Cuatro décadas para cazar un 'major': la historia del 'caddie' ganador del US Open, asistente de Seve, Tiger y Sergio García
12:56
21 Junio 2022

Cuatro décadas para cazar un 'major': la historia del 'caddie' ganador del US Open, asistente de Seve, Tiger y Sergio García

''El gran señor me estará mirando desde arriba'', comentó Billy Foster en referencia a Ballesteros tras conquistar el US Open, donde llevó las bolsas de Matt Fitzpatrick.

US Open Derrumbe de Rahm y gloria para Fitzpatrick Olazábal y su domingo más duro en Brookline "Hubo momentos de aquella Ryder que me quedaron para siempre"

Cuando la madera 3 de Matt Fitzpatrick curvaba hacia la izquierda en el hoyo 18, su caddie Billy Foster no tuvo más remedio que tragar saliva, mientras por su cabeza pasaban los fantasmas de casi 40 años portando las bolsas de los jugadores más ilustres. Y es que, hasta el domingo en Brookline, el caddie inglés que había trabajado, entre otros, con Seve Ballesteros, Lee Westwood, Darren Clarke, Tiger Woods o Sergio García, jamás había conquistado ningún torneo del Grand Slam.

Se escapó el British Open de 2003 a las órdenes de Thomas Bjorn y a lo largo de una década junto a Lee Westwood terminó tres veces segundo en los majors, incluyendo aquel The Open 2009, donde no pudieron colarse en el desempate. "He tenido seis o siete oportunidades muy claras", comentaba Foster ayer.

Pero si alguien marcó su carrera fue Severiano Ballesteros, con quien trabajó durante cinco intensas temporadas (1990-1995). "Había visto a Seve en todos los Opens desde 1975. Era mi ídolo. Estábamos jugando el Open de Alemania y yo era el caddie de Gordon Brand Junior. Tenerle en el mismo partido era muy intimidatorio. Al terminar, Seve me preguntó si quería empezar con él. Las primeras semanas de trabajo fueron difíciles, me costaba ser yo mismo, tenía demasiada admiración por ese hombre...", comenta Foster en un documental sobre la figura de los caddies producido por Javier Varela.

El beso a la bandera

Ayer, una vez que Fitzpatrick puso la bola en el green en el último hoyo, cuando la victoria era ya inminente, Foster se rompió. Y tuvo que ser el futuro campeón quien consolase a su asistente antes del putt final. Foster, ya como dueño del US Open 2022, besó la bandera y se la guardó como recuerdo imborrable. "Es un momento muy especial para mí. Después de 40 años en esta profesión he logrado mi primer major. El gran señor me estará mirando desde arriba", comentaba emocionado en los micrófonos de Movistar Golf, aludiendo a Seve.

"Él siempre me decía que estamos aquí para ganar, no quiero un segundo puesto. Y tienes que estar al 100%", recordaba Foster sobre las exigencias a las que le sometía el genio de Pedreña. "Todos los torneos se ganan a base de limitar los errores, porque todo el mundo comete errores", refirió sobre otro de los aprendizajes con Seve.

El 9 de octubre de 1990, tras sufrir los primeros roces de la convivencia, Ballesteros le envió una carta minuciosamente mecanografiada donde exponía los requisitos imprescindibles para seguir a su lado. El primero le impedía hablar con la prensa. "Es confuso y puede traer problemas", citaba textualmente. En el segundo epígrafe le recordaba lo perfeccionista que era y reclamaba lo mismo a su caddie. Finalmente, en el tercer requerimiento le recordaba que debía respetar sus decisiones. Pese a todo, después de aquella etapa siempre mantuvieron una magnífica relación.

"Si no lo haces tú, iré yo"

Otros de sus jefes más ilustres fue Sergio García, a quien Foster considera "el jugador más consistente con el que ha trabajado". O Tiger Woods, con quien tuvo la oportunidad de compartir la Presidents Cup en 2005. "Estaba con Darren Clarke en el Mundial de Akron y vi cómo Tiger se acercaba a hablar con él". Entonces, el norirlandés comentó a Foster: "Me ha dicho que Steve Williams no puede hacerle de caddie en la Presidents Cup y si tú querrías sustituirle". Foster se quedó en silencio durante unos segundos, como bloqueado. "¿Qué vas a hacer?", insistió Clarke. El silencio persistía, hasta que Lee Westwood se cruzó en escena: "Si no lo haces tú, iré yo".

Foster se muestra orgulloso de aquella experiencia, ya que pese al extraordinario carisma de Tiger, nunca se amedrentó y opinó en todo momento sobre el swing de su jefe y las situaciones de juego. "Fui honesto", afirmaba. "Sólo he visto a dos jugadores con un aura especial, Tiger Woods y Seve Ballesteros". Recuerdos de una imborrable trayectoria que el domingo llegó a su punto culminante en Brookline.


Etiquetas:  #Cuatro #décadas #para #cazar #un #major #la #historia #del #caddie #ganador #del #US #Open #asistente #de #Seve #Tiger #y #Sergio #García

COMENTARIOS