El apoyo de Baltar decanta la batalla interna para suceder a Feijóo en beneficio de Alfonso Rueda
20:30
12 Abril 2022

El apoyo de Baltar decanta la batalla interna para suceder a Feijóo en beneficio de Alfonso Rueda

El vicepresidente primero de la Xunta es la mano derecha de Feijóo desde hace años y líder de la formación en Pontevedra

Más madera Feijóo, a los barones: "No seré vuestro líder de verdad hasta que gane las elecciones" Comunidad de Madrid Feijóo prioriza el congreso que coronará a Ayuso en el PP de Madrid y lo convoca para el 20 y 21 de mayo

La tormenta interna que había surgido en los últimos días en el seno del PP de Galicia para buscar un sucesor a Alberto Núñez Feijóo parece estar cerca de disiparse. Si bien no se trata de una crisis grave, sí imprevista en el contexto de estabilidad y unidad implantados por el barón gallego en sus 16 años de liderazgo y desde dentro del partido ya había voces que urgían una solución para evitar una fractura profunda. Y el primer paso hacia la calma lo trae uno de sus líderes territoriales más fuertes, José Manuel Baltar, presidente provincial de Ourense, el primer peso pesado del partido en la comunidad que pone el nombre de un sustituto sobre la mesa. Alfonso Rueda, mano derecha de Feijóo desde hace años y líder de la formación en Pontevedra.

El liderazgo que ostentaba Feijóo tanto en el partido como en la Xunta de Galicia no hacía necesario pensar en un sustituto a corto plazo, de modo que su repentino salto a Madrid para aplacar la grave crisis sorprendió al PP gallego sin un suplente claro para ninguno de los dos cargos y surgieron las fisuras entre los partidarios de que la cúpula del partido designase a dedo al sucesor para que fuese un proceso rápido y tranquilo y los que apostaban por abrir la elección a la militancia.

En la terna de la sucesión habría tres nombres. Alfonso Rueda, vicepresidente primero de la Xunta y presidente del PP en Pontevedra; Diego Calvo, líder provincial coruñés; y un menos probable Pedro Puy, portavoz del partido en el Parlamento y artífice de los últimos programas electorales. Baltar es el primero que decanta la balanza y lo hace hacia Rueda.

A nivel oficial, nadie habla de crisis ni de fractura, y tampoco hay ningún candidato claro, pero las discrepancias llevaban días siendo evidentes. El propio José Manuel Baltar fue, junto con Diego Calvo, el primero en discrepar, pidiendo organizar un congreso y que los afiliados hablasen. Con las dos fórmulas de sucesión sobre la mesa, el propio Feijóo tuvo que salir al rescate. Se resistió a posicionarse, pero al final se mostró partidario de un congreso. Tras él, una cascada de opiniones a favor. Rueda valoró que si era lo que acordaba el partido, sería una "buena decisión"; y Puy, que lo ve el mecanismo "más adecuado".

Aprovechando la Semana Santa, Feijóo recaba la opinión de los principales dirigentes del partido en Galicia y luego la cúpula tomará una decisión definitiva, aunque la fórmula del congreso parece que es ya la única que está sobre la mesa. Y que podría concurrir un único candidato, Rueda. Desde el PP se busca un relevo pactado a nivel interno, sin airear los trapos sucios y que calme las aguas. Esas conversaciones de Feijóo de estos días van también enfocadas a pactar una lista unitaria, con un candidato de consenso que aglutine todas las sensibilidades internas del partido. Lo que el barón ha logrado a nivel estatal y lleva años teniendo en Galicia.

Poder territorial

En una entrevista con Europa Press, Baltar insistió en un congreso "cuanto antes" y apoyó de forma explícita a Rueda, el "más preparado" para un PP "marcado por la palabra unidad". Su apoyo tiene el doble simbolismo de ostentar uno de los poderes territoriales más sólidos -el de Ourense- y que fue el primero en pedir un congreso y ahora el primero en dar su apoyo.

Sintomático resulta en este punto que Calvo, designado como presidente del Comité Electoral del nuevo PP, no acudió a las dos últimas reuniones del Comité de Dirección en Génova. Auparlo a este puesto se interpretaba como un apoyo evidente de Feijóo y su ausencia deja entrever cierto malestar.

En el aire está el calendario. Feijóo ya ha dicho que le gustaría dejar zanjada la sucesión en mayo, tanto en el partido como en la Xunta, y, dado que se requieren 30 días desde la convocatoria, no parece probable que se celebre en la primera quincena. El fin de semana del 20 y 21 de mayo será el cónclave madrileño que encumbrará a Isabel Diaz Ayuso como presidenta regional, de modo que el gallego podría quedar para el 28 y 29.

En esa fecha, se elegiría al líder del PP y quedaría zanjada la sucesión en el Gobierno. Al nuevo presidente debe elegirlo el Parlamento entre uno de los 42 diputados del PP -condición que ostentan tanto Rueda como Calvo- y no necesariamente debe ser el presidente del partido, pero entre los 'populares' gallegos no son partidarios de la bicefalia, sino de que la misma persona lidere el partido y dirija la Xunta, de modo que el elegido en ese congreso también sería sometido a la confianza de los diputados del PP que tienen mayoría en la Cámara.


Etiquetas:  #El #apoyo #de #Baltar #decanta #la #batalla #interna #para #suceder #a #Feijóo #en #beneficio #de #Alfonso #Rueda

COMENTARIOS