De 'Pirineos 2030' a 'Barcelona 2030': Cataluña margina a Aragón de la candidatura olímpica
06:04
28 Enero 2022

De 'Pirineos 2030' a 'Barcelona 2030': Cataluña margina a Aragón de la candidatura olímpica

Mientras Pere Aragonès y Laura Vilagrà intentan ganar la batalla por la fuerza de la sinrazón, Javier Lambán no se resiste y se ampara en el apoyo del COE.

La candidatura Barcelona-Pirineos 2030 para la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de finales de la presente década es un auténtico polvorín. A medida que suceden los acontecimientos se van produciendo hechos que generan cada vez más tensión y crispación entre las partes. El último, la cancelación por parte de Javier Lambán, presidente de Aragón, de la reunión que había prevista para este viernes 28 de enero con Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

Mientras Cataluña se mantiene irreductible en su polarizado planteamiento de llevar a cabo un proyecto independiente, Aragón rechaza frontalmente esta postura y exige su cuota de protagonismo dentro de un programa que iniciaron de la mano. Además, Lambán intenta huir de la persecución que está sufriendo su territorio y se ampara en el apoyo del Gobierno central y el que también le está brindando el COE

Con Pere Aragonès y Javier Lambán enfrentados, el Comité Olímpico Español ha intentado interceder en pro de la cordialidad para que ambos territorios colaboren en la mayor igualdad posible. Sin embargo, la visceral postura de Cataluña está teniendo un empuje muy particular en la figura de Laura Vilagràconsellera de la Presidencia de la Generalitat, que hace que los avances en materia de entendimiento sean nulos. 

En las últimas horas, justo antes de esa reunión tan importante que estaba prevista entre las altas esferas de Cataluña y de Aragón, Vilagrà ha hecho sus propios avances.  Se ha propuesto dejarle claro al COE cuál es la postura que adopta su comunidad en un proyecto que consideran propio.

Tal y como defienden de manera pública y privada, en Barcelona-Pirineos 2030 no tiene cabida un papel igualitario para Aragón. Solo les consideran un agregado más dentro de una estrategia más propia de una afrenta política que del motor para conseguir un evento deportivo y social que prometía ser histórico. 

El proyecto olímpico que pretendía poner en valor las posibilidades deportivas y económicas del Pirineo se ha convertido en una guerra en la que el ego del bando catalán liderado por Aragonès golpea con la fuerza de la irracionalidad. Por este motivo, Lambán ha decidido alzar la voz contra el atropello y la marginalidad que están sufriendo en lo que bien podría denominarse ya como el sueño nacionalista catalán de 'Barcelona 2030'. 

La consellera de Presidencia, Laura Vilagrà.

La consellera de Presidencia, Laura Vilagrà. EP

Vilagrà toma el mando

A última hora de este miércoles, Laura Vilagrà pactó un encuentro con Alejandro Blanco para transmitirle nuevamente al COE cuáles eran sus intenciones reales. Un proyecto marcado por la seña de identidad catalanista y que consideran de su única propiedad. Un comportamiento de claro carácter supremacista. A pesar del afán mediador del presidente del Comité Olímpico Español, desde la Generalitat no están dispuestos a ceder y así se lo hicieron saber en dicha reunión mantenida de manera extraordinaria. 

Desde la Generalitat han transmitido que quieren huir de polémicas políticas aunque reconocen que este enfrentamiento se produce en una época de crispación entre ambas regiones. A pesar de eso, no van a renunciar a lo que consideran indispensable, la autoría y el liderazgo del proyecto Barcelona-Pirineos 2030. 

Laura Vilagrà ha admitido que están abiertos a mantener conversaciones con otras comunidades, e incluso con Andorra, para llevar a cabo algunas competencias que no puedan celebrarse en Cataluña. Sin embargo, Aragón interpreta este gesto como el reparto de las migajas de un pastel que en realidad les corresponde a partes iguales. Desde la Generalitat han transmitido al COE reiteradamente que el proyecto les pertenece en su totalidad y que una concepción igualitaria del mismo es inviable a todas luces. 

El Comité Olímpico Español espera que las dos partes puedan limar asperezas y que se pueda cerrar una candidatura de país con un buen entendimiento entre las regiones. Por eso consideraban clave la reunión prevista, y después anulada, para este viernes entre Lambán y Aragonés. 

Alto en las negociaciones

Este viernes estaba prevista en Balaguer, Lleida, una reunión entre las direcciones de Aragón y Cataluña. Javier Lambán y Pere Aragonès habían concertado un encuentro para ponerse frente a frente e intentar tender puentes con la candidatura de Barcelona-Pirineos 2030 como principal reclamo. Un asunto que ha generado un gran debate en el entorno de las dos comunidades. 

Sin embargo, el presidente de Aragón ha rechazado de manera frontal este acercamiento de posturas por "cuestiones formales y de contenido". Para Lambán existen diferencias insalvables que hacen imposible una reunión en este punto de las negociaciones, aunque espera que sí pueda producirse en un futuro cercano. Por eso se ha procedido a un aplazamiento con el objetivo de encontrar el momento idóneo para obtener un resultado satisfactorio del encuentro. 

Aragón cuenta con el apoyo del COE y de su presidente, Alejandro Blanco, para llevar a cabo un proyecto de país de manera conjunta. Sin embargo, la Generalitat ya ha dejado clara su postura y sus aspiraciones. Tras ese pequeño encuentro entre Vilagrà y el presidente, y el posterior aplazamiento de la reunión, no se pierde la esperanza de que el meeting de máximos mandatarios pueda abrir un periodo de paz que beneficie el avance la candidatura. 

Lambán había afirmado que viajaría a Lleida con la intención de "no dar lecciones" a nadie, pero tampoco de que se las dieran. Su propósito es cimentar en el diálogo y el consenso un encuentro del que debería salir una solución hallada de común acuerdo entre las partes. Desde la presidencia aragonesa quieren reconducir la situación y para ello se escudan en el respeto a las directrices marcadas por el COE y el COI. 

Javier pretende que Aragón pierda el calificativo de "acompañante de segunda" que se le han puesto desde Cataluña. Eso sí, desde allí ha recibido también un apoyo de peso como el del PSC, liderado por el exministro Salvador Illa, quien cree que la unión de ambos territorios haría de su candidatura un proyecto ganador y solvente. 

Javier Lambán, presidente de Aragón, en una imagen de archivo

Javier Lambán, presidente de Aragón, en una imagen de archivo

Aragonès hace oídos sordos

Mientras Javier Lambán pide respeto para Aragón y el COE intenta buscar un punto de encuentro, sin éxito, reuniéndose con Laura Vilagrà, Pere Aragonès sigue en sus trece. Menosprecia el apoyo de la comunidad aragonesa y solo se centra en el proyecto que han edificado en las últimas semanas desde la Generalitat. Una actitud tan infantil como autoritaria más propia de otra época y que siempre promueve la división de la unidad nacional. 

Por ello, y a pesar de que había accedido a acudir a Balaguer para reunirse con Lambán, a su juicio solo importa convencer a los territorios que albergarán la mayoría de pruebas para que den el visto bueno al proyecto en la consulta que se les va a realizar. En una de las últimas sesiones de control en el pleno del Parlamento catalán ha dejado claro que si las comarcas catalanas que participarán en la consulta ciudadana de esta primavera muestran su rechazo al proyecto, la candidatura se detendría.

Aragonès lleva varios días haciendo frente a las críticas de varios partidos como la CUP, que rechaza llevar a cabo este proyecto. Pero también de agrupaciones como Ciudadanos, que está a favor de la unión en igualdad con Aragón. Su portavoz Carlos Carrizosa tilda los planes del Govern de ideas soberbias y que promueven el desprecio hacia otras comunidades. No obstante, para el presidente de la Generalitat lo único que está a debate es la consulta que le trasladarán a las comarcas del Alto Pirineo (Alta Ribagorça, Alt Urgell, Cerdanya, Pallars Jussà y Pallars Sobirà) y al Valle de Aran

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña, durante su conferencia en el Club Siglo XXI.

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña, durante su conferencia en el Club Siglo XXI. Efe

"Se han dicho muchas cosas de la candidatura, pero lo cierto es que si el territorio no quiere, no habrá Juegos". Algunas de esas cosas que se le achacan a Pere Aragonès es la de hacer presión a estas comarcas para que acepten la salida adelante de la candidatura a cambio de recibir ayudas para la diversificación económica del Pirineo y la lucha contra la despoblación. Así lo ha transmitido la presidenta del grupo parlamentario de En Comú Podem, Jessica Albiach

Esto sería una especie de chantaje que vincularía el futuro del proyecto con el propio de la zona del Alto Pirineo. La interpretación a la que han llegado es que si estas zonas quieren más inversiones en infraestructuras o en transporte público, tendrán que dar el "sí" a los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 que proponen Aragonès y su séquito nacionalista. 

[Más información: Unos JJOO de Invierno sin nieve natural: Pekín usará 185 millones de litros de agua para tenerla artificial]

Aragón Cataluña Deportes Generalitat de Catalunya Gobierno de Aragón Javier Lambán Juegos olímpicos de Invierno Otros Deportes Pere Aragonès

Etiquetas:  #De #Pirineos #2030 #a #Barcelona #2030 #Cataluña #margina #a #Aragón #de #la #candidatura #olímpica

COMENTARIOS