China baraja cambios en el sistema electoral de Hong Kong
09:00
26 Febrero 2021

China baraja cambios en el sistema electoral de Hong Kong

Pekín quiere asegurarse de que solo los “patriotas” puedan ganar

En 1984, cuando los gobiernos británico y chino se acercaban a la firma de un acuerdo histórico sobre el futuro de Hong Kong, una palabra preocupó a algunos residentes de la colonia británica. China estaba sugiriendo que el territorio podría seguir siendo capitalista, pero tenía que ser administrado por “patriotas”. ¿Que significaba eso? El entonces líder de China, Deng Xiaoping, dio una respuesta tranquilizadora. “No exigimos que estén a favor del sistema socialista de China”, dijo. “Solo les pedimos que amen a la patria y a Hong Kong”. Ahora los funcionarios han dejado claro que éste ya no es el caso. Apoyar al Partido Comunista es imprescindible.

En un discurso en Pekín el 22 de febrero, el funcionario de China responsable de los asuntos de Hong Kong, Xia Baolong, expuso la nueva definición de China del requisito de patriotismo y dio una clara indicación de que esto implicaría una forma diferente de gestionar la política en Hong Kong. Los patriotas, insistió, deben apoyar el sistema político de China. “En este país donde practicamos la democracia socialista, podemos permitir diferentes opiniones políticas”, dijo. “Pero hay una línea roja: no podemos permitir absolutamente ningún acto que dañe este sistema básico, es decir, el sistema socialista liderado por el Partido Comunista Chino”.

Esta definición de patriotismo no sorprendería a las personas que viven en China continental, donde los funcionarios siempre han combinado las nociones de “amar al país y amar al partido”. Pero los comentarios de Xia causaron revuelo en Hong Kong, que China todavía afirma que gobierna según el principio de “un país, dos sistemas”. Un día después del discurso de Xia, Erick Tsang, funcionario de Hong Kong a cargo de los asuntos constitucionales y del continente, reforzó el mensaje. “No puedes decir que eres patriota, pero no amas la dirección del Partido Comunista Chino o no la respetas, esto no tiene sentido”, dijo. “El patriotismo es amor holístico”.

No se trata simplemente de una cuestión de semántica. En junio de 2020, China impuso una amplia ley de seguridad nacional en Hong Kong para aplastar la oposición al Gobierno local que había envuelto a la ciudad en protestas el año anterior. La opinión de una persona sobre esa ley se convirtió en una prueba de idoneidad para ser miembro del Consejo Legislativo, comúnmente llamado Legco. En julio, doce políticos, incluidos cuatro miembros de Legco, fueron descalificados para participar en las próximas elecciones, en algunos casos porque se opusieron a la ley (las elecciones se pospusieron más tarde, debido a la pandemia, sostuvo el Gobierno).

Desde 2016, a varios políticos a favor de la democracia también se les ha prohibido presentarse a las elecciones o se les ha expulsado de Legco por negarse a expresar su apoyo a la Ley Básica, la mini-constitución de Hong Kong, o por destrozar juramentos de lealtad a ella. El discurso de Xia sobre el patriotismo implicaba claramente que se aplicarían nuevas pruebas para eliminar a los “elementos anti-China que causan el caos en Hong Kong”. Dijo que se necesitan con urgencia “refinamientos” en el sistema electoral del territorio para evitar que esas personas “ingresen a los órganos del poder político”.

El estado de ánimo ha cambiado drásticamente desde principios del año pasado. Luego, recién salidos de una dramática victoria en las elecciones a nivel de distrito en noviembre de 2019 y alentados por el apoyo popular que se mostró en abundancia durante los disturbios antigubernamentales, los demócratas sintieron que tenían una gran oportunidad de ganar el control, o al menos acciones de gran influencia, de escaños en los tres principales órganos electos de Hong Kong: los consejos de distrito que acababan de barrer, el Legco y el Comité Electoral que elige al director ejecutivo (se reunirá próximamente en 2022).

Ahora se les cierra la puerta, aunque los demócratas ya se habían desvanecido del Legco. Después de la exclusión de los cuatro candidatos que habían planeado presentarse a la reelección, el resto del campo prodemocrático del Legco dimitió en protesta. Cuando se introduzcan las pruebas de patriotismo, las elecciones se volverán superficiales. Más que nunca, los funcionarios del continente ejercerán el poder a través de representantes en Hong Kong.

Un cambio inmediato será un nuevo juramento para los titulares de cargos públicos. Tsang dijo que un proyecto de ley sobre esto se presentará al Legco en marzo. Requerirá el juramento de lealtad al Gobierno central, además de la necesidad previa de jurar lealtad a Hong Kong. Según los medios locales, los líderes de China también pueden cambiar la forma en que se asignan los escaños en el Comité Electoral de 1.200 miembros.

En la actualidad, 117 de ellos se otorgan a concejales de distrito, un grupo dominado durante mucho tiempo por políticos a favor del sistema, pero que será controlado por el campo de la oposición como resultado de sus logros en 2019. Estos escaños pueden ser otorgados a los partidarios locales del Partido Comunista, como miembros de la Conferencia Consultiva Consultiva Política del Pueblo Chino, un órgano asesor en Pekín. Para ayudar a los leales a ganar más escaños en el Legco, se realizarán cambios en los distritos electorales y los procedimientos electorales, aseguran los informes de la prensa local. Las elecciones legislativas ya están diseñadas para darles una gran ventaja, con solo la mitad de la legislatura elegida directamente por los ciudadanos.

También hay otros rumores siniestros. Xia dijo que los patriotas también deben ocupar puestos de alto nivel en el Poder Judicial. Los funcionarios han dicho lo mismo antes, pero los medios controlados por los comunistas sugieren que China puede establecer un comité de alto nivel que determinará si los titulares de cargos públicos son genuinamente leales al Gobierno central. Se especula que algunas de estas reformas pueden ser discutidas en la reunión anual en Pekín de la legislatura oficial de China, que comienza el 5 de marzo y dura unos diez días.

Además de reforzar su control sobre la política de Hong Kong, China también está estrangulando constantemente las libertades en otras áreas. El 19 de febrero, el Gobierno local ordenó a la Radio Television Hong Kong (RTHK), la emisora pública de la ciudad, que se sometiera a un escrutinio más estricto por parte de asesores designados por el Gobierno. La RTHK se ha mantenido notablemente independiente bajo el dominio chino. A principios de este mes, sin embargo, anunció que dejaría de retransmitir los programas del Servicio Mundial de la BBC debido al supuesto sesgo de la cadena británica en su cobertura de las atrocidades en Xinjiang. A medida que el Partido Comunista fortalece el control, muchos demócratas de la ciudad sienten que tienen que elegir entre guardar silencio sobre sus creencias o emigrar.


Etiquetas:  #China #baraja #cambios #en #el #sistema #electoral #de #Hong #Kong

COMENTARIOS