría una vitrina insólita: ganar un título de Grand Slam sin haber ganado nunca un Masters 1.000 o un ATP 500.

"Puede ser frustrante"

De Miami, Ruud sacó además un perfil certero de Alcaraz. "Puede ser frustrante, porque se mueve muy bien y te devuelve muchas bolas. Crees que has hecho un ganador y llega. Para hacerle un punto necesitas tres o cuatro golpes ganadores", lamentó entonces el noruego.

"Normalmente los jugadores prefieren un lado. Por ejemplo, yo puedo subir el ritmo con mi derecha, mientras que mi revés quizá es un poco más sólido pero no tan rápido. [Alcaraz] puede lanzarse a la contra con cualquiera de los dos lados. No hay peloteos donde puedas descansar. Es lo más difícil, y lo que más sorprende".

Con esa mochila, Casper Ruud, la perla más brillante de la academia de Nadal, afronta esta final del US Open. Conoce las alturas y conoce el rival, pero un aliciente que pondrá más picante: en juego estará también el número uno del mundo.


Etiquetas:  #Casper #Ruud #de #la #paliza #de #Nadal #al #frustrante #Alcaraz

COMENTARIOS