De Belgrado a Belgrado: Micic, Larkin, la preocupación de Pablo Laso y la ''pócima mágica''
10:28
21 Mayo 2022

De Belgrado a Belgrado: Micic, Larkin, la preocupación de Pablo Laso y la ''pócima mágica''

El Real Madrid busca su undécima Copa de Europa ante un Efes que amenaza desde el perímetro. La baja de Williams-Goss condiciona a los blancos: no se espera que activen a Heurtel

Jasikevicius "No sé si este equipo necesita otro entrenador"

Belgrado significa Ciudad Blanca desde sus orígenes y bien que lo hace suyo el Real Madrid, bendito idilio con la capital serbia. Este sábado (19.00 h., DAZN), quien lo diría, buscará repetir la Euroliga que aquí logró hace cuatro años, entonces la Décima. Volver a reinar en Europa en su temporada más inexplicable, volver a alzar un título -más allá de Supecopas- para romper la sequía inédita en la era Laso, más de dos años ya desde la Copa de Málaga y casi tres desde la ACB de 2019. "No tengo una poción mágica", pronuncia el técnico ante su quinta final en una década.

En las Final Four el tiempo se acelera. Ya nadie recuerda lo sucedido el jueves, la enorme demostración de amor propio del Real Madrid ante ese todopoderoso Barça que le había arruinado una y otra vez y que ahora ya mastica sus propias miserias. Lo que importa ya es el Anadolu Efes, el campeón que amenaza. Y lo que da vueltas en la cabeza de Laso es la lesión de Williams-Goss, que apenas duró 52 segundos en cancha. Si Larkin y Micic son dos demonios inabordables, más difícil todavía sin el base más físico de la plantilla. Será tiempo, de nuevo, para heroicidades.

Y quizá para morbo, si Laso apuesta por indultar a Thomas Heurtel, apartado desde principios de abril junto a Trey Thompkins por aquella indisciplina en Atenas. No lo parece, no merecería el galo copar el protagonismo que sudaron sus compañeros en la resurrección contra el Maccabi. "Es una posibilidad que juegue, seguro", desvío la polémica el entrenador, que caviló sobre ese desafío, frenar a la mejor pareja exterior que recuerda la Euroliga en años. "El Efes es un gran equipo más allá de las individualidades. Tanto Micic como Larkin son diferenciales. Pararlos puede ser facilísimo, les pongo dos encima a cada uno. Por eso son tan buenos, porque van a encontrar a otro y nos van a matar. La atención que generan les hacen buenos. Quiero hacer una buena defensa de equipo", reconoció a la vera de Ergin Ataman, recordando la serie de cuartos de final del curso pasado: "En el quinto partido el mejor fue Singleton y el triple importante lo metió Simon".

No estará tampoco el alero croata, aunque más allá de Micic y Larkin el campeón se apoya en la veteranía de una plantilla que ha variado poco en los últimos años. Elijah Bryant, una de las pocas caras nuevas, brilló ante el Olympiacos. El poderío interior del Madrid con Poirier y Tavares es evidente, pero en el perímetro puede sufrir.

Marejadas hasta la final

Lo que sí comparten turcos y españoles es la marejada con la que han llegado hasta la final de Belgrado. Será la tercera consecutiva para el Efes, la 19ª de su historia para el Madrid, que acabó cuarto en la temporada regular tras perder ocho de sus últimos 10 partidos. Los de Estambul, por su parte, sólo pudieron ser sextos tras un inicio impropio. "Nunca hemos dudado. Hemos tenido problemas, como ellos. Nada es fácil, pero no pienso en el pasado. ¿Qué equipos no tiene problemas? Los tuvimos, seguro. Pero estamos aquí. Punto", zanjó Laso.

Una maldición y una coincidencia. En los tres precedentes de semifinal entre Barça y Madrid siempre acabaron perdiendo los españoles en el partido definitivo después. También será, por cierto, la quinta vez que el fútbol y el baloncesto blanco compartan final continental. Sucedió en 1962, 1964, 2014 y 2018. Sólo en la última, Belgrado y Kiev, llegó el doblete.


Etiquetas:  #De #Belgrado #a #Belgrado #Micic #Larkin #la #preocupación #de #Pablo #Laso #y #la #pócima #mágica

COMENTARIOS