El Atlético pasa el trago ante la Real Sociedad y mantiene el liderato
00:10
13 Mayo 2021

El Atlético pasa el trago ante la Real Sociedad y mantiene el liderato

Perdona un puñado de ocasiones ante el conjunto de Alguacil y acaba sufriendo al final para sacar adelante el partido

Narración Así vivimos el partido Primera La clasificación

La cabeza y la fe mueven montañas y, además, permiten que las piernas, ya casi al límite por la altura del campeonato, respondan sin rechistar. Al menos el tiempo necesario como para que el vértigo no las agarrote. El Atlético arrancó furioso su antepenúltima cita de la temporada, frente a la Real Sociedad, rumbo a un Edén que asoma cada vez más cercano. Los rojiblancos tienen claro cuál es la tabla a la que agarrarse para no convertirse en un naúfrago, como pareció el Barça ante el Levante. En menos de media hora, entre Carrasco y Correa, creyeron pasar una página, que acabó empapada de intriga, tras perdonar un puñado de ocasiones, algunas en las botas de Suárez. El domingo, si el Madrid tropieza en alguna de sus dos aventuras lejos de Valdebebas, podría volver a coronarse siete años después.

De la cabeza también emerge la lucidez en esos últimos metros donde los conejos saltan de las chisteras. Y eso que el líder, que apenas tardó unos segundos en entrar en erupción, como si tuviera la espina de haberse dejado algo a medias en el Camp Nou, se enredó en las primeras dos ocasiones delante de Ramiro. Suárez mandó a las nubes la primera, cuando Llorente creía observar el primero. Y el propio Llorente eligió la peor opción, cuando Suárez salivaba a su vera.

El Atlético fue un vendaval durante el primer acto. «¡Seguimos así, no paramos!», bramaba desbocado Jan Oblak, que observaba en tensión desde su portería. Es inevitable echar la vista atrás y pensar en qué habría ocurrido de haber mostrado el líder este aspecto indomable en lugares como el Sánchez-Pizjuán o San Mamés, por citar dos lugares. La respuesta parece sencilla, pero la realidad es que los de Simeone se encuentran en plena batalla por cerrar la undécima Liga de su historia. Y son conscientes de cómo hacerlo. La clarividencia de Koke facilita en gran medida las cosas.

Undécima asistencia de Llorente

También, por supuesto, lo tiene claro Luis Suárez, que sabe muy bien de qué va esto, aunque este miércoles se le encasquillara el gatillo. El charrúa se dejó el alma en la presión, merodeando desbocado junto a la orilla de la defensa de la Real, pero acabó maldiciendo su suerte cada vez que el balón le negaba su destino. Un muro que apenas tardó un cuarto de hora en caer. Lo hizo con la undécima asistencia en Liga de Llorente, que no dejó de atizar con su látigo a la espalda de la Real. Marcos desnudó a la zaga con un centro que Carrasco envolvió para convertirlo en su sexta diana liguera.

Nunca miró atrás el Atlético y por eso encontró el tanto de la tranquilidad, de botas de Correa, cuando en cualquier otro momento habría sido más precavido y cauteloso. El argentino se asoció con Suárez y venció a Remiro con zarpazo cruzado, mientras en la calle, a unos pocos metros del césped, cientos de aficionados gritaban el gol como si lo hubieran visto en directo. Simeone sonreía desde la banda escuchando la banda sonora que tanto añora el fútbol.

La Real Sociedad no se quedó de brazos cruzados, qué va. Se asomó unas cuantas veces por el área de Oblak durante la primera parte. Pero siempre recibió la misma respuesta. La misma respuesta del meta esloveno, claro. A Isak le bajó el telón con dos afilados cañonazos que habrían atravesado cualquier otra red, pero no la de Jan, embalado hacia su quinto Zamora. También frustraría a Portu, cuando buscaba la escuadra en el segundo acto. Hay paradas que sirven para ganar Ligas y en el caso de Oblak se pueden enumerar unas cuantas en esta temporada. Algunas de ellas ante la Real.

Suárez, sin pólvora

Se ofuscó el Atlético con la meta realista tras el descanso, persiguiendo una diana con la que sentarse definitivamente a pensar en Osasuna. Le falló la pólvora a Suárez, incapaz de romper una sequía que se prolonga desde marzo, a pesar de que las tuvo de todos los colores. Mientras la Real, que aún debe echar el lazo a Europa, daba puntadas siempre agarrado al balón. No entienden otra forma de llegar a su destino, porque así se lo ha tatuado Alguacil.

Al Atlético le temblaría el pecho con la misma violencia que el poste, tras una emboscada de Portu. Y aunque las piernas de Savic evitaron males mayores, Zubeldia encendería la llama de la incertidumbre con un gol de esos que agarrotan la mente y el alma. El líder resistió con entereza y por eso divisa ya su meta.


Etiquetas:  #El #Atlético #pasa #el #trago #ante #la #Real #Sociedad #y #mantiene #el #liderato

COMENTARIOS