Egipto celebra con grandes fastos el traslado de una veintena de momias reales hasta un nuevo museo de la ciudad
08:54
4 Abril 2021

Egipto celebra con grandes fastos el traslado de una veintena de momias reales hasta un nuevo museo de la ciudad

A bordo de furgones con control de temperatura y en cápsulas de nitrógeno, decorados con alas y motivos faraónicos, dieciocho reyes y cuatro reinas -en su mayoría procedentes del Imperio Nuevo- han protagonizado un periplo de una hora de duración por las avenidas que jalonan el Nilo en busca de su residencia definitiva

A última hora de este sábado, ya entrada la noche sobre El Cairo, una caravana con 22 momias reales ha desfilado con calculado boato por las calles de la megalópolis egipcia en una ceremonia preparada durante meses por las autoridades locales para marcar el traslado de los monarcas del Antiguo Egipto a un nuevo museo ubicado en el sur de la urbe.

Acompañada por un espectáculo de luces y música y el estruendo de 21 salvas de artillería, la comitiva ha partido desde el Museo de Antigüedades de El Cairo, emplazado en la icónica y céntrica plaza Tahrir, en dirección hacia el Museo Nacional de la Civilización Egipcia, un nueva institución construida a unos cinco kilómetros del corazón de la urbe, en el distrito del Fustat, el origen de la primera capital islámica de Egipto.

A bordo de furgones con control de temperatura y en cápsulas de nitrógeno, decorados con alas y motivos faraónicos, dieciocho reyes y cuatro reinas -en su mayoría procedentes del Imperio Nuevo- han protagonizado un periplo de una hora de duración por las avenidas que jalonan el Nilo en busca de su residencia definitiva, un museo donde la tierra de los faraones aspira a presumir milenios de historia y que completa su apuesta por el Gran Museo Egipcio, un centro dedicado a la civilización faraónica que se construye actualmente a un tiro de piedra de las Pirámides y que debería ser inaugurado este año.

"Hemos elegido para estas momias el Museo de la Civilización porque queremos que, por primera vez, exhibir las momias de un modo civilizado y no por divertimento como hasta ahora sucedía en el Museo Egipcio", ha explicado el reputado arqueólogo egipcio Zahi Hawass horas antes de un festejo al que han acudido las máximas autoridades locales en un intento de volver a situar al país el mapa tras un año y medio marcado por la propagación de la Covid-19 y la sequía turística que ha vaciado su vasto patrimonio de templos y tumbas.

A su paso por Tahrir, el bautizado como "desfile dorado de los faraones", ha servido para desvelar, por fin, el obelisco y las cuatro esfinges con cabeza de carnero procedentes de Luxor que las autoridades egipcias colocaron hace meses en el enésimo remozado del kilómetro cero de la revolución que hace una década desalojó de palacio a Hosni Mubarak y abrió la etapa más convulsa y sangrienta de la historia moderna del país.

Los monarcas alcanzados por la mudanza, retransmitida en directo por la televisión pública y las redes sociales, fueron descubiertos en 1881 en un escondite de momias reales en Deir el Bahari, en los áridos confines de la actual ciudad de Luxor, a unos 600 kilómetros al sur de El Cairo. En el escondrijo sucesivos sacerdotes de las dinastías XXI y XXII fueron depositando los ataúdes de miembros de la realeza faraónica para evitar que acabaran en manos de los desalmados cazatesoros. En el traslado también figuran otros faraones hallados en un segundo escondite en 1989 por el egiptólogo francés Victor Loret.

El faraón más longevo en desfilar por las calles cerradas y atestadas de agentes de seguridad de El Cairo ha sido Seqenenra Taa (1560-1554 a.C.), el penúltimo monarca de la dinastía XVII que trató sin éxito de liberar a los egipcios del dominio de los pueblos vecinos y murió violentamente en el campo de batalla. Por riguroso orden cronológico, han circulado también Amosis I, Amenhotep I, Tutmosis I, II y III, Seti I, el ubicuo Ramsés II, Ramsés III y IX, la reina Ahmose Nefertari, Amenhotep II y III, Tutmosis IV, Merenptah, Ramsés IV, V, VI y Seti II. En la comitiva también han participado algunas de las reinas más carismáticas de la Historia egipcia como Tiy, esposa de Amenhotep III; Meritamón, hija de Ramsés II y Hatshepsut, la mujer que más poder concentró en la Antigüedad y que llegó a reinar con el título de faraón.

"Hemos visto la historia de la civilización egipcia ante nuestros ojos", ha reconocido la directora de la Unesco, Audrey Azoulay, una de las asistentes a una ceremonia que debía haberse celebrado hace meses y que, tras tentativas y pruebas previas, el régimen acabó aplazando hasta este sábado. Las momias habían realizado hasta la fecha contados trayectos. Tras las excavaciones del siglo XIX, llegaron a El Cairo por el río y permanecieron durante décadas accesibles a la mirada de los turistas que peregrinaban al edificio color salmón del Museo Egipcio.

Como excepción, los restos de Ramsés II -uno de los monarcas más conocidos y trascendentes de la Historia egipcia- viajaron a París en 1976 para someterse a un severo proceso de restauración. "Este desfile es un acontecimiento global único que no se repetirá", ha señalado el ministro de Turismo y Antigüedades, Jaled el Anani, tratando de concederle solemnidad a un traslado definitivo que ha emulado el periplo que, una vez fallecidos, realizaban los reyes hacia el Más Allá.

En esta ocasión, sin embargo, los féretros -alojados en vehículos a cuatro ruedas- no han cruzado el Nilo para encontrar sepultura en sus tumbas del oeste. Para no alterar su eternidad, no obstante, las momias y sus sarcófagos han estado acompañados de plegarias y fragmentos del Libro de los Muertos, algunas de sus pertenencias y acordes de música fúnebre.

Una vez alcanzado su nuevo destino, donde una veintena exhibirá al público sus achaques y otros dos serán alojados en el almacén, los restos de los reyes han sido recibidos con honores militares y un cortejo de 150 caballos, a la altura de su viejo rango y fundiéndose con los aires de nacionalismo que soplan en la república que preside el mariscal de campo Abdelfatah al Sisi. "Esta majestuosa escena es una nueva prueba de la grandeza de este pueblo y de la custodia de una civilización única que se extiende por las profundidades de la Historia", ha declarado ceremoniosamente Al Sisi.


Etiquetas:  #Egipto #celebra #con #grandes #fastos #el #traslado #de #una #veintena #de #momias #reales #hasta #un #nuevo #museo #de #la #ciudad

COMENTARIOS