El Atlético se deja de intrigas y sella su billete a la Champions en Elche
11:48
12 Mayo 2022

El Atlético se deja de intrigas y sella su billete a la Champions en Elche

Cunha y De Paul firman la victoria, en una noche donde, pese a la derrota, el conjunto local conoció su permanencia en Primera División. Es la décima clasificación consecutiva de los rojiblancos para la Liga de Campeones

Narración y estadísticas Así les contamos el partido

No quiso el Atlético añadir ninguna dosis más de misterio a su destino. Anoche decidió que ya había vivido bastantes dramas y que mejor concluir cuanto antes. Vencieron al Elche, que se supo salvado al descanso pese a la derrota, gracias a los zarpazos de Cunha y Griezmann (0-2), y todos se marcharon tan contentos. Subidos al tercer peldaño de la general y con la décima clasificación consecutiva para la Champions en el bolsillo. Las pesadillas y las jaquecas de invierno ya son sólo un motivo para la reflexión.

Unos pocos minutos después de entrar al vestuario del Martínez Valero, los jugadores del Elche se enteraban de la feliz noticia: estaban matemáticamente salvados. A cientos de kilómetros de allí, en el Sánchez-Pizjuán, el Sevilla y el Mallorca firmaban tablas y eso, aparte de oficializar la permanencia del conjunto ilicitano en Primera, abría de par en par las puertas al Atlético para asegurar la jornada que viene, ante su público, la tercera posición del campeonato. Aunque a Simeone todo eso le daba igual. Por su cabeza no pasaba otra cosa que no fuera la de amarrar la victoria y echar el lazo, como así ocurriría finalmente, al ansiado billete a la Champions.

El Atlético había aterrizado sobre la hierba de Elche con su uniforme rojo y su escudo de (casi) toda la vida. Lo había hecho convencido de que no había motivo para prolongar las dudas. De que no había mejor escenario que el estadio alicantino, donde el año pasado sudó sangre rumbo al título de Liga, para solucionar sus asuntos pendientes. La noche parecía plácida y tranquila, pero a los cinco minutos, los rojiblancos se encontraron con el primer contratiempo. Vrsaljko, que cumplía su partido número 100 y se convertía en una de las leyendas del equipo, se echaba mano al muslo y tenía que retirarse lesionado. Sin Llorente, sancionado, y sin confianza en Wass, fichaje de invierno destinado a esa posición, Simeone optó por darle un giro al sistema y apostar por Lodi. Les llevó un rato adaptarse.

Lo hizo al tiempo que el Elche iba apretando a balón parado. El punto fuerte del equipo de Francisco, con la torre de Lucas Boyé como amenaza, y una de las debilidades en esta irregular temporada del conjunto rojiblanco. No quería despistes Jan Oblak, que llegó a encararse con Lodi, puede que por un despiste en una de esas acciones en su área. Para entonces, Kondogbia seguía birlando balones en la medular con sus tentáculos. Por algo le llaman el pulpo.

La visión de Griezmann

A la media hora, la noche se abrió de par en par para el Atlético. Lo hizo gracias a que Griezmann dio unos pasitos atrás y se vistió de centrocampista. Lo hizo porque Lodi, como tantas veces ha sucedido desde su reconversión a extremo, encontró un camino. Lo hizo, sobre todo, porque Cunha, al que pocos ganan en cuestiones de fe, se lanzó en busca del balón como lo habría hecho Luis Suárez. Ni Bigas ni Roco acertaron a espantar la pelota. Llevaba sin marcar desde febrero, nada menos que tres meses, pero acabó haciendo lo que fue una costumbre para Suárez el curso pasado: marcar.

Con ese gol, el Atlético sintió alivio, pero no tranquilidad. Cualquier descuido habría podido cambiar el panorama por completo. Y eso que Oblak, que no permitía un descuido entre los suyos, apenas necesitó desempolvar sus guantes.

Se reanudó el partido con fiesta en la grada del Martínez Valero por esa permanencia en diferido. Y en el amanecer de ese segundo acto, Bigas salvó bajo palos un toque sutil de Cunha, que parecía el prematuro cierre de la noche. No llegaría ahí, pero sí a la hora de partido. De nuevo se iluminó Griezmann, carente de gol, aunque con el periscopio bien afilado. El francés se encontró a un metro de Badía, pero decidió que la mejor solución, como así resultó, era que De Paul bajara el telón.

Y así fue cómo concluyó la agonía del Atlético en el curso más irregular con Simeone. Aún quedan dos jornadas, sí, pero sólo servirán para luchar por un tercer puesto que en febrero parecía una utopía.


Etiquetas:  #El #Atlético #se #deja #de #intrigas #y #sella #su #billete #a #la #Champions #en #Elche

COMENTARIOS