Colin Farrell: ''El día que le dije a mi padre que quería ser actor no fue el más feliz de su vida''
13:57
24 Julio 2022

Colin Farrell: ''El día que le dije a mi padre que quería ser actor no fue el más feliz de su vida''

Probó el estrellato nada más llegar a Hollywood y los escándalos tuvieron a punto de acabar con su futuro. Ahora protagoniza '13 vidas'

PABLO R. ROCES @Pavlinrodriguez Madrid Actualizado Domingo, 24 julio 2022 - 11:18Enviar por emailVer 4 comentariosVuele el cine Buenas taquillas pero sin cine de autor

A Colin Farrell (Castleknock, Irlanda, 1976) hay dos cosas que lo unen con 13 vidas, la película sobre el rescate de la cueva Tham Luang que protagoniza junto a Viggo Mortensen y que Prime Video estrenará el próximo 5 de agosto. Y ninguna tiene que ver conque siendo un niño pasara 17 días atrapado en una gruta en la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia, como sí les pasó a 12 menores, integrantes de un equipo de fútbol local, y su entrenador en la historia real que inspira el filme de Ron Howard.

Pero es precisamente ese deporte, el fútbol, el primero que conecta al actor irlandés con su nuevo proyecto. Porque Farrell creció en una casa del área metropolitana de Dublín donde el fútbol tenía una importancia vital. Su padre y su tío eran futbolistas y fueron ellos quienes intentaron que la siguiente generación siguiera sus pasos. Sin mucha suerte. Porque el pequeño de los cuatro hermanos del matrimonio de Eamon y Rita había elegido antes la interpretación que el balón y acabó estudiando junto a una de sus hermanas en la Escuela de Arte Dramático Gaiety de la capital irlandesa

En esa casa con un padre y un tío futbolistas intentando inculcarles esa pasión, ¿cómo se tomaron que el hijo pequeño decidiera que iba a ser actor?

Podríamos decir que mi padre no estaba emocionado. Definitivamente no lo estaba. No fue el día más feliz de su vida cuando llegué a casa y le dije que quería ser actor. Pero ahora él ya lo va llevando mejor.

Hasta aquí llegan todas las alusiones que Farrell tiene pensado hacer sobre su vida o cualquier asunto ajeno al contenido puro de la película 13 vidas. El segundo nexo de unión de su protagonista con el proyecto tiene mucho que ver con ello: la prensa sensacionalista. Pongamos el contexto sobre lo que aconteció en ese complejo de cuevas tailandesas en junio de 2018 cuando aquel equipo de niños de entre 11 y 16 años y su entrenador de 25 se adentraron en una de ellas aunque los carteles recomendaban no hacerlo en temporada de lluvias, que justo da comienzo en esa época del año. Un chaparrón pilló a esas 13 personas en el interior y quedaron atrapadas sin comunicación mientras los buzos del Ejército comenzaban la búsqueda al descubrir varias bicicletas a la entrada de la gruta. No tomaron contacto hasta nueve días después, el 2 de julio. Entonces supieron que estaban vivos.

Es ahí donde empieza el debate sobre el uso sensacionalista por parte de la prensa del suceso. Las inmediaciones de la cueva se llenaron de equipos de televisión y el rescate se fue retransmitiendo casi en directo, segundo a segundo, a través de las televisiones y de las redes sociales. Puede que haya en nuestro país quien encuentre la similitud con el caso de Julen en el pozo de su casa en la localidad malagueña de Totalán en 2019. Aunque los finales son distintos en ambos casos, el debate abierto en los círculos del periodismo fue el mismo: ¿dónde están los límites del interés periodístico?

Esa pregunta se le podría hacer también a Colin Farrell, que no se vio atrapado en ninguna cueva, pero sí sufrió durante varios años a finales de los 90 y principios de los 2000, cuando era uno de los actores de moda de Hollywood, la retransmisión en directo y para todo e mundo de su vida. Todas las revistas rosas hablaban en esa época de sus supuestos romances con Demi Moore, Britney Spears, Lindsay Lohan, Carmen Electra y hasta Angelina Jolie. También dieron noticia de cuando, en 2005 ingresó en una clínica de desintoxicación por sus problemas con la heroína y del precio exacto en que vendió su casa de Los Ángeles. Y, por supuesto, del vídeo sexual que circuló por la red con la modelo de Playboy Nicole Narain a quien acusó de ser la fuente de aquella embarazosa filtración.

Con la relación que usted ha tenido con la prensa sensacionalista durante años ¿Nunca tuvo miedo de que su carrera se viera perjudicada o que se acabara por esos escándalos?

No tuve ese miedo. Pero estoy aquí para hablar de 13 vidas.

Hagamos pues caso a lo que dice Colin Farrell y hablemos de su último proyecto junto al oscarizado Ron Howard, de su «gran conexión» con esta historia de rescate. «La pasión de Ron por lo que ocurrió fue como una especie de luz que nos ha guiado a todos». Aunque el irlandés encontró, una vez dentro del reparto, otro guía al que agarrarse en esta historia. «Me puse en contacto con John Valentin, que es el rescatador al que yo interpreto, y fue increíblemente generoso dedicándome su tiempo. Hablábamos por FaceTime y pude preguntarle lo que quise sobre sus sentimientos: cómo fue aquello, cuál era el estado de ánimo, cómo se sintieron cuando encontraron a los niños, si pensaron que los niños ya estaban muertos. Y fue tan abierto que, en mi interior, al contar esta historia me siento parte de ella, porque todo es muy sincero».

Cuando se hace una película como esta, ¿no es fácil caer en el mismo sensacionalismo que se critica?

R.- Te sientes sensacionalista porque estás hablando con alguien que estaba allí y vivió todo. Si alguien que vea esto, quiere ver un documental realmente extraordinario, existe y se llama The rescue. Esto es un película, tratamos de ser lo más precisos posible, pero se toman licencias creativas. Nosotros nos sentimos muy unidos a quienes formaron parte de la película por lo importante que era la historia para ellos. Todo, incluido el equipo delante y detrás de las cámaras, sentimos que había una sinceridad en la narración que justificara esa manera de estar tan cerca.

Por momentos daba la sensación que el espectáculo era más importante que las vidas

Lo más importante era la necesidad de salvar a estos niños. Cuando se encontraron con ellos por primera vez, no estoy seguro de que creyeran que todavía estaban vivos. Así que fue extraordinario. Pasé seis meses hablando de esto y, aún hoy, lo leo en papel y me sorprende lo que sucedió.


Etiquetas:  #Colin #Farrell #El #día #que #le #dije #a #mi #padre #que #quería #ser #actor #no #fue #el #más #feliz #de #su #vida

COMENTARIOS