El BCE cree que el nuevo gobierno de Italia seguirá ''el mismo camino'' que el de Draghi en gestión económica
12:16
26 Septiembre 2022

El BCE cree que el nuevo gobierno de Italia seguirá ''el mismo camino'' que el de Draghi en gestión económica

Las bolsas inician la sesión al alza pese al triunfo de la ultra derecha en el país alpino

La derecha dura de Meloni vence en Italia y sacude la Unión Europea

El Banco Central Europeo (BCE) confía en que el nuevo Gobierno que se constituirá en Italia después de las elecciones generales celebradas este domingo, en las que se impuso la candidata de ultraderecha Giorgia Meloni,"seguirá el mismo camino" que el Ejecutivo anterior del tecnócrata Mario Draghi en la gestión económica del país.

"Es el resultado de un proceso democrático y nosotros no entramos en este tipo de cuestiones. Lo que sí puedo decir es que la economía italiana lo ha hecho mejor que la media europea en los últimos dos años (...) Italia ha tenido muy buena evolución con el mandato de Draghi, mucho mejor que la de muchos socios en la zona euro, y tiene un camino trazado claro. La evidencia pone de manifiesto que el nuevo gobierno seguramente va a seguir el mismo camino", ha asegurado Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, este lunes en Madrid.

De Guindos ha resaltado que Italia ha recuperado el nivel de renta previo a la pandemia pese a que tuvo una caída importante en el año 2020 y que destaca también en la ejecución de los fondos europeos Next Generation. Además, la situación de su sistema bancario ha mejorado también respecto a hace unos años, el nivel de crédito dudoso está en el entorno del 3% y "la banca italiana ya no plantea las dudas que planteaba hace años".

"Tiene un 155% de deuda pública sobre PIB, pero una posición inversora neta muy buena, con posiciones de italianos en el exterior que superan las de los extranjeros en Italia, lo que le da estabilidad financiera. Son factores que a veces se olvidan, además de que la política fiscal ha sido prudente y ha habido años con superávit estructural" ha destacado.

El vicepresidente del BCE se ha apoyado en la solidez económica de Italia para lanzar un mensaje de tranquilidad respecto a su evolución futura, además de que ha confiado en que su gestión siga "el mismo camino" con el nuevo legislativo.

La misma sensación de tranquilidad parece percibirse esta mañana en los mercados, ya que las bolsas no han reaccionado a la baja a la victoria de Meloni. La Bolsa de Milán registró una subida del 0,22% en la apertura y, hora y media después, recoge avances cercanos al 1%. El IBEX 35, sin embargo, se dejó un 0,45% en la apertura, pero sigue por encima de los 7.500 puntos.

Impuesto a la banca

El vicepresidente del BCE se ha referido también al impuesto a la banca que el Gobierno prevé aprobar para que entre en vigor en 2023, diseñado para gravar los beneficios extraordinarios de la banca tras la subida de tipos de interés. Le ha pedido al Gobierno que no sólo se fije en el corto plazo y que tenga en cuenta que, a medio y largo plazo, se producirá un incremento de las insolvencias que aumentará a su vez las necesidades de capital de la banca.

"Hay que mirar a largo plazo y medio plazo: ya hay una desaceleración económica, lo que supone que va a haber clientes de banca afectados por la subida de tipos. Esto son efectos a tener en consideración, una parte importante de la rentabilidad deriva del cobro de comisiones ante una situación de solvencia, en 2020 no se produjo una oleada de quiebras... pero ahora el supervisor ha pedido un cálculo del impacto de la desaceleración en las necesidades de capital de la banca, lo cual demuestra que el aumento de insolvencias se va a cumplir", ha alertado.

El BCE ha constituido un grupo de expertos que "en las próximas semanas" emitirá un informe sobre el impuesto a la banca español. "Lo que yo puedo decir es que tradicionalmente el BCE ha recomendado en el pasado que no se deben hacer políticas que incrementen los costes de financiación, afecten a la solvencia o recorten el crédito, pero no sé qué van a decir en este caso".

Ha destacado que la banca en Europa tiene ahora un nivel de capital muy superior y que la situación es completamente distinta a la de 2009 y 2010. "Su problema es la baja rentabilidad, el retorno sobre capital que tenía de media era del 4% y ahora está subiendo y se puede acercar al 8% y ahí juega un papel positivo la subida de tipos de interés que amplía los márgenes de la banca", ha apuntado.

Partidario de medidas fiscales sólo para los vulnerables

Preguntado sobre qué planteamiento fiscal es más adecuado -si una bajada de impuestos que ayude a recuperar poder adquisitivo, como plantea el PP, o subidas de algunos impuestos para garantizar un nivel de gasto público- el vicepresidente del BCE ha asegurado que la política fiscal debe ser distinta de la de 2020 y que debe centrarse únicamente en los más vulnerables.

"La política fiscal muy expansiva fue la correcta en la pandemia con los avales públicos, los ERTE, etc. Ahora es diferente porque tenemos 20 puntos más de deuda pública sobre PIB, la política fiscal no puede ser ahora la misma, tiene que ser mucho más selectiva y fijarse e los grupos más vulnerables. Con el shock de energía todos nos hemos empobrecido, estamos dedicando algo más del 3% de la renta que produce Europa a pagar un factor de producción al resto del mundo (la energía) y esto supone que el sector público tiene un papel claro en política presupuestaria, pero siempre considerando que hay una situación de empobrecimiento. Ese papel tiene que estar centrado en los segmentos más vulnerables", ha zanjado.

De Guindos ha insistido en que el escenario del BCE pasa por una ralentización económica y una mayor inflación. Para el tercer trimestre prevé crecimientos económicos cercanos a cero y no descarta en 2023 una recesión económica si se produce un corte total del suministro energético por parte de Rusia. "En ese escenario alternativo negativo, el PIB caerá un 1% y la inflación se situará en el 7%".

Ha recalcado además el compromiso del BCE con la estabilidad de precios y ha asegurado que el supervisor seguirá subiendo los tipos hasta que consiga llegar al objetivo del 2%, incluso si eso provoca una desaceleración.

"Reducir la inflación es la principal contribución que se puede hacer en estos momentos para la mejora de la situación económica (...) porque esta desaceleración por sí sola no va a llevar a la inflación al 2%, por la naturaleza del shock (...) La política monetaria funciona con las decisiones sobre los tipos de interés, que afectan a su vez a la demanda agregada, y ésta, a las presiones inflacionistas", ha indicado.


Etiquetas:  #El #BCE #cree #que #el #nuevo #gobierno #de #Italia #seguirá #el #mismo #camino #que #el #de #Draghi #en #gestión #económica

COMENTARIOS