Del 'cheque-alquiler' de Zapatero al 'bono vivienda' de Pedro Sánchez: una fórmula que sube los precios y fomenta el mercado negro
01:40
7 Octubre 2021

Del 'cheque-alquiler' de Zapatero al 'bono vivienda' de Pedro Sánchez: una fórmula que sube los precios y fomenta el mercado negro

El presidente del Gobierno sorprendió a todos con una medida que replica a otra que puso en marcha Zapatero hace 15 años. Los expertos advierten del efecto boomerang que podría conllevar

Vivienda El mapa de los grandes tenedores en España: ¿cuántos hay y dónde se concentran? Gobierno La nueva ley prohibirá la venta de vivienda pública al sector privado

Ni la fórmula es nueva ni la idea original es de Pedro Sánchez. Su anuncio el martes sobre la creación de un bono vivienda para el alquiler pilló a todos por sorpresa, incluido a su socio de Gobierno, Unidas Podemos, pero ya el anterior presidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, puso en marcha una medida similar en la última parte de su mandato y los expertos advierten del efecto boomerang que, como entonces, podría conllevar ahora.

Ambos bonos son, a grandes rasgos, muy similares. Zapatero bautizó su iniciativa como "Renta Básica de Emancipación", aunque se popularizó como "cheque-vivienda", y lo aprobó en septiembre de 2007, seis meses antes de las elecciones generales.

Consistía en una ayuda mensual de 210 euros al mes destinados al alquiler, más 600 euros de préstamo para la fianza y un aval de seis meses. El cheque se concedía a jóvenes de entre 22 y 29 años, con ingresos máximos de 22.000 euros brutos anuales y durante un límite de cuatro años.

Las crónicas de aquel momento dicen que fue un "anuncio-bomba" que pocos esperaban, al igual que ocurrió el martes con el mensaje de Pedro Sánchez. El presidente del Ejecutivo sorprendió con el anuncio en el I Foro Urbano de España que se celebraba en Sevilla cuando todo el auditorio esperaba alguna valoración sobre la Ley de Vivienda que él mismo acababa de desbloquear unas horas antes.

Tan desprevenidos cogió a todos que hasta la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra (UP), admitió por la noche que no estaba al corriente del plan. Ella fue también la primera en advertir de sus posibles consecuencias: "Las ayudas al alquiler de Zapatero tuvieron como consecuencia que muchos arrendadores subieron el precio del alquiler", dijo en una entrevista de radio.

Efectos

Éste es también uno de los riesgos al que señalan las fuentes consultadas por este periódico a propósito del bono. "Las medidas deberían estar encaminadas a deshinchar el mercado, no al contrario. Inyectar dinero público en el sistema para llenar el bolsillo de los grandes rentistas no solucionará la situación, sino todo lo contrario, contribuirá a subir los precios", apunta Fernando Barrera, portavoz del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid.

Barrera advierte también de que los efectos podrían no quedar ahí, ya que ese aumento de los precios no sólo podría trasladarse directamente a los contratos de alquiler, sino también al margen de ellos. "Puede fomentarse un mercado negro" en el que los propietarios exijan a los inquilinos una cantidad extra más allá de lo que figura en el contrato entre ambos, "y puede propiciar además cierta discriminación a la hora de elegir a los arrendadores", añade.

Barrera se refiere a propietarios que, en la búsqueda de más seguridad futura, den prioridad a inquilinos que reciban el bono por delante de los que no lo hagan.

Por todas estas razones, el portavoz del Sindicato de Inquilinas cree que el Gobierno debería destinar el dinero que asigna a esta medida -una partida de 200 millones de euros en los próximos Presupuestos Generales de 2022- a implementar otro tipo de políticas de vivienda pública que contribuyan a reducir los problemas de acceso a la vivienda de los más jóvenes y proteger el parque de alquiler social y accesible.

Ayer y hoy

El bono vivienda que planteó el martes Sánchez supondría una ayuda de 250 euros mensuales a jóvenes de entre 18 y 35 jóvenes cuyo nivel de renta anual sea inferior a 23.725 euros. Estaría vigente en los próximos dos años y para las familias vulnerables, ese bono se completará con más ayudas directas al alquiler de hasta el 40% del valor.

El cheque-alquiler de Rodríguez Zapatero se saldó cuatro años después de su entrada en vigor y según las cifras que recopilaron las informaciones en aquella época, dejó un balance de "400 millones de euros invertidos, medio millón de solicitudes y más de 301.000 veinteañeros precarios de entre 22 y 30 años beneficiarios".

A la espera de conocer las características específicas de la fórmula de Sánchez, lo que sí puede decirse hasta ahora es que la herramienta ha logrado poner de acuerdo en su incertidumbre a prácticamente todas las partes del mercado, tanto inquilinos como propietarios.

Las fuentes de los grandes caseros consultadas por este periódico coinciden en que sería más efectivo que el Gobierno empleara el dinero destinado al bono en otro tipo de herramientas que ataquen a la raíz del problema y lo solucionen de manera estructural. "Es un camino populista que no resuelve la situación", apuntan a EL MUNDO.

"Más valdría aplicar dinero para crear nuevo parque, que resolvería mucho mejor el problema, que no subsidiar la precariedad, porque ese bono es una manera de subsidiar y mantener la precariedad a base de ayudas que no crean valor y no conducen a ningún sitio", advierten otras fuentes. "Es indudable que hay que ayudar a los jóvenes a emanciparse y acceder a una vivienda, pero ésta no es la mejor manera", reiteran.


Etiquetas:  #Del #cheque #alquiler #de #Zapatero #al #bono #vivienda #de #Pedro #Sánchez #una #fórmula #que #sube #los #precios #y #fomenta #el #mercado #negro

COMENTARIOS