El Atlético saca el mazo (y la mano) para lucir palmito en Cadiz
23:14
4 Agosto 2022

El Atlético saca el mazo (y la mano) para lucir palmito en Cadiz

Los rojiblancos se llevan su 11º Trofeo Ramón de Carranza tras golear 1-4. Volvieron a marcar Morata y Griezmann. Se estrenó Wass, que jugó de central, como Witsel. Y Saúl anotó con polémica.

Joao Félix Un preparador personal en Ibiza, silencio en el mercado y "la cabeza tranquila"

Más allá de que el Atlético levantara su undécimo Trofeo Ramón de Carranza, y que lo hiciera de manera contundente, con esa pegada, esa contundencia que permite dejar volar la imaginación, hubo unas cuantas conclusiones que brotaron del césped del Nuevo Mirandilla. Una de ellas, la más evidente, es que el VAR, pese a los debates, se antoja hoy imprescindible. A Saúl, resignado al lateral izquierdo del que huyó despavorido el verano pasado, se le escapó una pícara sonrisa cuando el balón, camino del descanso, superaba al meta David Gil. Lo hacía después de que el cabezazo de Joao Félix le golpeara en un brazo. Los jugadores del Cádiz miraban al árbitro, pero como no había tecnología, no hubo manera de arreglar el evidente entuerto. La vida siempre fue así. Y el Atlético se marchó al vestuario con un par de goles en su bolsillo.

El primer tanto lo había marcado Álvaro Morata, cuyo último zarpazo como rojiblanco databa del 7 de julio de 2020. Su puesta en escena sobre el tapete andaluz recogió todo lo que Simeone exige a su 9. Se llame como se llame. Se mostró sobrado de olfato, velocidad y espíritu de combate en defensa. Los destellos ofensivos del Atlético brotaron de sus botas. A Fali le volvió loco en el gol y Cala se vio obligado a derribarle camino del precipicio. Aunque su futuro en Madrid siempre ha estado bajo sospecha, sus argumentos, al menos los que mostró en Cádiz, parecen más que suficientes.

Simeone se mostró vanguardista en su planteamiento inicial. Por delante de Oblak, Witsel, Wass y Hermoso dibujaban una línea de insospechados centrales. Con Reinildo, Savic y Giménez, que asomarían a la hora de encuentro, ese trío, que se desenvolvió con soltura, mucho más en la salida del balón, claro, es difícil que vuelva a repetirse durante la temporada, salvo que las cosas vengan mal dadas con las lesiones o las sanciones. Witsel, por cierto, pasaría de central a mediocentro como si tal cosa. No está, ni mucho menos, de turismo por Madrid.

El zapatazo de Wass

El Atlético arrolló al Cádiz sin hacer apenas ruido. Wass se estrenó como goleador rojiblanco con un disparo inverosímil, un efecto diabólico. Su diestra es aterciopelada y le puede venir bien a Simeone. Y Griezmann, que asistió a Morata, volvió a ver puerta en la misma portería donde había marcado en Liga por última vez, allá por noviembre de 2021. Lo hizo de cabeza.

Tuvo tiempo Simeone de probar cuanto quiso. De observar al joven lateral Sergio Díez regalar una asistencia. De ver a Grbic atinado, bajo unos palos que son propiedad privada de Oblak. De contar de nuevo con un Llorente a la carrera, tras el aterrizaje de Nahuel Molina, que va cogiendo tono poco a poco. Y, también, de encajar, a última hora, el primer gol (marcó Álvaro Giménez) en una pretemporada que marcha impoluta. El domingo espera la Juventus en Tel -Aviv. Los rojiblancos se echaron a la espalda el enorme trofeo, el undécimo, tras una noche plácida frente a uno de los rivales de LaLiga, al que aún le falta bastante por pulir.


Etiquetas:  #El #Atlético #saca #el #mazo #y #la #mano #para #lucir #palmito #en #Cadiz

COMENTARIOS