El chollo de divorciarse de un Iglesias
10:00
19 Febrero 2021

El chollo de divorciarse de un Iglesias

Isabel Preysler marcó la senda y ahora, su nuera, la modelo belga Charisse Verhaert, inicia la batalla legal para obtener una elevada pensión compensatoria por divorciarse del otro Julio Iglesias, el mediático Julio Jr.

Los divorcios en la familia Iglesias se pagan caros. Emparentar con el cantante español que más discos ha vendido o con algún miembro de su numerosa prole, es un valor seguro. Isabel Preysler no dudó en dejar al cantante español más internacional de la historia, y también el más deseado, harta de sus continuas infidelidades y de la soledad. La ruptura fue el pistoletazo de salida para convertirse en una de las mujeres más admiradas e influyentes de la sociedad española. Ahora es su nuera, una chica guapa sin oficio ni beneficio, la que pone precio a dieciséis años de convivencia con Julio Iglesias Jr.

Ahora que Isabel Preysler cumple 70 años y lo celebra con portada en ¡Hola!, echamos la vista atrás para recordar cómo una filipina desconocida consiguió convertirse en la dama por excelencia de corazones. Su salto a la fama, tras su breve noviazgo, boda y embarazo de Julio Iglesias, un prometedor y atractivo cantante, fue apoteósico. Pero si el hijo del Dr. Iglesias Puga dejó algo a su primera mujer tras la ruptura, además de una vida acomodada, fue una enorme popularidad que ella supo rentabilizar e incrementar gracias a sus posteriores matrimonios. Isabel Presyler puede presumir de un currículum amoroso fuera de serie: un cantante de éxito internacional, un marqués, un ministro y un premio Nobel, acabaron rendidos ante la belleza y la personalidad de la exótica filipina.

Boda de Julio Iglesias e Isabel PreyslerFoto: GtresonlineGtresonline

Cuando Isabel Preysler se planteó romper su matrimonio con el cantante, la palabra divorcio aún estaba maldita en España. Aún así, pillada en falta con el Marqués de Griñón, el matrimonio anunció en julio de 1978 la separación legal en una revista del corazón que ponía fin, en diez líneas, a 7 años de matrimonio. Isabel Preysler inició las acciones judiciales para reclamar los bienes que le correspondían. La pensión alimenticia de 180.000 pesetas se incrementaría hasta cerca de un millón de pesetas, una cantidad considerable para la época. Además se quedó con un chalé en la Costa del Sol, y la vivienda de la madrileña calle de San Francisco de Sales, que Isabel vendería posteriormente por cuarenta millones de pesetas. Entonces, la fortuna del cantante se tasaba en unos 500 millones de pesetas.

La modelo belga que se separa del otro Julio Iglesias aspira a quince mil euros mensuales por firmar el divorcio.

Charisse Verhaert aún cohabita con Julio Iglesias Jr. en su mansión de Miami, mientras continúa con su batalla legal para obtener una elevada pensión compensatoria por divorciarse de Julio José. Han pasado más de seis meses desde que se iniciara el proceso, el pasado agosto, pero los aplazamientos solicitados por el hijo de Isabel Preysler para presentar la documentación económico financiera que ella reclama, han retrasado la vista.

Ante la demora, el pasado 13 de enero Charisse presentó un segundo requerimiento, en el que se materializan sus pretensiones. La modelo reclama un reparto equitativo de los bienes que el matrimonio obtuvo mientras duró la relación. Casados desde 2012 pero conviviendo desde 2004, la pareja no ha tenido hijos, pero luchan por la custodia de su mascota, Molly. Charisse, de 38 años, reclama a su marido el uso y disfrute de la casa de más de un millón de euros, comprada por Julio José antes de contraer matrimonio, y una elevada compensación económica que le permita mantener su actual nivel de vida.

Julio Iglesias, Jr, y Charisse Verhaert, una boda con grandes ausencias

Reclama unos 7.000 euros de pensión compensatoria por haber tenido que abandonar su carrera como modelo para dedicarse a las labores domésticas tras su matrimonio. Alega que el cantante posee varias propiedades en Estados Unidos, al parecer tendría dos en Miami y una tercera en el lago Tahoe (California), y suficiente dinero para mantener sus pretensiones económicas.

La modelo ha detallado sus necesidades y presentado su lista de gastos mensuales para justificar su demanda. Exige que su marido siga haciéndose cargo de sus gastos: 600 euros destinados a estética y cuidado personal (bótox, depilación, extensiones y bronceado), 1.000 euros para aficiones y actividades deportivas, cerca de 1.000 euros para comer, 2.000 euros para viajes y otros 2.000 para vestuario, a los que hay que sumar los gastos de su mascota, cuya custodia reclama, y que cuantifica en 700 euros mensuales. Además, según ha trascendido, Charisse habría contratado a unos investigadores para que estimen la fortuna de Julio José.

Julio Iglesias Jr.

Isabel Preysler y Tamara Falcó, apenadas por la separación de Julio y Charisse.

Pese a que el divorcio se antoja complicado, Julio José ha asegurado que la relación entre ellos es buena aunque esté rota. En las últimas horas, han sido su madre, Isabel Preysler y su hermana, Tamara Falcó, han confirmado a los medios que les da mucha pena la ruptura de la pareja y desean que todo acabe bien entre ellos.

Isabel se ha pronunciado en la revista Hola, que le dedica su portada por su 70 cumpleaños, y ha desvelado que “El que peor lo está pasando es Julio con lo de su separación”. La reina de corazones confirmaba las palabras de su hijo y aseguraba que “la relación entre ellos no es mala”. Aunque no ha querido pronunciarse sobre las causas de la separación, se mostraba comprensiva con la decisión de Charisse de interponer la demanda de divorcio: “Es una pena pero las parejas se desgastan”.

Isabel Preysler, a su salido de ARCOFoto: JesusBrionesGTRES

También Tamara, la más natural y sincera de la familia, ha hablado en “El Hormiguero” sobre el divorcio de su hermano. La hija del Marqués de Griñón e Isabel Preysler ha dejado claro que, pese a la ruptura, “yo quiero a mi cuñada como a una hermana”.

Y a la espera de la vista que se celebrará en las próximas semanas en la Corte de Miami, todo apunta a que la batalla en los juzgados no será fácil. Las leyes americanas en materia de divorcios son claras: al no haber separación de bienes en el matrimonio, a Charlene le corresponde el 50 % de la fortuna que haya amasado el cantante durante la relación y si consigue demostrar que dejó su carrera para dedicarse a su marido y a ser ama de casa, obtendrá una pensión compensatoria, pese a no tener hijos en común.


Etiquetas:  #El #chollo #de #divorciarse #de #un #Iglesias

COMENTARIOS