Casper Ruud, el alumno aventajado de Nadal: de Noruega a la Academia de Rafa para ser su heredero
02:16
5 Junio 2022

Casper Ruud, el alumno aventajado de Nadal: de Noruega a la Academia de Rafa para ser su heredero

El joven talento que se medirá al jugador español en la final de Roland Garros llegó hasta su escuela en el año 2018 para formarse como tenista de élite.

Rafa Nadal aterrizó en París por primera vez como tenista profesional en el 2005. Tenía solo 19 años y su carrera estaba arrancando. Sin embargo, ya en aquella edición pudo demostrar que era un elegido de la raqueta y, sobre todo, de la tierra batida. Debutó en Roland Garros levantando el que sería el primero de sus 13 títulos en la Philippe Chatrier

Este domingo tendrá la oportunidad de levantar el 14º. Rafa siempre dice que le gusta ir a la par de su Real Madrid. Si los blancos ganaron hace unos días La Decimocuarta, precisamente también en París, él ahora está en deuda con ellos. Sin embargo, enfrente tendrá a una persona que es especial para él y para todo su entorno. Se trata de Casper Ruud

El noruego es un gran talento del tenis mundial llamado a hacer cosas realmente grandes. No está tocado por una varita como Nadal, ya que va a disputar su primera final de Roland Garros a los 23 años y sin que lógicamente sea el curso de su debut. Sin embargo, de lo que sí tiene oportunidad es de hacer algo histórico: ganar a Rafa Nadal en una final de su Grand Slam preferido.

El español solo ha perdido 3 partidos de los 108 que ha jugado como profesional en la tierra batida de París. Y ninguna de esas tres derrotas ha llegado en la pelea por la Copa de los Mosqueteros, donde tiene un inmaculado 13 de 13 en finales. Sin embargo, hasta ahora, Nadal no se había medido en ninguna de esas finales con su alumno más aventajado. Un jugador que llegó desde Noruega para en el año 2018 aprender todo de él en su propia casa, en la Rafa Nadal Academy. El balear era su ídolo y por eso decidió rodearse de su mismo entorno para poder crecer a imagen y semejanza del rey del polvo de ladrillo. 

Rafael Nadal y Casper Ruud, en la Rafael Nadal Academy en 2019

Rafael Nadal y Casper Ruud, en la Rafael Nadal Academy en 2019

De Noruega a Manacor

Casper Ruud nació en Oslo, Noruega, en el año 1998. Desde siempre, su rutina ha sido la de ser un rara avis. Por eso eligió el tenis como deporte para hacerse un nombre. La tradición tenística en su país es alarmantemente reducida. De hecho, a sus 23 años, el propio Casper ya es considerado como el mejor de toda la historia después de haber superado a otro Ruud, su propio padre. 

Este gigantón que roza el 1,90 de altura se convirtió en el primer jugador de su país en ganar un torneo del circuito ATP. Ahora ya acumula ocho después de que el 2022 se haya convertido en su mejor año como profesional. Tras su brillante participación en Roland Garros, este lunes estrenará no solo su mejor ranking, sino también el más alto de un jugador noruego en toda su historia. Será el nuevo número 6 del mundo. Su padre solo llegó a ser la 39ª mejor raqueta del planeta.

Por ello, la noticia de jugar ante Nadal esa final será casi fiesta nacional y es que estas dos semanas en París han sido históricas para él. Casper tendrá este domingo su día más esperado, el de enfrentarse a su ídolo. Cuando todavía era un niño, más de lo que lo sigue siendo, admiraba profundamente a Rafa a quien tenía como absoluto referente. Ruud ha crecido bajo los consejos de su padre y viendo una y otra vez ganar a Nadal en tierra batida.

Es por eso que aunque estaba en un país en el que el tenis es un deporte minoritario, siempre soñó con convertirse en su heredero y en el rey de esta superficie. Poder seguir los pasos del manacorí sería algo único para él y es que siente verdadera devoción por el campeón español. Esta admiración por Rafa le ha llevado a ser también un rara avis en el circuito como lo es en la vida.

En tiempos en los que priman los jugadores todoterreno, algo que siempre se echó de menos en los primeros años de Nadal, Ruud ha llegado a convertirse en uno de los mejores del mundo siendo un auténtico especialista en la tierra batida. Ahora que el final del balear se acerca y que muchos quieren buscar a ese nuevo dominador de esta superficie, la figura de Ruud aparece firme para presentar su candidatura a la gran corona de la arcilla. Algo que ya hicieron otros antes como Dominic Thiem y Stefanos Tsitsipas, pero sin todo el éxito esperado. 

Con ese firme propósito decidió emprender un importante viaje desde su Noruega natal hasta España en el 2018. Con la mayoría de edad recién cumplida y ya dentro del circuito profesional, aunque sin grandes resultados, se presentó en la Rafa Nadal Academy para seguir formándose y dar sus últimos pasos antes de lanzarse a la élite. Ahí fue donde conoció al jugador español, a su entrenador Carlos Moyá, a su tío Toni y al resto del equipo que acompaña normalmente al ganador de 21 Grand Slam. 

También se acercó a Pedro Clar, quien se convirtió en su sombra y en el guía de su progresión. El técnico mallorquín de la Rafa Nadal Academy se centró en el caso del jugador noruego hasta formar parte de su equipo, una función que aún mantiene. Por eso está en París junto a su pupilo y junto a todo el staff que ha seguido a Rafa Nadal hasta la capital francesa. 

Casper Ruud, en Roland Garros 2022

Casper Ruud, en Roland Garros 2022 Reuters

Clar tiene el secreto de la enorme progresión de un Ruud que ha dejado algunos de sus mejores golpes en las pistas que un día Rafa decidió crear para potenciar la salida de talentos como él. Para toda la factoría Nadal, lo del noruego también es una victoria muy importante.

Ruud pasó a ser uno de los ojitos derechos de la Academia y el hecho de que ahora haya llegado a su primera final de un torneo grande supone una celebración también para el proyecto empresarial, educativo y deportivo del 'clan Nadal'. Para ellos será un orgullo que el título, sea quien sea el ganador, se quede en casa. 

Casper se machacó en las pistas de Rafa e incluso compartió entrenamientos y peloteos con él durante años hasta que estuvo preparado para convertirse en uno de los mayores talentos del tenis mundial.  Ahora su nombre aparece junto a otros como el de Carlos Alcaraz o Felix Auger-Aliassime. Su edad es superior a la de ellos, pero es que Casper ha tardado algo más en explotar. Sin embargo, su 2022 está siendo para enmarcar.

La explosión de Ruud

El tenista número 6 del mundo saldrá a la pista Philippe Chatrier de París con muchos retos por delante. Seguramente también con muchos nervios. Tendrá al otro lado a su ídolo de la infancia con la enorme presión que eso supone. Sabe también que tendrá sobre sus hombros los ojos de todos aquellos expertos que le sitúan como candidato a coger el trono de especialista de la tierra batida. Sin embargo, el noruego y todo su equipo han trabajo duro para poder abstraerse de eso y seguir escribiendo su propio camino. Así es como lo define Clar. 

Ruud es el alumno más aventajado de Rafa, pero al igual que sucede con Alcaraz, él quiere ser Casper por mucho que admire al español. Y tras el 2022 tan impresionante que está firmando, la realidad es que se está ganando ese derecho y ese mérito. El noruego ha conseguido ganar ya ocho títulos en su carrera deportiva, siete de ellos sobre arcilla, la superficie a la que mejor se adapta con diferencia. 

Solo su victoria en el ATP250 de San Diego del año pasado frente a Cameron Norrie llegó sobre pista dura. Ahora, su primera final de Grand Slam llega también sobre tierra como también llegaron las semifinales del Masters 1000 de Roma en 2020 y 2022 y las de los Masters 1000 de Montecarlo y Madrid en 2021. Aunque son resultados discretos si se comparan con las giras de tierra batida de Nadal, por ejemplo, siguen demostrando que es uno de los grandes 'terrícolas' del circuito. La excepción que confirma la regla es su derrota en la final del Masters 1000 de Miami de este año ante Alcaraz. 

Carlos Alcaraz posando con Casper Ruud tras ganar en Miami

Carlos Alcaraz posando con Casper Ruud tras ganar en Miami Reuters

Ruud está viviendo su total explosión este curso y según su equipo más cercano eso se debe a la madurez que está alcanzando y a su fortaleza mental. Dos aspectos que consideran claves en un tenis que no ha terminado de encontrar a sus grandes referentes mientras el 'Big Three' da sus últimos coletazos. Si algo se echa en falta en los Medvedev, Tsitsipas, Zverev y compañía es precisamente esa regularidad y esa mentalidad férrea. Y Casper parece haber encontrado ese camino. 

Cuando llegó a la Rafa Nadal Academy estaba lejos de entrar en las 100 mejores raquetas del planeta, pero gracias al trabajo de todo su equipo y al suyo personal, ahora ha derribado todos los muros que le impedían brillar. Al igual que Rafa, es un tenista al que le gusta jugar mucho desde el fondo de pista, darle efecto y altura a sus bolas y abusar de los peloteos largos.

Se maneja bien en el desgaste y siempre ha sido educado y moldeado para esos partidos entre el polvo y el calor que se alargan hasta la extenuación. Un lugar de batallas al que Nadal llama hogar y que a partir de ahora también podría serlo para Ruud. Quizás, la oportunidad de medirse a su ídolo frente a frente en el mayor escenario del mundo le dé el empujón necesario para cumplir ese sueño que tenía de pequeño cuando estrellaba la bola una y otra vez contra las paredes de su casa siguiendo lo consejos de su padre. 

[Más información: El drama de Zverev tras su lesión en Roland Garros: peligra la temporada por un desgarro de ligamentos]

Deportes Rafa Nadal Roland Garros Tenis Tenistas

Etiquetas:  #Casper #Ruud #el #alumno #aventajado #de #Nadal #de #Noruega #a #la #Academia #de #Rafa #para #ser #su #heredero

COMENTARIOS