Control interno del CNI, desclasificar documentos y dar cuentas en el Congreso: Las medidas del Gobierno para contrarrestar el 'catalangate'
02:06
25 Abril 2022

Control interno del CNI, desclasificar documentos y dar cuentas en el Congreso: Las medidas del Gobierno para contrarrestar el 'catalangate'

El Govern replica que la reunión es ''insuficiente'' y insta a depurar responsabilidades para seguir dialogando

Cataluña Caso espionaje: ERC amenaza ya la aprobación del decreto económico por la guerra de Ucrania

Como una extensión del día del libro celebrado por Sant Jordi, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, quiso realizar un regalo cargado de simbolismo a la consellera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà: Un ejemplar de En defensa de la conversación, de la sociología estadounidense Sherry Turkle, que analiza las consecuencias sociales de la cultura digital. Lo hizo al inicio de la reunión que los dos representantes institucionales mantuvieron en Barcelona para abordar el presunto espionaje a líderes independentistas a partir de infectar sus dispositivos móviles con varios programas como Pegasus y que ha provocado una nueva polémica no sólo entre Generalitat y Gobierno sino también entre los partidos que forman el Govern al sentirse JxCat, excluido del encuentro.

También simbólica fue la disposición de los dos interlocutores, mucho más alejados de lo normal en una punta y otra de una mesa, y que dejasen sus teléfonos móviles fuera de la sala de reunión a petición de Vilagrà. Tal vez por miedo a que se pudiera filtrar. Sin embargó, la respuesta del Gobierno fue contundente. Félix Bolaños aseguró que el Ejecutivo español tiene "la conciencia tranquila y nada que ocultar" y por eso han activado cuatro mecanismos "para esclarecer los hechos de forma rápida" y para dar respuesta a los afectados por este presunto espionaje.

Las cuatro medidas anunciadas por el ministro son: Abrir un control interno dentro del Consejo Nacional de Inteligencia (CNI) para esclarecer las actuaciones relacionas con este supuesto espionaje; la "plena disposición" del CNI a colaborar con la investigación abierta por el Defensor del Pueblo; la constitución de la comisión de secretos oficiales del Congreso de los Diputados para que comparezca la directora del CNI y hable sobre este control interno de la institución además de aportar documentación para que la examinen todos los grupos parlamentarios presentes y la colaboración del Gobierno con la Justicia para lo que se está dispuesto a "desclasificar documentos oficiales que ayuden a clarificar los hechos en sede judicial".

Bolaños insistió en que el "compromiso" del Gobierno es "demostrar que España es un estado de derecho con todas las garantías" y que se trata de una "labor prioritaria y urgente". "El objetivo es esclarecer los hechos cuanto antes ya que la democracia española los derechos de todos los ciudadanos piensen lo que piensen", dijo el ministro y recordó que las explicaciones se ceñirán a lo que permita la legislación de secretos oficiales aunque estará disponible para todos los representantes parlamentarios en la comisión en un ejercicio de transparencia.

Tras el encuentro, Bolaños añadió que "el Gobierno de España comprende la preocupación e inquietud de las personas que se han visto afectadas por estas informaciones y también de aquellas personas en la sociedad catalana y española que han sentido preocupación" por los afectados. Pese a eso, recordó que las instituciones españolas actúan siempre dentro de la ley, respetando los derechos fundamentales y sometidas a control judicial, aunque lamentó informaciones que "han podido sembrar alguna sospecha".

Así, destacó que los servicios de inteligencia "actúan cada día para salvar vidas y proteger a los ciudadanos, en silencio". Sobre la mesa de diálogo el ministro dijo que se convocará cuando haya acuerdos ya que el Gobierno no quiere que se "estanque en enfrentamientos estériles". "Estamos recuperando los afectos, y lo estamos haciendo poco a poco a través del diálogo, el entendimiento y la mano tendida" con Cataluña, dijo Bolaños quien considera que ahora se está en un escenario "muy diferente a la de 2017 gracias al esfuerzo del Gobierno" con una apuesta de más cooperación y menos enfrentamiento.

"No queremos volver nunca a la Cataluña del enfrentamiento, de estar de espaldas los unos a los otros, a la Cataluña que no se miraba. Queremos mirar al futuro con esta nueva Cataluña que se coge de la mano, que acuerda, que mira al futuro con el futuro", dijo el ministro quien confía en el apyo de ERC para el plan anticrisis del Gobierno contra la crisis por la guerra en Ucrania y que se votará el jueves.

Amenazas graves

Las explicaciones del ministro no convencieron al Govern que anunció "amenazas graves". La consellera aseguró que tras el encuentro quedan "más incógnitas que respuestas" y que no se han respondido a preguntas sobre quién ordenó el presunto espionaje, a cuánta gente afecta, si todavía se produce y el objetivo, además de saber qué pasó con la información obtenida. El Govern considera que "nadie duda de que España ha investigado a 65 personas por pensar como piensan" y remarcó que esta falta de responsabilidad "pone más complicado" cualquier apoyo a la legislatura de los partidos que forman la Generalitat.

"No podemos negociar con quien nos ha espiado", explicó la consellera por lo que añadió que el Gobierno no tiene garantizado su apoyo en el "ámbito parlamentario de forma genérica" pese a que valorarán cada propuesta por si es más política o social así como su afectación en la ciudadanía. "Necesitamos que asuman responsabilidades y dimisiones de los quién autorizó y quién no pudo parar" este espionaje. Para Vilagrà la comisión parlamentaria no es ninguna garantía ya que "siempre se pueden escudar" en la ley de secretos oficiales.

Laura Vilagrà dijo que el Govern no quiere "una cabeza de turco ni excusas" y que únicamente le servirá la dimisión de los responsables ante la gravedad de los hechos. En este sentido, especificó que las medidas anunciadas por Bolaños no garantizan saber toda la información relativa al caso, ya que "siempre hay derecho de amparo en los secretos oficiales" y que esperan saber quién ordenó las presuntas escuchas, con qué objetivo, quién custodia ahora esta información y quién puede tener acceso. "No dudamos de que el Gobierno lo sabe" concluyó.

También añadió que la visita del ministro a la Generalitat "no sirve para normalizar la situación ni para garantizar el apoyo parlamentario", porque las confianzas están rotas. Por eso, pidió al Gobierno "valentía para enfrentarse a las profundidades de su propio Estado, con el riesgo de descubrir que no es un hecho aislado" y que este caso forma parte de lo que ha denominado causa general contra el independentismo.

Sin embargo, la consellera de ERC también lanzó un mensaje a sus socios en el Govern que se indignaron con la reunión con Bolaños: "Junts pedía una Comisión de Investigación. Quizás se sentirán contentos con las propuestas del ministro".

Quejas de Feijóo

También se pronunció sobre este presunto espionaje el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, remarcó que "nos sorprende que las explicaciones las pueda tener ERC o simplemente un consejero del Gobierno de Cataluña y que no las pueda tener el principal partido de la oposición", "Yo estoy esperando las explicaciones desde una posición sensata y desde una posición de partido de Estado. Pero es evidente que ante unas noticias como las que hemos conocido necesitamos una explicación. Todos los demócratas necesitamos una explicación", señaló el todavía presidente gallego quien afeó al Gobierno que "en más de una ocasión así" acostumbra a dar "más explicaciones a un miembro del Gobierno de una comunidad autónoma que al Congreso de los Diputados o al principal partido de la oposición".


Etiquetas:  #Control #interno #del #CNI #desclasificar #documentos #y #dar #cuentas #en #el #Congreso #Las #medidas #del #Gobierno #para #contrarrestar #el #catalangate

COMENTARIOS