Cumbre europea en Bruselas sin acuerdo todavía para castigar el petróleo ruso
12:48
30 Mayo 2022

Cumbre europea en Bruselas sin acuerdo todavía para castigar el petróleo ruso

Los líderes de los 27 discuten hoy y mañana de energía, ayuda a Ucrania y cómo paliar los efectos sobre la seguridad alimentaria global de la invasión rusa

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE llegan hoy a Bruselas sin acuerdo para sacar adelante el sexto paquete de sanciones contra Rusia, que implicaría una prohibición parcial de las importaciones de crudo a partir de este mismo año. Sin consenso sobre qué hacer con el mercado energético continental, cómo controlar los precios de la electricidad (algo que España y Portugal han iniciado) y hasta qué punto se puede acelerar la dependencia de regímenes no democráticos. Y con un serio problema sobre seguridad alimentaria, que llevará a un encuentro con el líder de la Unión Africana y planes con Naciones Unidas para intentar sacar de Ucrania toneladas de cereales que no pueden moverse por el bloqueo de los puertos por la guerra.

Son todos temas importantes y delicados, pero la atención se centra en las sanciones, bloqueadas desde hace semanas por las exigencias o el bloqueo de Hungría. El sexto paquete incluye, además de a más altos cargos rusos para la lista negra comunitaria, un intento de prohibición de importación de petróleo ruso. El carbón ya está en la diana, y en teoría dejará de comprarse desde agosto, y el gas es imposible, así que la Comisión Europea lanzó el mes pasado una propuesta para cortar la llegada de crudo y refinado como tarde a finales de este año. Hungría, sin embargo, dijo que no. Y otros socios como Eslovaquia, República Checa y Bulgaria presentaron objeciones también, asegurando que su dependencia es demasiado alta, que no hay alternativas, que la transición hacia otras fuentes implica costes multimillonarios y que necesitarían un periodo de hasta cinco años.

Durante las primeras semanas los embajadores de los 27, y también los ministros, han estudiado diferentes fórmulas, incluyendo dar exenciones temporales adicionales a los más afectados, hasta 2024 o más allá incluso. Pero la respuesta ha sido que no. Hungría quiere una exención total, garantías y además, ayudas millonarias para reconvertir sus refinerías. Y hasta que no las logre no levantará el veto. La mayoría de los países entienden las sensibilidades (Chipre, por ejemplo, tampoco acepta una prohibición a ciudadanos rusos para que compren propiedades inmobiliarias en la UE y Grecia y Malta no quieren que sus grandes barcos dejen de transportar petróleo ruso hacia otras partes del mundo), pero Budapest lo ha llevado a un nivel superior. Bloquea, no muestra claridad, pide garantías cada vez más difíciles de satisfacer. E incluso ha llevado el tema más allá del petróleo, poniendo pegas a la lista de personas sancionadas, como el patriarca de la Iglesia Rusa Ortodoxa, lo que para buena parte de sus colegas es muestras que no tiene ninguna gana de compromiso, sean cuales sean las condiciones y que sólo gana tiempo para el Kremlin. Los 70 individuos, responsables políticos y militares, cuyos nombres eran conocidos, han tenido tiempo más que suficiente para deshacerse de cualquier activo que tuvieran en territorio comunitario y pudiera ser incautado.

Este domingo los embajadores de los 27 en Bruselas, conocidos como el Coreper, lo intentaron de nuevo, pero no fue posible el acuerdo. Habrá un intento adicional a la desesperada hoy por la mañana, horas antes del inicio de la Cumbre, pero hay reparos por todas las partes. La última propuesta de la Comisión no satisface a nadie. Para Hungría parece no bastar y a muchos estados miembro les parece ofensiva y discriminatoria. Supondría vetar el petróleo ruso que se transporta por mar este mismo año, pero dar una exención sin fecha al que llega a través del oleoducto de Druzhba, el más largo del mundo.

El año pasado Rusia envió más de 700.000 barriles de crudo a las refinerías de la UE a través de ese oleoducto, pero 1,6 millones de barriles se movieron por el mar. Fuentes comunitarias apuntan a que además el grueso de lo que llega a través de Druzhba tiene como destinatarios a Polonia y Alemania, que se han comprometido a desligarse en todo caso lo antes posible. Pero aun así la posición de los más reacios irrita al resto, que además lamentan que la propuesta legislativa que está sobre la mesa "es demasiado genérica". "Estamos en la fase final, no sé si hoy se resolverá pero estamos ante los últimos detalles", explican fuentes diplomáticas que insisten en la necesidad de que el daño al mercado interior sea el menor posible sea cual sea el pacto.

Orban asegura que no quiere que el tema se aborde en el Consejo Europeo que se celebrará hoy y mañana, pero diplomáticos y funcionarios creen lo contrario, que lo que lleva buscando semanas es que esto se discuta y cierre al máximo nivel, con su protagonismo y metiendo en la negociación la aprobación de su Plan de Recuperación, bloqueado en Bruselas desde el año pasado, y la resolución de incontables disputas legales. Orban busca hacerlo en persona, sin embajadores ni ministros, entre líderes que le hagan una promesa y una oferta concreta y jugosa. La Comisión mira como asegurarse de que si llega un petróleo a precio más bajo a Hungría no sea usado por ejemplo para producir bienes que compitan de forma desleal. O que se puede vender a otros lugares, y por eso es necesario más tiempo para los detalles legales y técnicos. Y lleva semanas también negociando en paralelo con Budapest sobre esas garantías que pide, tras la visita de la presidenta Ursula von der Leyen al país.

AYUDA A UCRANIA

Los líderes hablarán hoy también de la ayuda a Ucrania, tanto económica como militar. El FMI calcula que el país necesita al menos 5.000 millones de euros al mes a corto plazo y la UE trabaja en un mecanismo, similar al creado para hacer frente a los destrozos de la pandemia, que aportaría ayuda, pero a cambio de reformas y transformaciones, lo que al mismo tiempo allanaría un poco el proceso para una hipotética futura adhesión. Y hablarán también de ayuda militar y qué hacer con la seguridad alimentaria.

Rusia está condicionando el desbloqueo de puertos ucranianos para que salgan alimentos de sus campos a que no haya sanciones efectivas sobre su petróleo. La UE estudia fórmulas, como una misión naval, para vaciar los graneros, pero está llena de riesgos. Y de esto hablará esta semana el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, con el secretario general de Naciones Unidas.

El lunes por la noche, en todo caso, los jefes de Gobierno abordarán la cuestión energética a largo plazo, debatiendo sobre la propuesta RepowerEU presentada por la Comisión Europea hace unas semanas. Incluyendo posibles topes de precios, siempre que se estudie de forma coordinada con los socios de todo el planeta, porque la UE no quiere ir sola a una guerra de precios en medio de un corte de suministros.


Etiquetas:  #Cumbre #europea #en #Bruselas #sin #acuerdo #todavía #para #castigar #el #petróleo #ruso

COMENTARIOS