Castillo elige a un polémico diputado tránsfuga como Primer Ministro
02:42
2 Febrero 2022

Castillo elige a un polémico diputado tránsfuga como Primer Ministro

Desde que fuera elegido el año pasado en las filas de la derechista Renovación Popular, Valer ha protagonizado un viaje tránsfuga a toda velocidad

Pedro Castillo ha intentando cerrar la última crisis de gobierno con el nombramiento exprés de un gabinete que ha perdido a sus principales pesos pesados, empezando por la expremier, Mirtha Vásquez. A la cabeza, toda una sorpresa: el diputado Héctor Valer, tan polémico que muy pocos creen en Perú que vaya a estabilizar a una administración marcada por el caos, la improvisación y las sombras de corrupción.

Desde que fuera elegido el año pasado en las filas de la derechista Renovación Popular, Valer ha protagonizado un viaje tránsfuga a toda velocidad. Como Jorge Vestrynge (desde la Alianza Popular de Manuel Fraga hasta los territorios ideológicos de Podemos) pero en unos pocos meses. Todo un récord.

El primer salto en esta legislatura lo realizó a las posiciones centristas de Somos Perú-Partido Morado, pero no conforme con la acrobacia, Valer aprovechó la escisión del oficialista Perú Libre (PL), para sumarse a los izquierdistas de Perú Democrático, comandados por Guillermo Bermejo. Previamente a las elecciones de 2021 había militado en cuatro partidos distintos.

Gracias a la nueva afinidad ideológica con sus compañeros de Perú Democrática, Valer asumió sin pestañear sus tesis sobre la necesidad de proclamar una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución, el principal reclamo de PL y de su secretario general, Vladimir Cerrón.

Valer es conocido por su vehemencia y sus declaraciones subidas de tono, que le han llevado a visitar la Comisión de Ética del Congreso. El diario El Comercio también confirmó que el nuevo primer ministro, el tercero en sólo seis meses de la presidencia de Castillo, también mantiene deudas con el Tesoro Público.

"Desde el gobierno mantenemos el compromiso de trabajar por el Perú, priorizando las necesidades de todos los peruanos y las grandes reformas que consolidan el bienestar nacional", subrayó Castillo tras la juramentación de un gabinete en el que sólo repiten ocho ministros y diez son nuevos.

Tanto los dimitidos Vásquez como Avelino Guillén, exministro de Interior, así como el cesado secretario general de la Presidencia han coincidido en señalar el inmenso poder de los asesores que rodean a Castillo, muchos de ellos procedentes de su natal Cajamarca. Un "gabinete en la sombra", como lo definió la expremier. Todo ello con la inacción o la complicidad presidencial, lo que ha provocado que también esté señalado en varios casos de corrupción.

Una de las principales ausencias del nuevo gobierno es la de Pedro Francke, responsable económico hasta ayer. "Confío en que la nueva gestión continúe las reformas apenas iniciadas y que el nuevo gabinete trabaje comprometido en fortalecer la lucha contra la corrupción", se despidió Francke, uno de los grandes culpables de la estabilidad económica que sí reinó durante el medio año de la nueva administración.

Su gestión fue criticada y combatida desde el primer día por la izquierda radical de PL, incluso Cerrón se inventó el término "caviar" para definir a Francke y a otros progresistas.

También desaparece del tercer gabinete el canciller Óscar Maúrtua, que había consolidado una posición internacional de Perú alejada de los intentos de Cerrón de alinear a su país con las tres dictaduras del continente.


Etiquetas:  #Castillo #elige #a #un #polémico #diputado #tránsfuga #como #Primer #Ministro

COMENTARIOS