David Raya, el papel más ingrato del Mundial: ''Si no me conoce nadie, mejor''
11:44
30 Noviembre 2022

David Raya, el papel más ingrato del Mundial: ''Si no me conoce nadie, mejor''

Es el tercer portero, aunque él niega ese rol. El portero del Brentford, uno de los exotismos de Luis Enrique, es un tipo interesante con una historia diferente

Grupo E. Así llega España a la última jornada

Lo primero que llama la atención al saludar a David Raya (Barcelona, 27 años) es un tremendo moratón debajo del ojo derecho.

Pregunta.- ¿Se ha peleado?

Respuesta.- No no, ha sido un pelotazo.

Resulta que en un entrenamiento reciente, Koke disparó, el balón dio en el palo y fue directo al ojo del tercer portero de la selección, aunque él niega esa definición, pero eso vendrá más tarde. El caso es que el guardameta del Brentford fue, en marzo de este año, la gran sorpresa de la lista de Luis Enrique para dos amistosos contra Albania y Finlandia. Enseguida, los departamentos SEO de todos los medios de comunicación empezaron a crear una noticia que, si se hace una simple búsqueda hoy en Google, se refleja: ¿Quién es David Raya?. Así se titulaban todas esas noticias. «En el fondo es normal, me fui con 16 años a Inglaterra persiguiendo el sueño de ser futbolista, y he hecho casi toda mi carrera en la Championship [Segunda División inglesa], que es una competición que apenas se ve en España», responde él con naturalidad.

Para saber más

Las razones del resurgir de Jordi Alba: "Aprendió a no poner caritas"

La nueva energía de Marco Asensio: ayuno, introspección y un "sí, quiero"

Pero, ¿quién es David Raya? Es un chico de Cornellá, que jugando en el Cornellá aprovechó un convenio que tenía ese modesto club con el Blackburn Rovers para irse allí a probar suerte siendo juvenil. Se quedó y fue subiendo escalones. Uno de ellos fue la cesión al Southport, algo así como un Preferente en España, donde hizo un partido memorable contra el Derby County (de Segunda División) en la FA Cup. Volvió al Blackburn, debutó en el primer equipo y hace dos veranos decidió probar e irse a su actual club, el Brentford, con el que logró el ascenso a la Premier. Salvaron la categoría el año pasado y este curso marchan en un cómodo décimo puesto. No tenía ni idea, volvemos al mes de marzo, de que Luis Enrique le iba a llamar. «Estaba entrenando, justo cambiábamos de ejercicio y se acercó el entrenador por detrás a decírmelo. No tenía ni idea», cuenta.

Hay que volver a su papel en este Mundial. Para el común de los mortales, es el más ingrato, el que nadie quiere (o sí, quién sabe). El tercer portero, el jugador número 26 no tiene, a priori, ninguna opción de jugar, y sin embargo está concentrado como todos desde hace más de dos semanas. Él niega la mayor. «No me veo como el tercer portero, me veo como un portero más de la selección. Aquí no hay un rol de primero, segundo o tercero. Es un puesto como el resto de jugadores, que hay varios en cada puesto del campo, aunque en la portería es más complicado tener minutos», explica a una velocidad alta un tipo que el otro día, cuando Luis Enrique les dio libre, se fue a comer a Lobito de Mar con sus padres, sus dos hermanos, su novia y su representante.

Es evidente que dice lo que tiene que decir, pero la conclusión, en todo caso, es que el chico lo lleva bien, asumiendo su rol, como hacen todos en este grupo, porque de lo contrario, no vuelven. David es otro de esos ejemplos de lo que un sector de la prensa usa para definir, no siempre con respeto, a este equipo: jugadores desconocidos para el gran público. Futbolistas que podrían caminar por la Gran Vía madrileña sin que nadie lespidiera una foto o un autógrafo.

P.- ¿Eso le molesta?

R.- ¿Molestar? Al contrario. A mí me va perfecto que no me conozcan, prefiero pasar desapercibido. Si no me conoce nadie, mejor.

David Raya, en un entrenamiento.David Raya, en un entrenamiento.PABLO GARCÍARFEF

Son 11 años los que lleva ya en Inglaterra, y claro, la mayoría de los aficionados de andar por casa no ven la Premier, y mucho menos la Championship. No es lo único que provoca en David el hecho de llevar tanto tiempo jugando en el extranjero. «Llevar tanto tiempo fuera de hace valorar más el hecho de jugar para tu país. Estoy acostumbrado a vestuarios internacionales, ingleses, y he tenido algún compañero español, pero echaba de menos la gracia española. Es un orgullo jugar para mi país», cuenta, sin profundizar en un sentimiento español que exhibe con orgullo, sin medias tintas, de puertas hacia dentro. Y hacia fuera.

Sentarse frente a él lleva la mirada, después del moratón, a los tatuajes. Tiene muchos. Pokemon, Dragon Ball, la fecha de su debut como profesional... En los dedos de la mano derecha, la O de Óscar, un puño, una pelota y un corazón. «Son los emoticonos que me manda siempre mi hermano antes de los partidos», explica. ¿Y el del debut con la selección, en marzo contra Albania en el campo del Espanyol, y con victoria?. «Tengo el hueco ya elegido, pero no he podido aún». En la parte izquierda del cuello, uno de esos que no se ve.


Etiquetas:  #David #Raya #el #papel #más #ingrato #del #Mundial #Si #no #me #conoce #nadie #mejor

COMENTARIOS