El agujero del déficit sumará otros 2.400 millones en 2023 por la recesión y el impacto de la inflación en el gasto
03:12
28 Octubre 2022

El agujero del déficit sumará otros 2.400 millones en 2023 por la recesión y el impacto de la inflación en el gasto

BBVA Research prevé que el desfase presupuestario sobre PIB pase del 4,2% este año al 4,4% en 2023

El verdadero impacto de los fondos europeos en el PIB: "No es el esperado porque hay un retraso muy fuerte"

El déficit público volverá a aumentar en España en 2023, después de haber estado bajando desde el pico de 2020, debido al impacto de la ralentización económica en los ingresos públicos y a la mayor presión sobre el gasto público por la inflación. La combinación de ambos factores podría provocar un nuevo aumento del desfase presupuestario de unos 2.400 millones de euros adicionales.

Así lo advierte BBVA Research, que prevé que este ejercicio el déficit público (la diferencia entre lo que las Administraciones Públicas gastan y lo que ingresan) cierre en el 4,2% del PIB (unos 50.400 millones de euros) y que, en 2023, en lugar de seguir reduciéndose para cumplir con los estándares europeos, vuelva a aumentar de nuevo hasta el 4,4%, es decir, hasta los 52.800 millones de euros.

"La reducción del desequilibrio estará limitada por las medidas anunciadas o prolongadas, por el impacto de la inflación en el gasto y por el efecto que puede tener la desaceleración. Esto llevaría al déficit hasta el 4,2% del PIB en 2022 y el 4,4% en 2023", explica el servicio de estudios, que no comparte la previsión oficial del Gobierno que apunta a un déficit del 5% este año que se reducirá hasta el 3,9% en 2023.

Los economistas de esta entidad esperan que en 2023 se reviertan parte de las medidas aprobadas para mitigar el impacto de la guerra en Ucrania, pero aún así, "la subida prevista de pensiones y salarios públicos elevará el déficit hasta el 4,4% del PIB". En caso de que parte de esas medidas se ampliaran o de que se aprobaran nuevas, el agujero presupuestario podría ser aún mayor, avisan.

Las previsiones de BBVA Research no son del todo coincidentes con las del Banco de España, pero esta institución también prevé que no se produzca una reducción del déficit en los próximos años, ya que sitúa el desfase de este año en el 4,3%, el del próximo en el 4% y de nuevo en el 4,3% en 2024.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha avalado las previsiones del Ejecutivo pero advierte de que "si se prorrogasen las medidas adoptadas para paliar los efectos de la crisis energética y la invasión de Ucrania o se adoptasen medidas por un importe equivalente al actualmente en vigor, el déficit de las Administraciones Públicas en 2023 estaría en un nivel similar al que se prevé alcanzar en 2022". Es decir, que también contemplan la posibilidad de que no haya un ajuste del déficit.

Las reglas fiscales recomiendan un déficit por debajo del 3% del PIB

Desplegable

Las reglas fiscales europeas -recogidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento- están suspendidas desde 2020, lo que quiere decir que la Comisión Europa no está vigilando ahora mismo si el déficit público de los estados miembros supera la barrera del 3%, ni tampoco si la deuda pública se encuentra en una senda descendente para llegar al 60% del PIB.

En caso de que las reglas estuvieran funcionando, todos los países europeos estarían incluidos en un Procedimiento de Déficit Excesivo por pasarse de ambos umbrales, que es mucho más restrictivo y vigilante.

Bruselas está trabajando ahora mismo para modificar estas normas -el Parlamento Europeo ya había planteado la necesidad de cambiarlas antes incluso de que irrumpiera la pandemia-, ya que resultan imposibles de cumplir para la mayoría de estados miembro, sobre todo por el lado de la deuda, y más aún después del endeudamiento al que han tenido que recurrir los países para apoyar la recuperación económica y el sostenimiento de rentas tras el covid.

Aún así, con cambios o no, antes o después volverán a entrar en vigor, por lo que la Comisión ha aconsejado a los estados que vayan encaminándose hacia una reducción de sus ratios de déficit y de deuda pública o, en su defecto, que presenten planes de consolidación fiscal a medio plazo para explicar cómo pretender reducir esos indicadores.

El Banco de España y la AIReF han pedido al Gobierno que presente este plan en numerosas ocasiones, pero el Ministerio de Hacienda lleva dos años alegando que no es momento para presentar un plan de ajuste presupuestario y que el Gobierno sigue comprometido con la sostenibilidad de las finanzas públicas y la reducción del déficit y la deuda.

Si en 2023 se cumplen los pronósticos de BBVA Research, es posible que esa promesa del Ejecutivo se quede en papel mojado.

La deuda pública también subirá

Los motivos por los que los expertos creen que el déficit podría seguir creciendo son fundamentalmente dos: por un lado, los ingresos serán menores de lo previsto y, por otro, los gastos serán superiores.

Por el lado de los ingresos, BBVA Research prevé a una moderación en el crecimiento de la recaudación tributaria "en línea con la desaceleración de la actividad esperada", así que sitúa los ingresos sobre PIB en el 43,1% en 2023, frente al 44,2% de este año.

Para el gasto, creen que se mantendrá elevado porque "las medidas para paliar la crisis energética y la presión de la inflación absorberán el espacio liberado por el menor gasto covid". También contribuirán a mantener el gasto en máximos históricos "el impacto de las presiones inflacionistas sobre los salarios públicos, el gasto en pensiones y el gasto en intereses", que "absorberán parte del margen concedido por los estabilizadores automáticos sobre todo en 2023". Advierten, de hecho, de que "la indexación de las pensiones puede suponer un riesgo a la sostenibilidad del sistema".

La deuda pública, que lleva bajando desde 2020, volverá a subir también en 2023 en línea con el déficit. BBVA Research espera que pase del 114,5% del PIB en que cerrará este año al 116,1%. "En términos absolutos (en euros) el endeudamiento volverá a aumentar y se situará en máximos históricos", advierten.

"El elevado nivel de deuda sitúa las cuentas públicas españolas en una situación de vulnerabilidad. El endurecimiento de la política monetaria y las subidas de tipos del BCE aumentarán la carga financiera a un ritmo promedio de 0,2 puntos porcentuales del PIB al año, y elevarán el gasto en intereses hasta niveles semejantes al promedio observado desde comienzos de siglo (2,5% del PIB). Estas peores condiciones de financiación situarían el tipo implícito de la deuda por encima del 2%, lo que podría derivar en una senda desfavorable de la deuda pública si se observara un mayor deterioro de la actividad", avisan.

Rebajan la ejecución de los fondos europeos

Los expertos consideran fundamental que el Gobierno aproveche los fondos europeos Next Generation para aumentar el crecimiento potencial de la economía, aunque en este área también ven riesgos. "La incertidumbre sobre el calendario y el impacto del Plan de Recuperación hace que se revise a la baja la estimación de ejecución de los fondos Next Generation y se espera que este gasto termine 2022 entre 9.000 y 15.000 millones de euros", de un total de 28.273,16 millones de euros presupuestados para este ejercicio.

En 2023, creen que la ejecución podría situarse entre los 17.000 y los 24.000 millones de euros, también por debajo de los 28.692 millones incluidos en los Presupuestos Generales del Estado.


Etiquetas:  #El #agujero #del #déficit #sumará #otros #2400 #millones #en #2023 #por #la #recesión #y #el #impacto #de #la #inflación #en #el #gasto

COMENTARIOS