De la Fuente, un seleccionador para la tregua de España: campeón con Clemente, escaso apego a la popularidad y exigencia
13:48
8 Diciembre 2022

De la Fuente, un seleccionador para la tregua de España: campeón con Clemente, escaso apego a la popularidad y exigencia

Lateral en el legendario Athletic de principios de los 80, el técnico llegó a la Federación en 2013 para iniciar una carrera exitosa en las categorías inferiores de España. Dialogante y aficionado a las pesas, prioriza la competitividad a la estética

Relevo Luis Enrique ya es historia; Luis de la Fuente, nuevo seleccionador nacional Opinión ¿Rubiales cuándo dimite? ¿A cuántos matará antes?

Luis de la Fuente Castillo (Haro, La Rioja, 1961), conversador, didáctico y con escaso apego a la popularidad, es un hombre de costumbres fijas. Cuando acaba los entrenamientos, le gusta dar las gracias a los futbolistas. Es su manera de corresponder al esfuerzo. Antes de irse al vestuario, eso sí, les advierte de que al día siguiente tendrán que mejorarlo. "Trabajo. Es lo que me inculcaron en casa. Trabajar hasta las últimas circunstancias. Incluso cuando las cosas no van bien".

Ante la idea era encontrar a alguien que representara la parte opuesta al liderazgo único, volcánico y emocional de Luis Enrique Martínez, cuyo carisma envolvía tanto a la selección como a la Federación, Luis de la Fuente representa un perfil muy distinto. Con todo lo que conlleva para el organismo presidido por Luis Rubiales, que pierde un escudo mediático sin igual con la salida del asturiano, pero que cree ganar en sosiego y tregua periodística, al menos transitoria, tras el decepcionante paso por el Mundial de Qatar.

De la Fuente no es un entrenador con enemigos. Exitoso en su periplo por las categorías inferiores, esencial en sacar rendimiento a las jóvenes promesas españolas, le define un carácter empático que intuye el fin de la guerra de guerrillas en las salas de prensa. Se trata de un hombre de la casa que ha sobrevivido a las diferentes purgas de la Federación desde su llegada en 2013. Llegó de la mano de alguien que supo explotar como pocos el talento joven español, Ginés Meléndez, que sabía de su buena mano tanto en el fútbol base del Athletic como del Sevilla. Por sus manos pasaron futbolistas como Jesús Navas, Sergio Ramos, Muniain, Susaeta o Iturraspe.

Por mucho que fuera Javier Clemente quien le ayudara a vivir su mejor época como futbolista -como jovencísimo lateral izquierdo de aquel legendario Athletic ganó dos Ligas (la primera con 21 años), una Copa y una Supercopa-, su estilo difiere en las formas, quizá no tanto en el fondo. De hecho, De la Fuente acostumbra a emplear una frase que le ayuda a marcar distancias con la propaganda del estilo: "Para triunfar hay que jugar bien. Y mil detalles más'. Y lo más importante son esos mil detalles. Quiero que entiendan que yo, cuando jugaba, había conocido a futbolistas que eran mucho mejores. Pero que nunca llegaron a Primera. Jugar bien y tener condiciones no garantiza que tengas éxito. Sólo con el talento no es suficiente. Hay que dotarlo de trabajo, sacrificio, capacidad de sufrimiento... Esos valores que, desgraciadamente, se han ido perdiendo en la sociedad y que el deporte no puede perder", afirmó a este periodista antes de conquistar uno de sus grandes éxitos como entrenador, el Europeo sub-21 de Udine al frente de un equipo liderado por Dani Olmo, Fabián Ruiz, Ceballos y Oyarzabal, a quien hacía jugar como falso delantero centro, idea luego empleada por Luis Enrique en la absoluta.

Más competitividad que estética

Aunque sus éxitos venían de lejos, con el Europeo sub-19 en una España en la que destacaban Marco Asensio, Borja Mayoral y Dani Ceballos se impuso a Rusia (2-0) en Katerini, Grecia. Después llegaría el oro de los Juegos Mediterráneos con la sub-18 en junio de 2018, el citado éxito en el Europeo sub-21 de 2019 (2-1 en la final contra Alemania) tras asumir el banquillo en sustitución de Albert Celades, o la plata en los últimos Juegos Olímpicos de Tokyo, donde España perdió la final frente a Brasil en la prórroga (2-1). No era aquella una selección especialmente estética, pero sí competitiva.

De la Fuente, incluso, llegó a debutar como seleccionador absoluto en sustitución de Luis Enrique en junio de 2021 gracias al protocolo Covid. Fue en un amistoso contra Lituania en Butaque en el que España ganó 4-0.

Aficionado a las pesas y poco dado a sumar horas de sueño, De la Fuente, que antes de llegar a la Federación estuvo varios meses sin que nadie se acordara de él, nunca se quedó quieto. Pero siguió con su mantra: «Estoy convencido de que el trabajo siempre te recompensa en la vida. Aunque nunca sabes cuándo. No hay que rendirse».


Etiquetas:  #De #la #Fuente #un #seleccionador #para #la #tregua #de #España #campeón #con #Clemente #escaso #apego #a #la #popularidad #y #exigencia

COMENTARIOS